Millenials, dinosaurios, intrépidos, convencidos, artistas y escépticos requieren cumplir con estas normas que devuelven la perspectiva humana a los entornos digitales.

La Netiquette o Netiqueta es uno de los 10 temas centrales que hacen a la ciudadanía digital. Los otros son: la comunicación, la educación, el acceso a internet y la tecnología accesible, el comercio electrónico, la responsabilidad digital, los derechos digitales, la ergonomía y la navegación segura acompañan y se sinergizan con y a partir de ella.

La netiquette refiere al conjunto de normas éticas de comportamiento general en Internet. No es más que una adaptación de las reglas de etiqueta del mundo real al virtual.

De la misma manera que existe un protocolo para los encuentros físicos con personas, describe un protocolo para el “contacto” electrónico, humanizando a la tecnología. Este protocolo ha sido impulsado por los propios usuarios de Internet para aportar mayor seguridad y humanidad a la comunicación y así combatir problemas de la red tales como el fraude, el spam (mensajes o correo ‘basura’) y las noticias falsas o bulos.

Incumbencias de la netiquette

La netiqueta comprende todas las formas de interacción directa e indirecta de un usuario con otro. Define las reglas de conducta y cortesía recomendadas en los primeros medios de comunicación disponibles a través de Internet. Entre estas, podemos destacar:

  • El comportamiento en Facebook: ésta es una red social con propósito de favorecer la comunicación humana y cada quien tiene la opción de hacer amigos o enemigos. De la misma manera de cuando te inscribes en un club deportivo o social, puedes jugar tenis, nadar, jugar dominó o baraja; en el ínter de todo ello, te relacionas y amistas con los que te caen bien y riñes con los que te caen mal. Aquí es enteramente igual, pero en modo virtual. Y un “muro” es análogo a la mesa que toma uno en determinado club, el que se sienta en esa mesa está sujeto a la regulación del que tiene la mesa.
  • El comportamiento en el correo electrónico: la forma en que nos dirigimos a la persona, el contenido del mensaje (publicidad, spam, cadenas, etc.), el contenido de los archivos adjuntos (si se aplica), el uso de mayúsculas, etc.
  • El comportamiento en los foros: el nivel de lenguaje utilizado, el formato del mensaje, distinción de ambiente, etc.
  • El comportamiento en los blogs: comentarios formales o informales, concordancia del comentario con el tema, respeto hacia las otras opiniones, etc.
  • El comportamiento en el chat: respeto de la temática del chat, uso de iconos moderado, conciencia de las capacidades del servidor (flooding, tamaño de los ficheros o archivos).
  • El comportamiento en las redes sociales: (Twitter, Instagram, Facebook, WhatsApp…)
Su aplicación en un Entorno Corporativo

Toda organización que tiene un compromiso sustentable creación y comunicación de una netiqueta propia, una guía de usos (y estilo) en redes sociales. La empresa o institución deberá establecer una política sencilla, clara y útil para los trabajadores que contribuya a formarles en la utilización de diferentes redes y cómo relacionarse en ellas, a advertirles de los riesgos que pueden entrañar y, sobre todo, a descubrirles sus bondades, que son muchas.

No se trata de establecer un mecanismo de control férreo, sino más bien de sensibilizar, de mostrar de forma didáctica la presencia en redes de la organización, sus valores, sus objetivos y beneficios, a fin de fomentar la participación e impulsar una cultura corporativa sólida, amable y del siglo XXI.

Nadie te obliga a estar pero si estás hazlo bien… Con la confección de una buena guía de usos, la empresa establece su propio marco de actuación común en los social media y hace partícipes a sus empleados de su reputación online.

Aquí podemos ver un buen ejemplo de Fraunhofer, una de las organizaciones más importantes en el ámbito de la I+D+i en Europa, que lanzó la campaña “Be Smart, Go Social!” a sus trabajadores para fomentar el buen uso de los medios sociales.

Recomendaciones para los Grupos Académicos de WhatsApp

– Cuando publiques un texto (más allá de dos o tres lineas en respuesta a una conversación) utiliza títulos o asuntos descriptivos, al mismo tiempo conciso. Cuando el hilo de discusión derive hacia otro tema, cambia el asunto, para que refleje mejor el tema de conversación en esa instancia

– El WhatsApp no es un medio idoneo para discutir puntos de vista, mucho menos para insultar o faltar el respeto. Si algo de lo publicado molesta tu sensibilidad utiliza el privado para comunicarlo.

– La palabra escrita puede ser fácilmente malinterpretada, no hay que envalentonarse por el anonimato digital: mañana puedes encontrarte a ese padre en la puerta del colegio.

– Por este mismo motivo, no hay que criticar a los docentes. Si se tiene un problema con un profesor, es mejor hablarlo con él en privado. No es constructivo descargarse en el grupo.

– Todos somos padres: no hagas de papá de los demás. En todos los cursos hay una madre (padre es más raro) que se erige dueña del grupo y trata a los demás como si de ella dependiera la supervivencia de la clase, el colegio y hasta la ciudad si la apuras. Es esa que no duda en compartir fotos del horario de las clases, de lo que acaba de preguntarle a la profesora o de cómo hay que hacer las manualidades que nos encargan.

– No lanzar rumores contra el centro ni sus profesores.

– Evitar fotos innecesarias que solo hacen que consumir datos y memoria del teléfono, tipo “hoy mi hija se ha traído a casa este jersey, ¿es de alguien?”  Esta frase implica recibir al menos 25 mensajes que dicen “mío no”.

– El lenguaje escrito tiene las suficientes herramientas para expresar el tono el que enviamos un mensaje. No es educado recurrir a las mayúsculas para expresar que gritamos.

– Es conveniente revisar la ortografía antes de pulsar la tecla enviar. No sólo por evitar errores puramente gramaticales, sino porque el corrector puede jugar malas pasadas y hacernos tener  falos  fallos enormes.

– En un grupo de estas características, hay momentos de grande actividad como son inicio de curso, horarios, fiestas de navidad.. en WhatsApp no hay límite de caracteres, así que lo mejor es no acaparar espacio y enviar todo en una misma frase.

Las 10 Reglas Históricas

El 28 de octubre de 1995, Sally Hambridge, una directiva de Intel, elaboró oficialmente el documento llamado RFC1855 (Request for Comments 1855), orientado a los empleados de la empresa para que aprendieran cómo comportarse en Internet, en aquella época, algo mucho más minoritario que ahora. Este documento define las reglas de etiqueta de la red en nombre de la comunidad abierta que participa en el desarrollo de estándares de Internet, el IETF (Internet Engineering Task Force, en español, Grupo de Trabajo de Ingeniería de Internet) y especialmente, dentro de éste, para el RUN (Responsible Use of the Network Working Group, en español, Grupo de Trabajo de Uso Responsable de la Red)

Sin embargo, estas normas de netiqueta no son rígidas e inamovibles, sino que se adaptan a cada comunidad o grupo social, quienes van elaborando sus propias reglas, e incluso designando a personas encargadas única y exclusivamente de su cumplimiento.

El libro Netiquette de Virginia Shea publicado en 1994 contiene 10 reglas básicas de comportamiento en la red, los cuales se describen a continuación:

  • Regla 1: Nunca olvide que la persona que lee el mensaje es otro ser humano con sentimientos que pueden ser lastimados.
  • Regla 2: Adhiérase a los mismos estándares de comportamiento en línea que usted sigue en la vida real.
  • Regla 3: Sepa en qué lugar del ciberespacio está; observar la conducta, costumbres y leer las normas del sitio. Ya que en todas no funcionan de la mismas forma.
  • Regla 5: Muestre el lado bueno de sí mismo mientras se mantenga en línea.
  • Regla 6: Comparta sus conocimientos con la comunidad.
  • Regla 7: Ayude a mantener los debates en un ambiente sano y educativo.
  • Regla 8: Respete la privacidad de terceras personas.
  • Regla 9: No abuse de su poder o de las ventajas que pueda usted tener.
  • Regla 10: Excuse los errores de otros. Comprenda los errores de los demás igual que usted espera que los demás comprendan los suyos.

Estos imperativos, o mandamientos, se pueden sintetizar en dos: Ponerse en el lugar del otro siempre que utilicemos la red y pensar que el otro no es siempre como yo

Investigación, compilación y desarrollo de Fabián Sorrentino bajo las siguientes fuentes: Wikipedia, Comunidad de Electrónicos, Blog.GUK , Comunidad de Electrónicos.