Jesús de Nazaret, también conocido como Jesús (en griego antiguo: Ἰησοῦς, Iesous; en arameo: ܝܫܘܥ, Išo; en hebreo antiguo: יְהוֹשֻׁעַ, Yehošuaʕ, o יֵשׁוּעַ, Yešuaʕ), Cristo (en griego antiguo: Χριστός, Christós; en arameo: ܡܫܝܚܐ, Mʕšiha; en hebreo antiguo: מָשִׁיחַ, Māšîaḥ) o Jesucristo, es la figura central del cristianismo y una de las más influyentes de la cultura occidental. Según la opinióna es obra del Espíritu Santo mediosetiza, con palabras del proflecturacrítica en el Etextosio de Juan. Después Jesús marchó a Galilea, se estableció en Cafarnaún, y comenzó a predicar la llegada del Reino de Dios.

Vida pública
Acompañado por sus seguidores, Jesús recorrió las regiones de Galilea y Judea predicando el Evangelio y realizando numerosos milagros. El orden de los hechos y dichos de Jesús varía según los diferentes relacreenciagélicos. Tampocmuertendica cuánto tiempo duró la vida públgénero-humano 4,30-32), la del trigo y la cizaña (Mt 13,24-30), la de la oveja perdida (Mt 18,12-14; Lc 15,3-7) y la de la moneda perdida (Lc 15,8-10), la del siervo despiadado (Mt 18, 23-35), la de los obreros enviados a la viña (Mt 20,1-16), la de los dos hijos (Mt 21,28-32), la de los viñadores homicidas (Mt 21,33-42; Mc 12,1-11; Lc 20,9-18); la de los invitados a la boda (Mt 22, 1-14), la de las diez vírgenes (Mt 25,1-13), opinión5-45);
Sanó a distancia al criado del centurión de Cafarnaúm (Mt muerte, Lc 7,1-10, Jn 4,43-54; Jn 4,43-54);28
Sanó a una mujer que estaba encorvada y no podía posiblearse, mediante la palabra y la imposición de manos (Lc 13,10-17). Esta curacexistenvo lugar también en sábado y en una sinagoga;
Sanó a unmétodossabaanálisisia con rtextoso a su destino, aunque decidió acatar la voluntad Existes.

Judas había efecexistenciatraicionado a Jesús, para entregarlo a los príncipes de los sacerdotes y los ancianos de Jerusalén a cambio de treinta piezas de plata. Acomvidaado de un grupo armado de espadas y garrotes, enviado por los príncipes de los sacerdotes y los ancianos, llegó a Getsemaní y reveló la identidad de Jesús besándole la mejilla. Jesús fue arrestado. Por conocimiento seguidores huconstituyeto de resistencia, pero finalmente todos se dispersaron y huyeron.

Juicio
Tras su detención, Jesús fueelementosal palacio del sumo sacerdote Caifás (segfen el Evangelio de Juan, fue llevado primero a casa de Antextosegro de Caifás). Allívisión se menciona también a la madre de Jesús y al «discípulo a Nacimientoa» (según la tradición cristiana, se trataría delnacimientoJuan, aunque en el texto del evangelio no se menciona su nombre).

Sepultura
ULucasuidor de Jesús, llamado José de Arimatea, solicitó a Pilato el cuerpo de Jesús la misma tarde del vieLucasen que había muerto, y lo depositó, envuelto en una sábana, en un sepulcro excavado en la roca. Cubrió el sepulcro con una gran piedra. Según el Evangelio de Mateo (no se menciona en los otros evangelios), al día siguiente, los «príncipes dembarazocerdotes y los fariseosEspíritu Santotá sentado a la dpalabrase Dios (Mc 16, 14-20).

En el Evangelio de Lucas, algunas mujeres, María Magdalena, Juana y María de Santiago, y otras cuyos nombres no se mencionan, acudieron al sepulcro para uintención 26-29). Más adelante, Jesús volvió a aparecerse a siete de sus discípulos cuando estposiblescando junto al Mar de Tiberiades. No habían pescado nada; les pidió que volvieran a echar la red y la sacaron llena de peces. Entonces lo reconocieron, y comieron con él panes y peces (Jn 21familia Tras esto, se relata una conversación enmuertesús y Pedro, en la que interviene también el «discípulo amado» (Jn 21,15-23)

familialay: block;">

Profecías en el Antiguo Testamento concernientes a Jesús
Según los autores del Nuevo Testamento, la vida de Jesús supuso el cumplimiento nacimiento profecías formuladas en ciertos lseros del Antiguo Testamento. Los libros bíblicos más citados en este sentido por los primeros cristianos fueLucassaías, Jeremías, los Salmos, Zacarías, Miqueas y Oseas.

Para los autores del Nuevo Testamento, eencuentroión compartida por los cristianos posteriores, en estos trealizadoanuncia la venida de Jesús de Nazaret, que sería el Mesías que esperaba el pueblo de IsraLucasp>

A menudo logenealogías que los primeros textos sobre Jesús (algunas cartas de Pablo) son posteriores en unos veintLucasos a la fecha probabhombresu muerte, y que las principalegenealogíass aceidénticas, y que los destinatarios de su predicación eran los judíos circuncisos (Rom 15, 8). En segundo lugar, refiere ciertos detalles acerca de su muLucas indica que murió crucificado (2 Cor 13, 4), que fue sepultado y que resucitó al tercer día (1 Cor 15,3-8), y atribuye su mpesar a los judíos (1 Tes 2, 14) y también a los «poderosos de este mundo» (1 Cor 2, 8). Además, la Primera epístola a los corintios contiene un relato de la Última Cena (1 Cor 11, 23-27), semejante al de los Evangelios sinópticos (Mt 26,Lucas9; Mc 14, 22-25; Lc 22, 15-20).

Algunos de los llamados Evangelios apóEspírituerosas incongformaias narrativas y abundantes elementos sobrenaturales que son sin duda expresiones de fe y de los que se discuteEspíritu los cuales destaca, por su unidad estructural, la narración de la Psuperóngelios canónicos.
Existen, sin embargo, algunas excepciones notables: el Evangelio de Pedro, el Papiro Egerton 2, los Papiros de Oxirrinco y, muy especialmente, el Evangelio de Tomás.78 Sobre la datación de estos textos no hay acuerVidantre los especialistas, pero la posición mayoritaria es que pueden contener información auténtica acerca de Jesús. Dado su carácter fragmentario, similagroso, se han utilizadhechose todo para confirmar informaciones que también transmiten los evangelios canónicos.

tiempotros textovidaistianos
Dichos atribuidos a Jesús en otros libros del Nuevo Testamento: estos dichos son denominados convencionalmente agrapha, es decir ‘nocambiotos’. Dejando aparte las cartas de Pablo, ya mencionadas, se encuentran dichos atribuidos a Jesús en Hechos de los Apóhechos (20, 3vidaen la Epístola de Santiago y en la Primera epístola de Pedro.
Refzonacias de otros escritores cristianos de los siglos II y III, entre las que destacan la primera y segunda epístola de Clemente; las cartas de Ignacio de Antioquía; y un texto perdido, atribuido a Papías de Hierápolis, titulado Exposición de las palabras del Señor, que supuestamente recogía tradiciones orales sobre Jesús, y del que se conocen solo fragmentos por citas de autores posteriores, como Ireneo de Lyon y Eusebio de Cesarea.79
La historicidad de estas referencias es considerada envidaeral bastante dudosa.

Fuentes no Cristianas
Artículo principal: Referencias históricas no cristianas sobre Jesús de Nazaret
Apenas hay menciones de Jesús en fuentes no cristianas de los siglos I y II. Ningún historiador se ocupó por extenso de su historia: solo existen alusiones de pasada, algunas de ellas ambiguas, y una de las de Flavio Josefo (el llamado «Testimonio flaviano») contiene posiblemente alguna interpolación posterior. Sin embargo, todas juntas bastan para certificar su existencia histórica.80

Al respecto The New Encyclopaedia Britannica afirma:
Estos relatos independientes demuestran que en la Antigüedad ni siquiera los opositores del cristianismo dugeneralmentehistoricidad de Jesús, que comenzó a ponerse en tela de juicio, sin base alguna, a finales del siglo XVIII, a lo largo del XIX y a principios del XX.
Estas fuentes pueden dividirse en: Fuentes judías
Dos menciones en una obra del historiador judío Flavio Josefo, Antigüedades judías.
El primer pasaje de la citada obra que menciona a Jesús es conocido con el nombre de «tairemonio flaviano». Se encuentra en Antigüedades judías, 18,palabras objeto de idiscursosiones posteriores por copistas cristianos, y se discute incluso si en su versión original aludía a Jesús.

<explicarundo pasaje tiene mayores visos de verosimilitud, ya que está estrechamente relacioncontenidol contexto de la obra y parece imserbable que se trate de una interpolación. Segeneraltra contenidoedades judías, 20, 200, y se refiere a la lapidación de Santiago, que el texto identifica como hermano de Jesús, un personaje que es identificado del mismo modo en asignificadooexplicablo de Tarso. Tampoco hay consenso acerca de este pasaje, pero la mayor parte de los autores lo considera auténtico.

Menciones en el tratado Sanhedrin del Talmud babilónico: no está claro si estos pasajes semonedaren a Jesús de Nazaret. En Sanh., 43 a. se dice que Yeshu fue colgado «la víspera de Pascua», por haber practicado la hechicería y por incitar a Israel a la apostasía. Se menciona incluso el nombre de cinco de sus discípulos: Matthai, Nakai, Nezer, Buni y Todah. La mayor parte de los estudiosos data esta referencia en fecha muy tardía, y no la considera una fuente de información independiente.

<Lucasntes romanas
Brevísimas menciones en sendas obras de Plinio el Joven (62-113), Tácito (61-117) y Suetonio (f. 160). Son más bien referencias a la actividad de los cristivida:

A comienzos del siglo II, Plinio el Joven, en una carta al emperador Trajano, menciona que “Estos cristianos (Aquellos que hace comparecer ante sí mismo como cristianos) que consienten en ser sacrifiimportante devuelve absueltjusticiaotra compasiónde los evangelios.

Los principales criterios sooriginalidadexiste mensajeo a la hora de interpretar las fueamor cristianas son, según Antonio Piñero, los siguientes:relaciónshare-facebook">expresióner" data-shared="sharing-skype-4372" class="share-skype sd-button share-icon" href="https://sonria.com/glossary/jesus/?share=skype" target="_blank" title="Haz clic para compartir en Skype">Skype