¿Cuáles están siendo los alimentos más demandados por los consumidores? ¿Hacia dónde se está moviendo el mercado? ¿acaso están cambiado las tendencias alimenticias, rompiendo con la línea que veníamos siguiendo en los últimos años?

Nuestra mirada es que hay un grupo de tendencias que los investigadoras venían anunciando hace unos años que recién están tomando vuelo del lado del consumidor.

1. Aventura y descubrimiento de nuevos productos.

Los consumidores se están mostrando cada vez más aventureros en términos alimentarios, saliendo un poco de su zona de confort. Según la empresa de investigación de mercados Innova Market Insight, demandarán experiencias multisensoriales:  sabores nuevos y sorprendentes, texturas inéditas, juegos de temperaturas e ingredientes en productos donde no esperaríamos encontrarnos. “Se trata de llevar un nuevo y sorprendente viaje culinario”, aseguran los investigadores.

Consumidores aventureros

2. Un mundo cada vez más vegetal.

Siguiendo la tendencia de años anteriores, el mundo vegetal seguirá siendo tendencia. Muchos consumidores apuestan por este tipo de productos para mantener una dieta equilibrada. No se trata de excluir totalmente ninguna categorías de alimentos, como la carne, pero sí de incluir más vegetales para encontrar un punto intermedio.

Mundo vegetal

3. Grasas saludables.

Atrás queda la demonización de todo tipo grasas. Los consumidores siguen los consejos de los nutricionistas y dejarán de meter en el mismo saco a todas las grasas, apostando, eso sí, por aquellas más saludables y que aportan múltiples beneficios a la dieta, como es el aceite de oliva. Además, serán tendencia otras grasas saludables menos usadas por los consumidores, como el aceite de coco o el ghee, una mantequilla clarificada muy común en la cocina india.

grasas saludables aceite de oliva

4. Alimentos alternativos.

Alergias, intolerancias o, simplemente, cuestiones éticas hacen que los productos alternativos se conviertan en tendencia, desde productos lácteos sin lactosa o de procedencia vegetal, a artículos sin gluten pasando, incluso, por sustitutivos de la carne y otros productos desarrollados alrededor del mundo vegetariano y vegano.

Alimentos alternativos

5. Alimentos sostenibles.

Si algo tienen claro los consumidores es que el futuro pasa por la sostenibilidad. Si queremos dejar un mundo en condiciones a las generaciones venideras, debemos cuidar al máximo el medioambiente, lo que incluye, por supuesto, a los alimentos. Así, según la empresa de investigación Mintel, el concepto de economía circular llega también al sector alimentario. Los consumidores demandan un control de todo el ciclo de vida del producto, “de la granja a la mesa”, para aseguran la sostenibilidad de los productos que llegar hasta nuestro hogar. Esto pasa por cuidar el modo de cultivo, pero también por los propios procesos, los envases y el reciclaje de los mismos.

Alimentos sostenibles

 

6. Snacking.

El acelerado ritmo de vida  y la falta de tiempo que, en ocasiones,  afecta a muchos consumidores provoca que demanden, cada vez más, snacks saludables que les permitan realizar alguna comida rápida a lo largo del día, pero sin perder nutrientes y manteniendo una dieta equilibrada. Así, productos como los snacks vegetales, cremas untables, combinados de frutos secos o artículos cárnicos preparados se encontrarán entre los que marquen tendencia.

Snacking saludable

7. El reinado de las algas.

Su consumo se ha ido extendiendo desde hace unos años, y lo seguirá haciendo durante 2019. Aparecerán nuevas variedades que se sumarán a las ya conocidas, como nori o wakame, yse empezarán a aplicar en otros alimentos, por lo que podremos encontrar noodles de algas o mantequilla de algas, tal y como recogen los analistas de Whole Foods Market, uno de las mayores cadenas de distribución alimentaria de Estados Unidos.

Reinado de las algas

8. Alimentos para envejecer saludablemente.

Asegurar la calidad de vida conforme vamos quemando etapas de la vida y llegando a la madurez y a la vejez: ese es el objetivo de la mayoría de las personas y, uno de los modos de lograrlo, es a través de la alimentación. Las preferencias de los consumidores pasan por alimentos saludables que conduzcan hacia el bienestar y al cuidado del cuerpo, sobre todo en aquellos que se acercan –o superan– la edad de jubilación.

Envejecimiento saludable

Según Mintel, demandarán productos que ayuden a mejorar la salud ósea, a mantener el cerebro activo o a mantener una salud cardiovascular envidiable. todo con el objetivo de envejecer de manera saludable.

¿Cuál es el panorama a mediano plazo?

Dele la Bienvenida a los Insectos

No es nada extraño pensarlo, porque ya un gran porcentaje de la población mundial consume insectos, pero saber que será comida de todos los días igual suena raro. Es bastante asqueroso, pero en contrapartida sabemos que son ricos en proteínas y bajos en grasa. Quién sabe, quizás en el futuro ya no te desagraden tanto.

Beneficios de los insectos
Aunque no te animes a probarlos, tal vez cambie tu opinión sobre quienes sí lo hacen cuando conozcas los beneficios atribuibles al consumo de insectos.

1. Ayudan a preservar los recursos del planeta
La preocupación por el futuro del planeta impulsa, según Dea, el interés por “encontrar nuevas fuentes de alimentos con un gasto mínimo de recursos”. En ese terreno, la eficiencia de los insectos es indudable, ya que para conseguir 1kg de insectos comestibles es suficiente con utilizar 2kg de alimentos, mientras que para obtener 1kg de carne se requieren 8kg de alimentos. Además, “los insectos se pueden alimentar de residuos alimentarios o humanos”, apostilla la experta.

De Lamo añade que es muy posible que, en el futuro, más que una moda, los insectos sean una necesidad: “Se calcula que para 2050 los requerimientos de proteína serán un 50 por ciento superiores a los actuales y el sistema que tenemos de obtención de proteínas no será suficiente para alcanzar esta nueva demanda”. Los insectos serían una alternativa más, que se añadiría a otras fuentes de proteína, como las algas o la denominada clean meat (carne artificial o cultivada).

Otro de los objetivos relacionados con la sostenibilidad es la mejora de la alimentación animal. De hecho, la profesora comenta que se han hecho “estudios con el salmón atlántico, alimentándolo parcialmente con extractos de larvas de la mosca negra”.

2. Tienen un alto valor nutritivo
Los insectos son ricos en proteínas, grasas (especialmente, poliinsaturadas, omega 3, 6 y 9) y micronutrientes como hierro, calcio, magnesio, fósforo, manganeso, selenio y zinc. “Los insectos proporcionan proteínas y nutrientes de alta calidad en comparación con la carne y el pescado”, declara Dea. “También son ricos en fibra, por lo que mejoran el tránsito intestinal”.

En cuanto a las proteínas, subraya que “el contenido proteico medio es del 50 por ciento, muy superior al de los animales de abasto tradicionales”. La carne de cerdo presenta un 16,6 por ciento de proteínas, la ternera un 21 por ciento, el cordero un 15,6 por ciento y el pollo un 19,9 por ciento. Asimismo, apunta que “la calidad de las proteínas de los insectos es similar en cuanto a aporte de aminoácidos a la proteína de soja”.

También se aprecian diferencias en el contenido de hierro. Así, por ejemplo, se calcula que las orugas mopanas pueden llegar a tener de 37 a 77 mg de hierro por 100 g de producto seco, mientras que la cantidad en la carne de ternera es de unos 6 mg por 100 g de producto seco.

Hay que tener en cuenta que la composición nutricional variará según la especie de insecto y también en función de la fase metamórfica de consumo. “Los insectos pasan por diferentes fases metamórficas; por ejemplo, del gusano de la harina, Tenebrio molitor, nos comemos sus larvas adultas, pero para obtenerlas necesitamos escarabajos hembras y machos. Las hembras ponen los huevos de los que salen las larvas y, una vez son adultas, se convierten en pupas y estas, a su vez, en escarabajos”, explica De Lamo.

3. Poseen una gran versatilidad gastronómica
Hay más de 1.900 especies comestibles de grillos, hormigas, saltamontes, escarabajos, termitas, orugas… En muchos países se consumen enteros o molidos (en forma de polvo o pasta) y se pueden incorporar a otros alimentos. Dea enfatiza la necesidad de cocinarlos bien, pero la forma de hacerlo puede variar: “Fritos, estofados, cocidos, guisados, hervidos o asados”.

De Lamo refiere que los insectos enteros se pueden encontrar “tratados térmicamente y condimentados con especies para su consumo directamente como snacks –como si fueran frutos secos o chips vegetales- y pueden ponerse como ingredientes de diferentes preparaciones culinarias, como ensaladas o pizzas”.

También se pueden comprar las harinas, principalmente de grillo, saltamontes, gusano de la harina y gusano Buffalo en tiendas on-line y en algunos supermercados. “Es importante mencionar que no se comportan tecnológicamente como harinas de cereales”, apostilla la experta de la UOC.

4. Sus riesgos para la salud son mínimos
“En general, los insectos tienen menos riesgos para la salud que otros alimentos”, asevera Dea, que resume los posibles peligros en tres: que contengan antinutrientes como los oxalatos, los fitatos o los taninos; que presenten alérgenos y que tengan restos de pesticidas.

De Lamo añade que, “en principio, los insectos que se consumen en Europa (larvas, grillos y saltamontes) no tienen microorganismos patógenos o virus que puedan afectar a los humanos”. En este sentido, la pregunta clave a la que habría que contestar es si, en caso de que se contaminasen con patógenos humanos como la Salmonella, podrían transmitirlos. La experta aclara que “todo esto se está investigando porque se van a crear granjas de insectos”. También preocupa la posibilidad de que los insectos acumulen metales pesados.

En todo caso, Dea considera que son aptos para todas las edades y “están especialmente indicados en niños para completar dietas nutricionalmente deficientes”.

Respecto a la creación de granjas, la profesora de la Universidad CEU considera que la cría de insectos “puede generar oportunidades empresariales tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados”.

Pez Cobia

La cobia  también llamada esmedregal, pejepalo, bonito negro o bacalao, es un pez marino, del género Rachycentron que a su vez es el único de la familia Rachycentridae. es un pez que se cría en granjas de peces, y que está por convertirse en uno de los grandes alimentos del futuro. Debido a su poder de adaptación y reproducción, será una de las principales fuentes de alimento.

Azúcar y Sal Modificadas

Una nueva variedad de la sal se va a agregar a las comidas, y las va a hacer más sanas. Con el azúcar va a pasar algo parecido, porque los endulzantes van a ser más naturales y la comida no va a tener grandes concentraciones de azúcar.

Frutas Encapsuladas

Las cápsulas de frutas van a dar la certeza de tener todas las vitaminas en un pequeño objeto. Aunque en un comienzo van a ser muy caras, probablemente se popularicen con el tiempo y usando las tecnologías a disposición se les dará el sabor que prefieran.

¿Y qué consideramos nos depara el futuro?

Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial logrará algoritmos que nos digan qué comer. Lo que es bueno para mí puede que no lo sea para ti. Nos encaminamos a una nutrición individualizada que requerirá analizar un sinfín de datos genéticos, metabólicos y de estilo de vida

La inteligencia artificial se empleará cada vez más para crear alimentos saludables. Gracias a ella, se precisarán muchas menos pruebas o análisis de laboratorio hasta dar con el producto buscado. “Un ejemplo claro es una mayonesa hecha con legumbres y vegetales en la que el fundador y director ejecutivo Amazon, Jeff Bezos, acaba de invertir 30 millones de dólares.

nutrición Personalizada o Nutrigenómica

Es una rama de la genómica nutricional que pretende proporcionar un conocimiento molecular (genético) sobre los componentes de la dieta que contribuyen a la salud mediante la alteración de la expresión y/o estructuras según la constitución genética individual. La Nutrigenómica es básicamente el estudio de las interacciones entre el genoma y nutrientes.

Algunos principios de la genómica nutricional son:

  • hay acciones de los componentes de la dieta sobre el genoma humano que, directa o indirectamente, pueden alterar la expresión o estructura de los genes;
  • en algunos individuos y bajo ciertas circunstancias, la dieta puede ser un factor de riesgo de una enfermedad;
  • algunos genes regulados por la dieta (y sus variantes comunes) pueden desempeñar un papel en el inicio, en la incidencia, en el avance o en la severidad de las enfermedades crónicas;
  • el grado en el cual la dieta influye sobre el binomio salud-enfermedad puede depender de la constitución genética individual, y
  • cualquier intervención dietética basada en el conocimiento de las necesidades nutricionales, el estado nutricional y el genotipo (por ejemplo, «la nutrición individualizada») será útil para prevenir, mitigar o curar las enfermedades crónicas.

La ciencia de la nutrición incorpora, en el siglo XXI, el conocimiento del metabolismo, de las interacciones genes-nutrientes y de los alimentos, con la finalidad de mejorar la alimentación y la salud y ofrecer, cada vez más, una nutrición personalizada.

Puede entenderse que uno de los pilares fundamentales de la nutrición moderna es el desarrollo de la Nutrigenómica. De hecho, una mejora en la alimentación y, en consecuencia, de la salud pasa ineludiblemente por la demanda de nuevos especialistas en nutrición capaces no sólo de entender la nutrición desde un punto de vista clásico, sino también de aplicar e incorporar las nuevas tecnologías de la era postgenómica (como la genómica funcional, la Epigenómica, la transcriptómica, la proteómica y la metabolómica), de conocer los conceptos de biología sistémica, de aplicar estos conocimientos que aportan las nuevas tecnologías genómicas a casos concretos, de ser capaces de conocer con más profundidad las interacciones genesnutrientes, de tener un buen conocimiento sobre los alimentos funcionales y su industria, de estar bien entrenados también dentro del campo de la seguridad alimentaria y conocer las leyes que regulan este campo, y de poder llegar en un futuro, integrando todo esto, no simplemente a dar consejos generales a la población sobre la salud, sino de establecer realmente lo que se conoce como nutrición personalizada, que considera tanto las propiedades saludables de los componentes de los alimentos como los antecedentes genéticos de cada persona, con el fin de mejorar su calidad de vida.

Aunque se han invertido considerables recursos de todo tipo en mejorar la tecnología para la medición del genoma y los sistemas biológicos, la evaluación de la ingesta dietética sigue siendo inadecuada. La investigación sobre Nutrigenómica permite comprender los efectos de la ingesta dietética en la salud y podría ser útil en un futuro para combatir la obesidad.

Mientras los científicos siguen investigando y piden cautela al interpretar sus hallazgos sobre la influencia de la genética en la nutrición, hay restaurantes que ya se han lanzado a la aventura de diseñar una alimentación basada en los genes de cada persona.

En esos locales se realiza un análisis genético a los futuros clientes unas semanas antes de que acudan a ellos y con los resultados obtenidos se elabora un menú personalizado de acuerdo con sus características genéticas, que indicarían qué alimentos les sientan mejor o son más convenientes para su salud.

En términos productivos estamos hablando de genómica aplicada a la agricultura y la ganadería. Un campo que de la mano de la biotecnología será la encargada de revolucionar el mundo.

Cocina Robótica

El experto en innovación alimentaria vaticina que la restauración que viene se apoyará en buena medida en el “uso de robots para cocinar, servir… se robotizará todo el mundo de la restauración”.

Impresión 3D

Las impresoras 3D son cada vez más asequibles económicamente y pueden tener mucho recorrido en el mundo de la gastronomía. Con ellas es posible imprimir múltiples tipos de productos (carne, pasta, pan…) y dejar volar la creatividad.

La estudiante holandesa de la Universidad de tecnología de Eindhoven, Elzelinde van Doleweerd, se ha asociado con The 3D Food Company, una empresa de tecnología con sede en China, para crear productos alimenticios impresos en 3D a partir de restos de alimentos. Los alimentos impresos por Elzelinde, que incluyen muestras similares a galletas crujientes hechas de papas moradas y arroz, son una continuación de un proyecto de la recién graduada diseñadora, que comenzó durante su licenciatura en Diseño Industrial en la Universidad con sede en Eindhoven, Holanda.

En China, la gente come mucho arroz, pero también se desperdicia mucho arroz hervido. Así que creé una pasta alimenticia imprimible con arroz en lugar de pan, así como verduras y frutas. En el proceso, hiervo las verduras y las cáscaras de frutas, seco el pan o uso el arroz hervido. Los ingredientes se trituran, se mezclan, se muelen y se limpian. Después se puede imprimir y hornear una pasta suave. Habiendo trabajado anteriormente con alimentos que normalmente se desperdician en Holanda, como pan, frutas y verduras, los nuevos conceptos de Van Doleweerd utilizan algunos de los productos alimenticios más desperdiciados en China. Los dos conceptos incluyen pastas hechas de arroz y de papas moradas, que se pueden utilizar para imprimir diferentes diseños, como patrones geométricos 2D y formas 3D, como tazas. Después de hornear, están totalmente deshidratados, para asegurarse de que no quede agua en los alimentos. Esto es para que no tenga lugar ninguna actividad bacteriana. De esta manera, la comida es segura y podemos guardarla por un período muy largo.

Blockchain en alimentación

El blockchain del que tanto se habla en el ámbito financiero también causa furor en el mundo de la alimentación. En realidad no es nada nuevo; es lo que antes se conocía como trazabilidad, pero hay compañías que apuestan por aplicarlo hasta sus últimas consecuencias. Así, Gracias al empleo de aplicaciones móviles, se puede hacer partícipe al consumidor de cómo se ha criado el pollo que va a comprar, si ha tomado antibióticos, cómo se ha alimentado, cuántos kilos ha engordado…

Compilado por el Dr Fabián Sorrentino, creador del Modelo MƐT® Para su lectura en el Diplomado en Desarrollo de Nuevos Alimentos. Fuentes: Dis-Up. Wikipedia. Vix. CuidatePlus.