La principal objeción a la teoría de los cuatro temperamentos, tal como había sido presentada por los antiguos, era que era simplista en demasía al asumir que cada persona podía ser caracterizada por uno sólo de los cuatro temperamentos. Como ya he dicho en mis libros anteriores acerca del temperamento, esto no es cierto. Todos nosotros tenemos al menos una mezcla de dos temperamentos, uno de ellos predomina, el otro es secundario. En un intento de hacer que la teoría de los temperamentos sea más práctica y ajustada a la realidad, examinaremos, brevemente doce posibles combinaciones temperamentales. Con gran probabilidad, te será más fácil identificarte con una de las combinaciones que con una de las formas básicas.

Una variedad de combinaciones

Esencialmente, cada persona es capaz de poseer veinte fortalezas y veinte debilidades en uno u otro grado para el temperamento predominante, y diez para el temperamento secundario. Algunas de ellas, como veremos, se anulan entre sí, otras se refuerzan y otras acentúan y complican otras, dando cuenta de las variedades de comportamiento, prejuicios y capacidades naturales de las personas con el mismo temperamento pero con diferentes temperamentos secundarios. Esto se hará más claro al estudiar las siguientes doce combinaciones de temperamento.

El Sanguíneo-Colérico (SanCol)

El más extrovertido de todas las combinaciones de temperamento será el SanCol porque los dos elementos que constituyen su naturaleza son extrovertidos. El feliz carisma del sanguíneo lo hace un tipo orientado hacia las personas, entusiasta, tipo vencedor; pero el lado colérico de su naturaleza le dará la necesaria resolución y los rasgos de carácter que conformarán en él un individuo más organizado y productivo que si fuera un puro sanguíneo.

Cualquier campo donde se trabaje con el público o se ofrezcan servicios a las personas le puede interesar ya que ofrecen variedad, actividad y excitación.
Las debilidades potenciales de un SanCol son generalmente evidentes para Todos por lo extrovertido que es. Suele hablar demasiado, exponiéndose así a sí mismo y dejando que Todos puedan ver sus debilidades. Tiene fuertes opiniones. En consecuencia, se expresa ruidosamente, incluso antes de conocer Todos los hechos. Para decirlo honradamente, ¡nadie tiene más problemas con la boca! Si es el alma de la fiesta, es una persona encantadora; pero si se siente amenazado puede llegar a ser insoportable. Su principal problema emocional será la ira, que puede lanzarlo a la acción a la menor provocación. Debido a que combina el fácil olvido del sanguíneo y la terca casuística del colérico, puede que su conciencia no sea demasiado activa. Por ello, tiende a justificar sus acciones. Este hombre, como cualquier otro temperamento, necesita ser llenado diariamente con el Espíritu Santo y la Palabra de Dios.

Simón Pedro, el autodesignado líder de los doce apóstoles, es un clásico ejemplo neotestamentario de un SanCo!. Es evidente que tenía problemas con la boca, demostrándolo una y otra vez hablando antes de que nadie más pudiera hacerlo. Habla más en los Evangelios que Todos los demás discípulos juntos, y la mayor parte de lo que dijo estaba equivocado. Era egoísta, de voluntad débil y carnal a través de Todos los Evangelios. En hechos, sin embargo, lo vemos un hombre notablemente transformado… eficaz y productivo. ¿Qué es lo que provocó esta diferencia? Fue llenado con el Espíritu.

El Sanguíneo Melancólico (SanMel)

Los SanMels son personas sumamente emotivas que fluctúan drásticamente. Pueden reír a carcajadas en un momento determinado y romper en llanto al siguiente minuto. Les es casi imposible oír una historia triste, observar la trágica suerte de otra persona, o escuchar música melancólica sin llorar profusamente. Sienten de una manera genuina los dolores de los otros. Les pueden interesar casi Todos los campos, especialmente la oratoria pública, el arte dramático, la música y las bellas artes. Sin embargo, los SanMels muestran su perfeccionismo abiertamente lo que frecuentemente los aleja de las otras personas ya que expresan sus críticas con franqueza. Son, por lo general, individuos orientados hacia las personas que tienen suficiente sustancia para hacer una contribución a las vidas de otros… si su ego y arrogancia no los hacen tan repulsivos que los otros adquieren contra ellos un sentimiento de hostilidad.

Una de las debilidades crudales de esta combinación temperamental persiste en los SanMels durante toda la vida. Tanto los sanguíneos como los melancólicos son soñadores, y por ello si la componente melancólica de su naturaleza sugiere un tren negativo de pensamiento, puede llegar a anular el potencial del SanMel.
Le es fácil deprimirse. Además, esta persona, más que la mayor parte de las otras, tendrá tanto un problema de ira como una tendencia hacia el temor. Los dos temperamentos en su constitución sufren de un problema de inseguridad; no pocas veces tiene miedo a usar su potencia!. ser admirado por los demás es algo tan importante para él que ello lo conducirá a un nivel consistente de ejecutoria. Tiene una gran capacidad de comunicarse con Dios y, si camina en el Espíritu, será un eficaz siervo de Cristo.

El Rey David es una ilustración clásica del temperamento SanMel. Fue un hombre extremadamente atractivo, lleno de colorido, dramático, emotivo, de poca voluntad que se pudo ganar el corazón de hombres y mujeres. Podía tocar el arpa, cantar y demostró claramente su instinto poético en sus Salmos; tomó muchas decisiones impulsivamente. Desafortunadamente, como muchos SanMels, destrozó su vida con una serie de desastrosos y costosos errores antes de imponerse la suficiente auto-disciplina como para cumplir su destino.

Naturalmente, no Todos los SanMels pueden recoger los fragmentos de sus vidas y volver a empezar como lo hizo David. Es mucho mejor que caminen en el Espíritu diariamente y eviten tales errores.

El Sanguíneo Flemático (SanFlem)

El SanFlem es un tipo de persona que cae muy bien.
Las tendencias abrumadoras y repelentes de un sanguíneo quedan anuladas por el flemático gentil y cómodo. Los SanFlems son personas sumamente felices cuyo Espíritu libre de ansiedades y buen humor hacen que los demás los busquen para divertirse. Suelen trabajar en el campo de venta u ocupan puestos donde se ofrezca ayuda a otras personas.

Son los menos extrovertidos de Todos los sanguíneos y a menudo están más regulados por su ambiente y circunstancias que por su propia motivación. Los SanFlems tienen una naturaleza que tiende a la vida familiar y preservan el amor de sus hijos y de cualquier otra persona, de la misma manera. No harían daño a nadie a propósito.

Las grandes debilidades del SanFlem son la ausencia de motivación y de disciplina. Preferiría dedicarse a conversar antes que a trabajar, y tiende a tomarse la vida demasiado cómodamente. Un ejecutivo dijo acerca de uno de ellos: «Es el chico más simpático que jamás haya despedido». Pocas veces se perturba por nada y tiende a encontrar el lado bueno de todas las cosas. Por lo general, tiene un repertorio inacabable de chistes y disfrutan haciendo reír a otros, a menudo cuando la ocasión demanda seriedad.

Cuando Jesucristo llega a ser el principal objeto de su amor, queda transformado en una persona más resuelta, llena de propósito y productiva.

Apolo el evangelista del primer siglo, es el ejemplo neotestamentario que más se aproxima al temperamento de un SanFlem. Fue un orador capaz que sucedió a Pablo y a otros que fundaron las iglesias: Conmovió las iglesias con su predicación y enseñanza llena del Espíritu. Amado por Todos, seguido devotamente por algunos, este placentero y dedicado hombre parece haber viajado mucho pero no fundó nuevas obras.

El colérico Sanguíneo (ColSan)

El segundo más fuerte de los extrovertidos entre las combinaciones temperamentales es la inversa del primero, el ColSan. La vida de este hombre está totalmente entregada a la actividad. La mayor parte de sus esfuerzos son productivos y llenos de propósito.

nota que su modo de entretenerse requiere tanta actividad que casi puede decirse que es un modo de entretenimiento violento. Es un promotor y vendedor natural, con el suficiente carisma como para mantener un buen trato con los demás. Ciertamente es el mejor motivador de la gente, medra ante los retos, es casi temerario y exhibe una energía sin límites. Su esposa comentará a menudo: «Sólo tiene dos velocidades: directa y paro». El señor ColSan es el abogado de tribunales que puede seducir al juez y jurado con los corazones más fríos, el recolector de dinero que puede conseguir que la gente contribuya para causas, lo que querían ahorrar, el hombre que nunca va a ninguna parte sin que se destaque, el predicador que combina a la vez la enseñanza práctica de la Biblia y la administración de la iglesia, y el político que convence a su estado para que cambie la constitución a fin de que él pueda representarlos otra vez. Un polemista convincente, lo que carezca de hechos o de argumentos lo suplirá con balardonadas o alardes. Como maestro, es un excelente comunicador, particularmente en Ciencias Sociales; pocas veces se siente atraído hacia las matemáticas, ciencia o lo abstracto. Sea cual fuere su ocupación profesional, su cerebro está siempre en marcha.

Las debilidades de este hombre, la principal de las cuales es la hostilidad, son tan amplias como sus talentos. Combina la ira rápida y explosiva del sanguíneo (sin su fácil perdón) con el lento e hirviente resentimiento del colérico. Es el tipo de persona que no sólo viene a sufrir de úlcera de estómago, sino que además las provoca a los que lo rodean. Impaciente con los que no comparten su motivación y energía, se enorgullece de ser brutalmente franco (algunos lo llaman sarcásticamente franco). Le es difícil concentrarse en algo durante mucho tiempo, por lo que a menudo busca a otros para que terminen lo que él ha comenzado.

Tiene opiniones fijas, prejuicios, es impetuoso, e inclinado tercamente a acabar algo que quizá no debiera haber empezado. Si no está controlado por Dios, es propenso a justificar todo lo que haga, y pocas veces lo pensará dos veces para manipular o pisotear a otras personas para conseguir llevar a cabo sus fines. La mayor parte de los ColSans quedan tan absortos en su trabajo que descuidan a su esposa y familia, incluso revolviéndose contra ellos si se quejan. Una vez que comprenda la importancia de dar amor y aprobación a su familia, sin embargo, puede transformar a toda su familia.

Santiago, el autor del libro de la Biblia que lleva su nombre, hubiera bien podido ser un ColSan. Por lo menos su libro suena a ello. El principal eje del libro es que «la fe sin obras es muerta», un concepto muy favorecido por los coléricos tan amantes del trabajo. Usa el razonamiento práctico y lógico de un colérico, y es evidente que con todo fue un hombre muy apreciado por Dios.

Una debilidad humana que trata, el fuego de la lengua, y cómo nadie puede controlarla (Stg. 3), se relaciona directamente con la característica más vulnerable de su temperamento, porque Todos somos conscientes del rasgo de los ColSans, una lengua acerada y activa. Su victoria y evidente productividad en la causa de Cristo es un ejemplo significativo para cualquier ColSan reflexivo.

El colérico Melancólico (ColMel)

El colérico/melancólico es una persona extremadamente laboriosa y capaz. El optimismo y la concepción práctica del colérico vence la tendencia hacia la variabilidad de humor del Melancólico, haciendo que el ColMel sea a la vez orientado hacia una meta y detallado. Esta persona por lo general funciona bien en la escuela, posee una mente analítica rápida, y con todo es decidida. Llega a ser un líder muy completo, el tipo en quien uno puede confiar para que lleve a cabo un trabajo extraordinario. Nunca lo retes a un debate a no ser que estés seguro de tus hechos, porque te hará picadillo, combinando agresividad verbal con la atención a los hechos. Este hombre es extremadamente competitivo y poderoso en todo lo que hace. Es un investigador constante y por lo general alcanza el éxito, sin importar qué tipo de actividad emprende. Este temperamento es el que probablemente provee los mejores líderes. El general George S. Patton, el gran comandante del Tercer Ejército en la Segunda Guerra Mundial que condujo sus tropas hasta Berlín, era probablemente un ColMel.

Tan grandes como sus fortalezas lo son sus debilidades. Es propenso a ser autócrata, un tipo dictador que inspira a la vez admiración y odio. Es un hombre de campaña de nacimiento, con hábitos de trabajo irregulares y largos. Un ColMel anida considerable hostilidad y resentimiento, y a no ser que goce de una buena relación de amor con sus padres, encontrará difíciles las relaciones interpersonales, particularmente con su familia. No hay nadie más propenso a ser un disciplinario estricto que un padre ColMel. Combina la tendencia a ser difícilmente complacido del colérico con el perfeccionismo del Melancólico.
Cuando es controlado por el Espíritu Santo, sin embargo, toda su vida emocional queda transformada y constituye un notable cristiano.

Tengo pocas dudas de que el Apóstol Pablo era ColMel. Antes de su conversión era hostil y cruel, porque las Escrituras afirman que se dedicaba a la persecución y encarcelamiento de cristianos. Incluso después de su conversión, su voluntariosidad pasó a una terquedad irrazonable, como cuando fue a Jerusalén en contra de la voluntad y advertencia de Dios. Sus escritos y ministerio demuestran la combinación del razonamiento práctico-analítico y de la abnegada pero extremadamente intensa naturaleza de un ColMel. constituye un buen ejemplo del poder transformador de Dios en la vida de un ColMel que se consagra totalmente a su voluntad.

El colérico Flemático (ColFlem)

El más manso de Todos los temperamentos extrovertidos es el ColFlem, una feliz combinación de lo vivo, activo y caluroso con lo tranquilo, frío y reposado. No es tan propenso a lanzarse a nada con tanta viveza como los anteriores extrovertidos porque es más deliberado y calmado. Es extremadamente capaz a la larga, aunque no impresiona a uno de manera particular al principio. Es una persona muy organizada que combina la planificación con el trabajo duro. A las personas, por lo general, les encanta trabajar con él porque sabe adónde va y ha trazado su curso, pero no es indebidamente severo con la gente.

Tiene la capacidad de ayudar a otros a que hagan el mejor uso de sus capacidades y raramente ofende a las personas o las hace sentir utilizadas. El lema del ColFlem en cuanto a la organización afirma: «todo lo que tiene que ser hecho puede hacerse mejor si se organiza». Estos hombres son por lo general buenos esposos y padres así como excelentes administradores en casi cualquier campo.

A pesar de sus evidentes capacidades, el ColFlem no carece de un notable conjunto de debilidades. Aunque no es adicto a la rápida ira de algunos temperamentos, es de los que anidan resentimiento y amargura. Algo del filo acerado del sarcasmo del colérico queda anulado por el Espíritu gentil del flemático, de forma que en lugar de pronunciar observaciones cortantes y crueles, sus aguijones saldrán más como un humor ingeniosamente disfrazado. Uno nunca sabe si está bromeando o ridiculizando, dependiendo del talante que demuestre.

Nadie puede ser más tenazmente terco que un ColFlem, y es muy difícil cambiar de forma de pensar una vez que se ha decidido. No le es nada fácil arrepentirse o reconocer un error. Por ello, será más propenso a arreglar las cosas con aquellos a los que ha hecho daño sin realmente afrontar su equivocación. Los rasgos preocupantes del lado flemático de su naturaleza pueden recortar tanto sus tendencias aventureras que nunca llegue a la altura de sus capacidades.

Tito, el hijo espiritual del Apóstol Pablo, y líder de las más o menos cien iglesias de la isla de Creta, puede haber sido un ColFlem. Cuando lleno del Espíritu Santo, era el tipo de persona en quien Pablo podía confiar para enseñar fielmente la Palabra a las iglesias y administrarlas capazmente para la gloria de Dios. El libro que Pablo escribió para él es una lectura ideal para cualquier maestro, especialmente un ColFlem.

Ahora pasamos a los temperamentos predominantes introvertidos. Cada uno de ellos se parecerá algo a los que ya hemos examinado, con la excepción de que los dos temperamentos que constituyen su naturaleza quedarán invertidos en su intensidad. Esta variación da cuenta de la entusiasta individualidad en los seres humanos.

El Melancólico Sanguíneo. (MelSan)

El señor MelSan es por lo general una persona muy dotada, totalmente capaz de ser un músico que puede arrebatar el corazón de la audiencia. Como artista, no sólo dibuja o pinta hermosamente sino que puede vender su propio trabajo … si está de humor para ello. No es insólito encontrarlo en el campo de la educación, porque resulta un buen estudioso y es probablemente el mejor de Todos los maestros en clase, esecialmente al nivel de Instituto y Universidad.

El Melancólico en él le hará retener hechos poco conocidos y será preciso en la utilización de acontecimientos y detalles, en tanto que su factor sanguíneo lo capacitará para comunicarse bien con los estudiantes.

El señor MelSan muestra una interesante combinación de giros de hurnor.

Entérate de esto: se trata de un ser muy emocional. Cuando las circunstancias le van bien, puede exhibir un humor fantásticamente feliz, pero si las cosas le van mal o si se ve rechazado, insultado o dañado, cae en un humor tan negro que su naturaleza menos sanguínea se ahoga en el resultante mar de autocompasión. Es fácilmente movido al llanto, lo siente todo profundamente, pero puede ser irrazonablemente crítico y duro con otros. Tiende a ser rígido y por lo general no cooperará a no ser que las cosas se hagan a su manera, lo que a menudo es idealista e impracticable. Con frecuencia es una persona temerosa, insegura, con una imagen propia pobre, lo que le limita de manera innecesaria.

Muchos de los profetas fueron MelSans: Juan el Bautista, Elías, Jeremías, y otros. Tenían una gran capacidad de comunicar con Dios, eran personas abnegadas y dedicadas al servicio de otros, y tenían el suficiente carisma para conseguir seguidores; tendían a ser legalistas en sus enseñanzas y llamamientos al arrepentimiento, exhibían el gusto por lo dramático, y morían bien dispuestos por sus principios.

El Melancólico colérico (MelCol)

Las oscilaciones de humor del Melancólico quedan generalmente estabilizadas por la fuerza de voluntad y determinación del MelCo!. No hay casi nada vocacional que este hombre no pueda hacer . . . y hacer bien. Es a la vez un perfeccionista y un líder.

Posee fuertes capacidades de liderazgo. Casi cualquier nivel de oficio, construcción o de educación le está abierto. A diferencia del MelSan, puede fundar su propia institución o negocio y gobernarlo capazmente… no con ruido y color, pero sí con eficacia. Muchos grandes directores de orquesta y de coro son MelCol.

Las debilidades naturales de los MelCols se revelan en la mente, emociones y boca. Son personas muy difíciles de complacer, y raras veces se satisfacen a sí mismas. Una vez que empiezan a pensar negativamente acerca de algo o acerca de alguien (incluyéndose a sí mismas) puede ser intolerable convivir con ellas. Su humor sigue sus procesos reflexivos. Aunque no retienen un humor deprimido durante tanto tiempo como otras combinaciones de Melancólico, pueden caer en él más rápidamente. Los dos temperamentos básicos están marcados por la persecución de uno mismo, la hostilidad y la crítica. No le es infrecuente encolerizarse con Dios así como con sus semejantes, y si tales pensamientos persisten el tiempo suficiente pueden llegar a ser maníaco-depresivos. En casos extremos, pueden llegar a ser sádicos cuando se les confronta con su vil pauta de pensamiento y con su Espíritu amargo e irascible, es de esperar un estallido.

Su propensión al análisis detallado y a la perfección tiende a que se dedique a fijarse en las cosas más mínimas para señalar acusadoramente a otros. A no ser que sea llenado por el Espíritu de Dios o que pueda mantener una disposición mental positiva, no es una compañía con la que se está a gusto durante largos períodos de tiempo. Nadie está más penosamente consciente de ello que su mujer y sus hijos. No sólo «desprende» desaprobación, sino que se siente obligado a azotarlos verbalmente por sus fracasos y a corregir sus errores, tanto en público como en privado. Este hombre, por su naturaleza, necesita desesperadamente el amor de Dios en su corazón, y su familia necesita que él lo comparta con ellos.

Muchos de los grandes hombres de la Biblia muestran signos de temperamentos MelCol. Dos que se presentan a la mente son el incansable compañero de viaje de Pablo, el doctor Lucas, el detallista erudito que investigó cuidadosamente la vida de Cristo y dejó a la iglesia el más detallado relato de la vida de nuestro Señor, así como el único registro de la expansión de la iglesia primitiva, y Moisés, el gran conductor de Israel. Como muchos MelCols, este último nunca consiguió la victoria sobre su hostilidad y amargura. Por ello, murió antes de su tiempo. A semejanza de Moisés, que pasó cuarenta años en el interior del desierto anidando amargura y rencor antes de rendir su vida a Dios, muchos MelCols nunca viven para realizar su asombroso potencial debido a su Espíritu de ira y de venganza.

El Melancólico Flemático (MelFlem)

Los mayores eruditos que el mundo haya conocido. Estos dotados introvertidos combinan el perfeccionismo analítico del Melancólico con la eficacia organizada del flemático. Son por lo general humanitarios de buen talante que prefieren un medio tranquilo y solitario para el estudio y la investigación a los inacabables ejercicios de actividad buscados por los temperamentos más extrovertidos. Los MelFlems son por lo general excelentes en ortografía y buenos matemáticos. Estas personas tan dotadas han dado grandes beneficios a la humanidad. La mayor parte de las invenciones significativas del mundo y sus descubrimientos médicos han sido llevados a cabo por MelFlems.

A pesar de sus capacidades, el MelFlem tiene, como Todos nosotros, sus propias debilidades potenciales. A no ser que sea controlado por Dios, se vuelve fácilmente desalentado y desarrolla una pauta de pensamiento muy negativa.

Pero una vez que se da cuenta de que es un pecado desarrollar un Espíritu crítico y aprende a regocijarse, toda su perspectiva de la vida puede quedar transformada. De ordinario una persona apacible, es capaz de iras internas y de hostilidad provocadas por su tendencia a la venganza.

Los MelFlems son por lo general vulnerables al temor, a la ansiedad, ya una propia imagen negativa. Siempre me ha asombrado que las personas con los mayores talentos y capacidades se vean a menudo víctimas de genuinos sentimientos de poca valía. Su fuerte tendencia a ser muy conscientes los llevan a dejar que otros los presionen a entrar en compromisos que agotan sus energías y creatividad. Cuando son llenos del Espíritu de Dios, estas personas son amadas y admiradas por su familia debido a su auto-disciplina y entrega ejemplares en el hogar. Pero preocupaciones humanitarias pueden llevarlos a descuidar sus propias familias. A no ser que aprendan a refrenarse a sí mismos y a gozar de las diversiones que los ayuden a relajarse, a menudo llegan a formar parte de las estadísticas de mortalidad temprana.

El candidato más probable para la clasificación MelFlem en la Biblia es el Amado Apóstol Juan. Es evidente que tenía una naturaleza muy sensible, porque de joven había puesto su cabeza en el pecho del Señor. En una ocasión se encolerizó de tal manera contra algunas personas que le pidió al Señor Jesús que ordenara fuego del cielo que cayera sobre ellos. En cambio, en la crucifixión fue el único discípulo que devotamente estuvo al pie de la cruz. Juan fue aquel a quien el moribundo Jesús confió su madre. Más tarde, el discípulo vino a ser un gran líder de la iglesia y nos dejó cinco libros del Nuevo Testamento, dos de los cuales (el Evangelio de Juan y el libro de Apocalipsis) glorifican de una manera particular a Jesucristo.

El Flemático Sanguíneo (FlemSan)

La combinación de temperamentos con la que es más fácil convivir durante un prolongado período de tiempo es el FlemSan. Es congenial, feliz, cooperativo, atento, orientado hacia las personas, diplomático, fiable, le encanta la diversión y está lleno de humor.
Favorito de niños y adultos, nunca exhibe una personalidad agresiva. Es por lo general un buen hombre de familia que disfruta de una vida plácida y que ama a su esposa e hijos. Ordinariamente, asiste a una iglesia en la que el pastor es un buen motivador, y probablemente toma un papel activo en su iglesia.

Las debilidades del FlemSan son tan gentiles como su personalidad, a no ser que uno tenga que vivir con él siempre, ya que ha heredado la falta de motivación de un flemático y la falta de disciplina de un sanguíneo, no es raro que el FlemSan no llegue a la altura de sus verdaderas capacidades. A menudo deja la escuela, deja pasar de largo buenas oportunidades, y evita todo aquello que involucre «demasiado esfuerzo». El temor es otro problema que acentúa sus irreales sentimientos de inseguridad. Con más fe, podría ir más allá de su timidez y ansiedades derrotistas. Sin embargo, prefiere erigir una concha protectora alrededor de sí mismo y evitar egoístamente el tipo de involucración o de entrega que necesita y que sería una rica bendición a su cónyuge e hijos. Tengo un tremendo respeto por el potencial de estas personas felices y satisfechas, pero deben cooperar dejando que Dios los motive a una actividad desprendida.

El hombre en las Escrituras que más recuerda al F1emSan es el gentil, fiel y bondadoso Timoteo, el favorito hijo espiritual del Apóstol Pablo. Era fiable y constante, pero tímido y temeroso. Una y otra vez, Pablo tenía que apremiarlo a que fuera más agresivo, y hacer «la obra del evangelista» (2 Timoteo 4:5).

El Flemático colérico (FlemCol)

El más activo de Todos los flemáticos es el FlemCol.
Pero, se tiene que recordar que por cuanto es predominantemente flemático, nunca será una exhalación de fuego. Al igual que sus hermanos flemáticos, es fácil de trato y puede llegar a ser un excelente líder de grupo. El flemático tiene el potencial de ser un buen consejero, porque es excelente para prestar oído a los demás, no interrumpe al cliente con historias acerca de sí mismo, y está interesado en otras personas. Aunque el FlemCol ofrece en raras ocasiones sus servicios a otros, cuando llegan a su oficina organizada donde él ejerce el control, es un profesional de primera fila. Su consejo será práctico,… útil y, si es un cristiano instruido bíblicamente, totalmente digno de confianza. Su Espíritu gentil nunca hace que la gente se sienta amenazada. Siempre hace lo correcto, pero raras veces pasa más allá de lo normativo. Si su esposa puede ajustarse a su pasivo estilo de vida y a su renuencia a tomar la dirección del hogar, particularmente en lo tocante a la disciplina de los hijos, podrán gozar de un feliz matrimonio.

Las debilidades del FlemCol no quedan rápidamene patentes, pero gradualmente salen a la superficie, especialmente en el hogar. Además de la falta de motivación y del problema del temor en común con otros flemáticos, puede ser decididamente terco e incapaz de ceder. No estallará ante los demás, pero simplemente rehusará ceder o cooperar. No es un luchador por naturaleza, pero a menudo deja que su ira interna y terquedad se reflejen en su silencio. El FlemCol se retira frecuentemente a estar a solas en su «taller» o sumerge por la noche su mente en la TV. Cuando más viejo se hace, tanto más mima su tendencia sedentaria y se vuelve más y más pasivo. Aunque probablemente vaya a vivir una vida larga y pacífica, si se entrega a estos sentimientos pasivos, es una vida aburrida: no sólo para él, sino también para su familia. necesita darse a sí mismo a las preocupaciones y necesidades de su familia

Nadie en la Biblia personifica mejor al FlemCol que Abraham en el Antiguo Testamento. El temor caracterizaba todo lo que hacía en sus primeros tiempos.

Por ejemplo, fue renuente en abandonar la seguridad de la pagana ciudad de Ur cuando Dios lo llamó por vez primera; incluso negó a su esposa en dos ocasiones e intentó hacerla pasar como hermana suya debido a su miedo. Finalmente, se entregó por completo a Dios y creció en el Espíritu. Como consecuencia, su mayor debilidad vino a ser su mayor fortaleza. En la actualidad, en lugar de ser conocido como el temeroso Abraham, tiene la reputación de haber sido el hombre «que creyó a Dios, y le fue contado por justicia´.

Flemático Melancólico (FlemMel)

De todas las combinaciones de temperamento, el FlemMel es la más gentil, llena de gracia, y plácida. Raramente se aira o siente hostilidad, y casi nunca dice nada por lo que tenga que excusarse (principalmente porque raramente dice demasiado).
Nunca es una vergüenza ni para sí mismo ni para los demás, hace siempre lo que es debido, se viste de una manera sencilla, es fiable y exacto. Tiende a poseer los dones espirituales de la misericordia y de ayudas, es ordenado y organizado en sus hábitos de trabajo. Como todo flemático, es útil por la casa, y en tanto que la energía se lo permita mantendrá su casa en buen estado. Si tiene una esposa que reconoce sus tendencias hacia la pasividad (pero que con tacto espera que él tome el liderazgo en su hogar) tendrán una buena vida familiar y matrimonial. No obstante, si ella resiente su renuencia y tiende a ser agresiva, puede llegar a asumir una actitud de descontento y a fomentar las tensiones matrimoniales. Y él puede llegar a descuidar la disciplina necesaria para ayudar a preparar a sus hijos para una vida productiva y auto-disciplinada (con ello «provocando a ira a sus hijos» tanto como el iracundo tirano cuya irrazonable disciplina pude amargarlos).

Las otras debilidades de este hombre giran alrededor del temor, del egoísmo, del negativismo, de la crítica y de la falta de una propia imagen. Una vez un FlemMel se de cuenta de que sólo sus temores y sentimientos negativos acerca de sí mismo le impiden llegar al éxito, puede salir entonces de su concha y llegar a ser un hombre, esposo y padre eficaz. La mayor parte de los FlemMels tienen tanto miedo de excederse o de involucrarse en demasía que automáticamente rechazan formar parte en cualquier afiliación.

Personalmente, yo nunca he visto a un FlemMel involucrado excesivamente en nada, excepto en guardarse de involucrarse en demasía. Este tipo de persona tiene que reconocer que por cuanto no está internamente motivado, tiene la necesidad de aceptar más responsabilidad de la que cree que puede llevar a cabo, porque este estímulo externo lo llevará a mayores logros. Todos los flemáticos trabajan bien bajo presión, pero esta presión tiene que venir de afuera.

La mayor fuente de motivación, naturalmente, será el poder del Espíritu Santo. Bernabé, el piadoso santo de la iglesia del primer siglo que acompañó al Apóstol Pablo en su primer viaje misionero, era muy posiblemente un FlemMel. Fue el hombre que dio la mitad de sus bienes a la iglesia primitiva para que alimentara a sus pobres, el hombre que disputó con Pablo acerca de dar a Juan Marcos (su sobrino) otra oportunidad de servir a Dios acompañándolos en el segundo viaje misionero. Aunque la disputa llegó a ser tan fuerte que Bernabé se llevó a su sobrino y emprendieron su viaje solos, Pablo más tarde recomendó a Marcos, diciendo: «Me es útil para el ministerio» (2 Timoteo 4:11). En la actualidad tenemos el Evangelio de Marcos debido a que el fiel, dedicado y gentil Bernabé estaba dispuesto a ayudarlo a través de un momento duro de su vida.

Los FlemMels responden a las necesidades de otros cuando se permiten la oportunidad de participar en las actividades de la vida.

Variables Adicionales a Considerar

Con doce combinaciones de temperamento entre las que escoger, te debería ser más fácil identificarte con una de ellas que cuando te enfrentaste con sólo los cuatro temperamentos básicos. Pero no te desalientes si encuentras que no concuerdas del todo tampoco con ninguno de los doce anteriores. No hay dos seres humanos exactamente iguales. En consecuencia, otras variantes podrían alterar lo suficiente la imagen de manera que no vayas a ajustarte exactamente con ningún modelo. Considera lo siguiente:

1. Tus porcentajes pueden ser diferentes del 60/40 que elegí arbitrariamente como base para esta sección. Me parece que tendrás que estar de acuerdo conmigo en que sería casi imposible detallar todas las mezclas concebibles de temperamento. Dejaré esto al lector. Por ejemplo, un MelCol de 60/40 será significativamente diferente de un MelCol 80/20. O considera la disparidad entre un SanFlem 55/45 y otro que sea 85/15. Sólo un examen científico detallado puede establecer un diagnóstico exacto.

2. Diferentes antecedentes e instrucción infantil alteran las expresiones de idénticas combinaciones temperamentales. Por ejemplo, un SanFlem criado por padres amantes pero firmes será mucho más disciplinado que uno que haya sido criado por padres permisivos. Un MelFlem criado por padres crueles y resentidos será drásticamente diferente de uno que haya sido criado por padres llenos de ternura y comprensión. Los dos compartirán las mismas fortalezas y talentos, pero uno puede verse abrumado por hostilidad, depresión y autopersecución, de manera que nunca usará sus puntos positivos. Aunque la crianza tiene una poderosa influencia en el niño, es prácticamente imposible evaluar una gran variedad de antecedentes en un análisis como éste. Sólo puedo sugerir que si el lector no puede identificar fácilmente su combinación temperamental, que considere esta variante.

3. Puede que no seas objetivo cuando te consideras a ti mismo. Por ello, puede que vaya bien que consideres tu temperamento con tus seres queridos y amigos. Todos nosotros tendemos a contemplamos a través de cristales de color de rosa. Para parafrasear el anhelo del poeta Robert Burns. «¡Oh, que nos pudiéramos ver a nosotros mismos como los otros nos ven».

4. La educación y el I.Q’ influenciarán con frecuencia la evaluación del temperamento. Por ejemplo, un MelSan con un I.Q. muy elevado aparecerá algo diferente del que tenga una inteligencia media o baja. Una persona poco instruída requiere más tiempo para madurar, generalmente, que una persona que ha recibido más preparación académica, porque puede precisar de mucho más tiempo adquirir una maestría en algo y así «hallarse a sí misma». Por «instrucción» incluyo los oficios. No es raro que una persona que aprende un oficio (como el decorador, instalador, etc.) venga a ser más abierta, confiada y expresiva que si no lo hubiera aprendido. Incluso con esto, si estudias cuidadosamente las fortalezas y debilidades de las personas de una combinación determinada de temperamentos, descubrirás que, a pesar del I.Q. y de los niveles educativos o de experiencia, serán básicamente similares en sus fortalezas y debilidades.

5. La salud y el metabolismo son importantes. Un ColFlem en su mejor forma física será más agresivo que uno que tenga una glándula tiroides deficiente u otros problemas físicos. Un FlemMel nervioso será también más activo que uno que esté sufriendo de una baja presión sanguínea. Recientemente, trabajé con un ministro San Col hiperactivo que es una persona encantadora e infatigable; me agotaba el mero hecho de estar cerca del él. Era demasiado enérgico incluso para un SanCol. No me sorprendió enteramente que sufriera de elevada presión sanguínea, lo que frecuentemente produce la dimensión «hiper» en cualquier temperamento.

6. Con frecuencia hay tres temperamentos representados en un solo individuo.
En la investigación que he llevado a cabo para mi prueba de temperamentos he descubierto un pequeño porcentaje de personas que tienen un temperamento predominante con dos temperamentos secundarios.

7. ¡La motivación tiene una gran influencia! «Tu corazón … porque de él mana la vida» (Pr. 4:23). Si una persona está adecuadamente motivada, ello tendrá un
gran impacto en su comportamiento sea cual sea su combinación temperamental.

En realidad, este es el motivo por el que he escrito este libro, a fin de que las personas que están inapropiadamente motivadas en la actualidad puedan experimentar el poder de Dios para transformar completamente su comportamiento. He oído testimonios de que ello ha sucedido a miles como resultado de leer mis otros libros acerca del temperamento o al asistir a conferencias sobre este tema. Confío en que Dios use este libro con su mayor cantidad de detalle y sugerencias para ayudar a un número aun mayor de personas.

8. La vida controlada por el Espíritu es un modificador de comportamiento.
Los cristianos maduros cuyo temperamento haya sido modificado por el Espíritu Santo encuentran frecuentemente que es difícil analizar su constitución temperamental debido a que cometen el error de examinar la teoría del temperamento a la luz de su presente comportamiento. El temperamento está basado en el hombre natural; no hay nada espiritual en ello. Esta es la razón por la que es mucho más fácil diagnosticar y clasificar a una persona no salva o a un cristiano camal que a un cristiano maduro y consagrado. Debido a que esta última persona ya ha visto fortalecidas muchas de sus debilidades naturales, es difícil evaluar su temperamento. Debería bien sólo considerar sus fortalezas o considerar cómo era su comportamiento antes de llegar a ser un creyente controlado por el Espíritu.

La teoría de los temperamentos. Una herramienta útil.

La teoría de los temperamentos no es la respuesta definitiva al comportamiento humano, y por esta y otras razones puede que no sea satisfactoria para Todos y cada uno. Pero de todas las teorías de comportamiento que jamás se hayan formulado, es la que ha servido mejor como explicación útil. Se podrían añadir factores adicionales para explicar algunas de las otras diferencias en las personas, pero estas serán suficientes. Si las mantienes presentes, hallarás probablemente que tú y aquéllos a los que trates de ayudar en la vida se enmarcan en una de las doce combinaciones que hemos estudiado.
Ahora surge la pregunta: ¿Qué se puede hacer con eso?

Fuente: «Manual del Temperamento» Descubra su potencial. Tim La Haye