Las personas somos algo más que células, músculos, huesos y una piel que nos envuelve. Tenemos consciencia y conciencia, dos dimensiones que nos dotan de humanidad. Saber diferenciar ambos conceptos nos ayudará a comprendernos mucho mejor.

Comencemos por lo que tienen en común: ambos términos derivan de la misma raíz etimológica: el vocablo latín conscientĭa. De allí, por ejemplo, que compartan el mismo adjetivoconsciente (que no admite la grafía conciente).

El biólogo molecular y premio Nobel Francis Crick, solía decir que, aunque sea necesario saber diferenciar una dimensión de la otra, en realidad siempre nos quedaremos cortos a la hora de intentar definir cada una de ellas, ya que son entidades treméndamente complejas, en especial: la consciencia, filosófica y neurocientíficamente hablando.

Comencemos por la Consciencia

Sustantivo femenino, es la propiedad de reconocernos a nosotros mismos y lo que nos rodea, para relacionarnos con ella, reflexionando así sobre ello. El acto psíquico por medio del cual el individuo se reconoce a sí mismo en el mundo.

Consciencia es algo más que estar despiertos, que tener los ojos abiertos y sentirnos parte de esa realidad sensible que nos rodea. William James, padre de la psicología norteamericana, aborda la comprensión de esa diferencia expresando:

  • La consciencia es subjetiva. No tiene nada que ver con la ética o la moral. Es un proceso personal donde uno es consciente de sus propios pensamientos, de su realidad interna.
    .
  • Se relaciona con el pensamiento, por lo tanto siempre está en constante cambio, es un continuo que nunca se detiene, que siempre está procesando información, atendiendo a estímulos.
    .
  • Asimismo, la consciencia también puede ser selectiva. En un momento dado, las personas podemos poner la atención en un aspecto (interno o externo) para separarla del resto de estímulos y tomar contacto con eso que nos interesa.

El neurocientífico Christof Koch en su libro: La búsqueda de la consciencia: un enfoque neurobiológico, nos señala que la principal diferencia entre consciencia y conciencia, es que la primera es todavía un enigma, mientras la segunda, tiene que ver con el sentido de responsabilidad, con los valores y conocimiento de cada uno por su propia persona y sus actos.

La consciencia es todo lo que experimentas. Es esa canción que se queda en tu cabeza. Es la dulzura de la mousse de chocolate, el dolor palpitante de un dolor de muelas, el amor por tus hijos, y la seguridad de que algún día vamos a dejar este mundo.

Este científico, nos señala a su vez que hay dos tipos de consciencia que debemos tener en cuenta:

  • La consciencia primaria. Tiene que ver con nuestras percepciones, sensaciones, memoria, pensamientos, con aquello que soñamos, con lo que deseamos… todo ello nos permite poder separarnos también de lo que nos rodea para definir nuestra individualidad.
    .
  • La consciencia reflexiva. Esta dimensión es quizá, un ámbito tan interesante como desafiante a la vez. Tiene que ver con «observar la propia mente», con saber qué somos, qué sabemos, qué ocurre en nuestro ser interno.

Al exponer el término en función del Modelo MET para su interpretación en el ámbito práctico de la organización comprendemos la consciencia según este gráfico:

Veamos algunos ejemplos:
  • De pronto, se dio cuenta de que había dejado de tener consciencia de sus actos y se preocupó mucho.
  • Paula no recuperó la consciencia sino hasta la mañana siguiente.
  • A veces pienso que no tienes consciencia del significado de todos los sacrificios que hemos tenido que hacer por ti.
  • Se piensa que solo el ser humano y algunos mamíferos superiores tiene consciencia de sí mismo.

Ahora abordemos la conciencia sin S

Se usa para aludir al terreno de la distinción entre el bien y el mal, en el sentido de la moral y de la ética. También en términos de conocimiento compartido. Así como de conocimiento crítico y reflexivo de la realidad.

Veamos algunos ejemplos:
  • Su conciencia le impidió actuar de esa manera.
  • Luisa se comporta como si no tuviera conciencia de lo que padecen sus empleados.
  • Disculpe, no tenía conciencia de que estaba con tanta prisa.
  • La nuestra es una sociedad sin conciencia ambiental.

Hay múltiples expresiones con la palabra conciencia que no son válidas para consciencia: una mala acción puede suponer un cargo de conciencia, mientras que tomamos conciencia de algo cuando pensamos a fondo sobre ello y hacemos algo a conciencia cuando lo hacemos con mucho empeño. Verbo: concienciar(se).

Consciencia y conciencia como sinónimos

En determinadas ocasiones, los términos consciencia y conciencia no tienen diferencias en su significado, de modo que pueden ser intercambiables.

Consciencia podría llegar a usarse como sinónimo de conciencia, pero nunca al revez. En la oración “Pedro recuperó la conciencia minutos después de desmayarse” podemos sustituir conciencia por consciencia, pero en la oración “mi conciencia no me permite robar en una tienda” no podemos emplear el vocablo consciencia porque se trata un asunto moral.

Por ejemplo:
  • Tranquila, madre. Tengo conciencia/consciencia de hasta dónde puedo llegar.
  • Solo en el último momento tuvimos conciencia/consciencia de que realmente habíamos ganado.
  • Después de la caída, Diana recuperó la conciencia/consciencia de inmediato.

Ejercitando el uso de ambos términos

¿Qué uso, Conciencia o Consciencia?

Tengo conciencia/consciencia de que la ingeniería química es una carrera difícil.
Sara siempre actúa según le dicta su conciencia/consciencia.
El perro demostró tener conciencia/consciencia al esconderse tras robar la comida.
Pese al trágico accidente, recuperó la conciencia/consciencia con rapidez.
Es necesario que la gente tome conciencia/consciencia de las injusticias del mundo.

Veamos aquí las Soluciones

Tengo conciencia/consciencia de que la ingeniería química es una carrera difícil.
Sara siempre actúa según le dicta su conciencia.
El perro demostró tener consciencia al esconderse tras robar la comida.
Pese al trágico accidente, recuperó la conciencia/consciencia con rapidez.
Es necesario que la gente tome conciencia de las injusticias del mundo.

El vocablo conciencia es válido en todos los casos, mientras que consciencia tan sólo es correcto cuando la facultad humana de reflexionar no se inmiscuye en la distinción entre el bien y el mal. En caso de duda, optar por el vocablo conciencia suele evitar el uso incorrecto de consciencia.

Como regla mnemotécnica ¨todos los seres humanos sanos tienen consciencia, pero sólo algunos tienen conciencia, pues, por desgracia, sólo algunos distinguen entre el bien y el mal

Compilado por Fabián Sorrentino. Fuentes: Wikipedia y Diccionario de Dudas. La mente es maravillosa.