El conductismo, el cognitivismo y el constructivismo son las tres amplias teorías de aprendizaje más utilizadas en la creación de ambientes de instrucción. Estas teorías, sin embargo, se desarrollaron en una época en la que el aprendizaje no se veía afectado por la tecnología. En los últimos veinte años, la tecnología ha reorganizado la forma en que vivimos, cómo nos comunicamos y cómo aprendemos. Las necesidades de aprendizaje y las teorías que describen los principios y procesos de aprendizaje, deben reflejar los entornos sociales subyacentes. Vaill enfatiza que “el aprendizaje debe ser una forma de ser, un conjunto continuo de actitudes y acciones de los individuos y grupos que emplean para tratar de mantenerse al día de los acontecimientos sorprendentes, novedosos, desordenados, molestos y recurrentes…” (1996, p. 42).

Los estudiantes de hace tan sólo cuarenta años completarían la escolaridad requerida y entrarían en una carrera que a menudo duraría toda la vida. El desarrollo de la información era lento. La vida del conocimiento se medía en décadas. Hoy en día, estos principios fundamentales han sido alterados. El conocimiento está creciendo exponencialmente. En muchos campos la vida del conocimiento se mide ahora en meses y años. González (2004) describe los desafíos de la vida del conocimiento que disminuye rápidamente:

Uno de los factores más persuasivos es la disminución de la vida media del conocimiento. La “vida media del conocimiento” es el lapso de tiempo que transcurre desde que se obtiene el conocimiento hasta que se vuelve obsoleto. La mitad de lo que se conoce hoy en día no se conocía hace 10 años. La cantidad de conocimiento en el mundo se ha duplicado en los últimos 10 años y se está duplicando cada 18 meses según la Sociedad Americana de Entrenamiento y Documentación (ASTD). Para combatir la disminución de la vida media del conocimiento, las organizaciones se han visto obligadas a desarrollar nuevos métodos de despliegue de la instrucción.

Algunas tendencias significativas en el aprendizaje:

Muchos estudiantes se trasladarán a una variedad de campos diferentes, posiblemente no relacionados entre sí, a lo largo de su vida.
El aprendizaje informal es un aspecto significativo de nuestra experiencia de aprendizaje. La educación formal ya no comprende la mayoría de nuestro aprendizaje. El aprendizaje se produce ahora de diversas maneras: a través de comunidades de práctica, redes personales y mediante la realización de tareas relacionadas con el trabajo.

El aprendizaje es un proceso continuo, que dura toda la vida. El aprendizaje y las actividades relacionadas con el trabajo ya no están separados. En muchas situaciones, son lo mismo.
La tecnología está alterando (recableando) nuestros cerebros. Las herramientas que usamos definen y dan forma a nuestro pensamiento.
Tanto la organización como el individuo son organismos de aprendizaje. El aumento de la atención a la gestión del conocimiento pone de relieve la necesidad de una teoría que intente explicar el vínculo entre el aprendizaje individual y el organizacional.
Muchos de los procesos que antes manejaban las teorías del aprendizaje (especialmente en el procesamiento de la información cognitiva) pueden ahora ser descargados a la tecnología o apoyados por ella.
El saber-hacer y el saber-qué se están complementando con el saber-dónde (la comprensión de dónde encontrar el conocimiento necesario).

ANTECEDENTES

Driscoll (2000) define el aprendizaje como “un cambio persistente en el rendimiento humano o en el potencial de rendimiento…[que] debe producirse como resultado de la experiencia e interacción del alumno con el mundo” (p.11). Esta definición abarca muchos de los atributos comúnmente asociados con el conductismo, el cognitivismo y el constructivismo, es decir, el aprendizaje como un estado cambiado y duradero (emocional, mental, fisiológico (es decir, habilidades)) que se produce como resultado de las experiencias e interacciones con el contenido o con otras personas.

Driscoll (2000, p14-17) explora algunas de las complejidades de definir el aprendizaje. El debate se centra en:
  • Fuentes válidas de conocimiento: ¿Ganamos conocimiento a través de las experiencias? ¿Es innato (presente en el nacimiento)? ¿Lo adquirimos a través del pensamiento y el razonamiento?
  • Contenido del conocimiento: ¿Es el conocimiento realmente conocible? ¿Es directamente conocible a través de la experiencia humana?
  • La última consideración se centra en tres tradiciones epistemológicas en relación con el aprendizaje: Objetivismo, Pragmatismo e Interpretivismo
  • El objetivismo (similar al conductismo) afirma que la realidad es externa y es objetiva, y el conocimiento se obtiene a través de las experiencias.
  • El pragmatismo (similar al cognitivismo) afirma que la realidad es interpretada, y el conocimiento es negociado a través de la experiencia y el pensamiento.
  • El Interpretivismo (similar al constructivismo) afirma que la realidad es interna, y el conocimiento se construye.
  • Todas estas teorías de aprendizaje sostienen la noción de que el conocimiento es un objetivo (o un estado) que se puede alcanzar (si no es ya innato) ya sea a través del razonamiento o de las experiencias. El conductismo, el cognitivismo y el constructivismo (construido sobre las tradiciones epistemológicas) intentan abordar cómo es que una persona aprende.
  • El conductismo afirma que el aprendizaje es en gran medida incognoscible, es decir, que no es posible comprender lo que ocurre dentro de una persona (la “teoría de la caja negra”). Gredler (2001) expresa que el conductismo está compuesto por varias teorías que hacen tres supuestos sobre el aprendizaje:
El comportamiento observable es más importante que la comprensión de las actividades internas

El comportamiento debe centrarse en elementos simples: estímulos y respuestas específicas
El aprendizaje es sobre el cambio de comportamiento

El cognitivismo a menudo toma un modelo de procesamiento de información de computadora. El aprendizaje se considera un proceso de entradas, gestionado en la memoria a corto plazo, y codificado para ser recordado a largo plazo. Cindy Buell detalla este proceso: “En las teorías cognitivas, el conocimiento es visto como construcciones mentales simbólicas en la mente del aprendiz, y el proceso de aprendizaje es el medio por el cual estas representaciones simbólicas se comprometen con la memoria”.

El constructivismo sugiere que los estudiantes crean conocimiento a medida que intentan comprender sus experiencias (Driscoll, 2000, p. 376). El conductismo y el cognitivismo ven el conocimiento como algo externo al alumno y el proceso de aprendizaje como el acto de interiorizar el conocimiento. El constructivismo asume que los aprendices no son recipientes vacíos para ser llenados con conocimiento. Por el contrario, los alumnos intentan activamente crear significado. Los alumnos a menudo seleccionan y persiguen su propio aprendizaje. Los principios constructivistas reconocen que el aprendizaje en la vida real es desordenado y complejo. Las aulas que emulan la “confusión” de este aprendizaje serán más eficaces para preparar a los alumnos para el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

LIMITACIONES DEL CONDUCTISMO, EL COGNITIVISMO Y EL CONSTRUCTIVISMO

Un principio central de la mayoría de las teorías de aprendizaje es que el aprendizaje ocurre dentro de una persona. Incluso las opiniones constructivistas sociales, que sostienen que el aprendizaje es un proceso socialmente representado, promueven el principio de que el individuo (y su presencia física, es decir, basada en el cerebro) aprende. Estas teorías no abordan el aprendizaje que tiene lugar fuera de las personas (es decir, el aprendizaje que se almacena y manipula mediante la tecnología). Tampoco describen cómo se produce el aprendizaje dentro de las organizaciones.

Las teorías del aprendizaje se refieren al proceso real de aprendizaje, no al valor de lo que se aprende. En un mundo interconectado, vale la pena explorar la manera misma de la información que adquirimos. La necesidad de evaluar el valor del aprendizaje de algo es una meta-habilidad que se aplica antes de que el aprendizaje en sí comience. Cuando el conocimiento está sujeto a la escasez, se asume que el proceso de evaluación de la valía es intrínseco al aprendizaje. Cuando el conocimiento es abundante, la evaluación rápida del conocimiento es importante. El rápido aumento de la información suscita otras preocupaciones. En el entorno actual, a menudo es necesario actuar sin aprendizaje personal, es decir, tenemos que actuar extrayendo información fuera de nuestro conocimiento primario. La capacidad de sintetizar y reconocer conexiones y patrones es una habilidad valiosa.

Muchas preguntas importantes surgen cuando las teorías de aprendizaje establecidas se ven a través de la tecnología. El intento natural de los teóricos es continuar revisando y evolucionando las teorías a medida que las condiciones cambian. Sin embargo, en algún momento las condiciones subyacentes se han alterado de manera tan significativa, que ya no es sensato seguir modificándolas. Se necesita un enfoque completamente nuevo.

Algunas cuestiones que hay que explorar en relación con las teorías del aprendizaje y el impacto de la tecnología y las nuevas ciencias (el caos y las redes) en el aprendizaje:

  • ¿Cómo se ven afectadas las teorías del aprendizaje cuando el conocimiento ya no se adquiere de manera lineal?
  • ¿Qué ajustes hay que hacer con las teorías de aprendizaje cuando la tecnología realiza muchas de las operaciones cognitivas que antes realizaban los alumnos (almacenamiento y recuperación de información)?
  • ¿Cómo podemos seguir estando al día en una ecología de la información que evoluciona rápidamente?
  • ¿Cómo abordan las teorías de aprendizaje los momentos en los que se necesita un rendimiento en ausencia de una comprensión completa?
  • ¿Cuál es el impacto de las redes y las teorías de complejidad en el aprendizaje?
  • ¿Cuál es el impacto del caos como proceso de reconocimiento de patrones complejos en el aprendizaje?
  • Con un mayor reconocimiento de las interconexiones en diferentes campos del conocimiento, ¿cómo se perciben los sistemas y las teorías ecológicas a la luz de las tareas de aprendizaje?
UNA TEORÍA ALTERNATIVA

Incluir la tecnología y la creación de conexiones como actividades de aprendizaje comienza a trasladar las teorías de aprendizaje a la era digital. Ya no podemos experimentar personalmente y adquirir el aprendizaje que necesitamos para actuar. Derivamos nuestra competencia de la formación de conexiones. Karen Stephenson afirma:

La experiencia ha sido considerada durante mucho tiempo como el mejor maestro del conocimiento. Como no podemos experimentar todo, las experiencias de otras personas, y por lo tanto de otras personas, se convierten en el sustituto del conocimiento. “Almaceno mi conocimiento en mis amigos” es un axioma para recoger el conocimiento a través de la recolección de personas (sin fecha).

El caos es una nueva realidad para los trabajadores del conocimiento. ScienceWeek (2004) cita la definición de Nigel Calder de que el caos es “una forma críptica de orden”. El caos es el colapso de la previsibilidad, que se manifiesta en complicados arreglos que inicialmente desafían el orden. A diferencia del constructivismo, que afirma que los alumnos intentan fomentar la comprensión mediante la realización de tareas con sentido, el caos afirma que el sentido existe: el reto del alumno es reconocer los patrones que parecen estar ocultos. La creación de significados y la formación de conexiones entre comunidades especializadas son actividades importantes.

El caos, como ciencia, reconoce la conexión de todo con todo. Gleick (1987) afirma: “En el clima, por ejemplo, esto se traduce en lo que sólo se conoce a medias como el Efecto Mariposa, la noción de que una mariposa que agita el aire hoy en Pekín puede transformar los sistemas de tormentas el próximo mes en Nueva York” (p. 8). Esta analogía pone de relieve un verdadero desafío: la “dependencia sensible de las condiciones iniciales” impacta profundamente en lo que aprendemos y en la forma en que actuamos en base a nuestro aprendizaje. La toma de decisiones es indicativa de esto. Si las condiciones subyacentes utilizadas para tomar decisiones cambian, la decisión en sí ya no es tan correcta como lo era en el momento en que se tomó. La capacidad de reconocer y ajustarse a los cambios de patrones es una tarea de aprendizaje clave.

Luis Mateus Rocha (1998) define la auto-organización como la “formación espontánea de estructuras, patrones o comportamientos bien organizados, a partir de condiciones iniciales aleatorias”. (p.3). El aprendizaje, como proceso autoorganizado, requiere que el sistema (sistemas de aprendizaje personal u organizativo) “sea abierto en cuanto a la información, es decir, para que pueda clasificar su propia interacción con un entorno, debe ser capaz de cambiar su estructura…”. (p.4). Wiley y Edwards reconocen la importancia de la autoorganización como proceso de aprendizaje: “Jacobs argumenta que la auto-organización de las comunidades es una manera similar a la de los insectos sociales: en lugar de que miles de hormigas se crucen en los senderos de feromonas de cada uno y cambien su comportamiento en consecuencia, miles de humanos se cruzan en la acera y cambian su comportamiento en consecuencia”. La autoorganización a nivel personal es un microproceso de las construcciones de conocimiento de autoorganización más amplias creadas en los entornos corporativos o institucionales. La capacidad de formar conexiones entre las fuentes de información, y por lo tanto crear patrones de información útiles, es necesaria para aprender en nuestra economía del conocimiento.

REDES, MUNDOS PEQUEÑOS, LAZOS DÉBILES

Una red puede definirse simplemente como conexiones entre entidades. Las redes informáticas, las redes de energía y las redes sociales funcionan según el simple principio de que las personas, los grupos, los sistemas, los nodos y las entidades pueden conectarse para crear un todo integrado. Las alteraciones dentro de la red tienen un efecto dominó en el conjunto.

Albert-László Barabási afirma que “los nodos siempre compiten por las conexiones porque los vínculos representan la supervivencia en un mundo interconectado” (2002, pág. 106). Esta competencia está en gran medida opacada dentro de una red personal de aprendizaje, pero la puesta en valor de ciertos nodos por encima de otros es una realidad. Los nodos que adquieren un mayor perfil tendrán más éxito en la adquisición de conexiones adicionales. En un sentido de aprendizaje, la probabilidad de que un concepto de aprendizaje se vincule depende de lo bien que esté vinculado en la actualidad. Los nodos (pueden ser campos, ideas, comunidades) que se especializan y obtienen reconocimiento por sus conocimientos tienen mayores posibilidades de reconocimiento, lo que da lugar a una polinización cruzada de las comunidades de aprendizaje.

Los vínculos débiles son enlaces o puentes que permiten conexiones cortas entre la información. Nuestras pequeñas redes mundiales están generalmente pobladas de personas cuyos intereses y conocimientos son similares a los nuestros. Encontrar un nuevo trabajo, por ejemplo, a menudo ocurre a través de lazos débiles. Este principio tiene un gran mérito en la noción de serendipia, innovación y creatividad. Las conexiones entre ideas y campos dispares pueden crear nuevas innovaciones.

El conectivismo es la integración de principios explorados por el caos, la red y las teorías de complejidad y autoorganización. El aprendizaje es un proceso que tiene lugar en entornos nebulosos de elementos centrales cambiantes, no totalmente bajo el control del individuo. El aprendizaje (definido como el conocimiento accionable) puede residir fuera de nosotros mismos (dentro de una organización o una base de datos), se centra en conectar conjuntos de información especializada, y las conexiones que nos permiten aprender más son más importantes que nuestro estado actual de conocimiento.

El conectivismo está impulsado por la comprensión de que las decisiones se basan en fundamentos que se alteran rápidamente. Continuamente se adquiere nueva información. La capacidad de distinguir entre información importante y no importante es vital. La capacidad de reconocer cuando la nueva información altera el paisaje basado en decisiones tomadas ayer también es crítica.

Principios de conectivismo:

  • El aprendizaje y el conocimiento se basa en la diversidad de opiniones.
  • El aprendizaje es un proceso de conexión de nodos especializados o fuentes de información.
  • El aprendizaje puede residir en aparatos no humanos.
  • La capacidad de saber más es más crítica que lo que se conoce actualmente
  • Es necesario cultivar y mantener las conexiones para facilitar el aprendizaje continuo.
  • La capacidad de ver las conexiones entre campos, ideas y conceptos es una habilidad fundamental.
  • La actualidad (conocimiento preciso y actualizado) es la intención de todas las actividades de aprendizaje conectivista.
  • La toma de decisiones es en sí misma un proceso de aprendizaje. La elección de lo que se debe aprender y el significado de la información entrante se ve a través de la lente de una realidad cambiante. Aunque ahora hay una respuesta correcta, puede que mañana esté equivocada debido a las alteraciones en el clima de información que afectan a la decisión.
  • El conectivismo también aborda los desafíos que muchas empresas enfrentan en las actividades de gestión del conocimiento. El conocimiento que reside en una base de datos debe estar conectado con las personas adecuadas en el contexto adecuado para poder ser clasificado como aprendizaje. El conductismo, el cognitivismo y el constructivismo no intentan abordar los desafíos del conocimiento y la transferencia organizacional.

El flujo de información dentro de una organización es un elemento importante de la eficacia organizativa. En una economía del conocimiento, el flujo de información es el equivalente al oleoducto en una economía industrial. La creación, preservación y utilización de la corriente de información debería ser una actividad organizacional clave. El flujo de conocimientos puede compararse con un río que serpentea a través de la ecología de una organización. En ciertas áreas, el río se estanca y en otras áreas refluye. La salud de la ecología del aprendizaje de la organización depende de una alimentación efectiva del flujo de información.

El análisis de las redes sociales es un elemento adicional para comprender los modelos de aprendizaje en la era digital. Art Kleiner (2002) explora la “teoría cuántica de la confianza” de Karen Stephenson que “explica no sólo cómo reconocer la capacidad cognitiva colectiva de una organización, sino cómo cultivarla y aumentarla”. Dentro de las redes sociales, los centros son personas bien conectadas que pueden fomentar y mantener el flujo de conocimientos. Su interdependencia da lugar a un flujo eficaz de conocimientos, que permite la comprensión personal del estado de las actividades en el plano organizativo.

El punto de partida del conectivismo es el individuo. El conocimiento personal se compone de una red que alimenta a las organizaciones e instituciones, las cuales a su vez retroalimentan la red, y luego siguen proporcionando aprendizaje al individuo. Este ciclo de desarrollo del conocimiento (de lo personal a la red y a la organización) permite a los alumnos mantenerse actualizados en su campo a través de las conexiones que han formado.

Landauer y Dumais (1997) exploran el fenómeno de que “las personas tienen muchos más conocimientos de los que parecen estar presentes en la información a la que han estado expuestos”. Proporcionan un enfoque conectivista al afirmar “la simple noción de que algunos dominios del conocimiento contienen un gran número de interrelaciones débiles que, si se explotan adecuadamente, pueden amplificar enormemente el aprendizaje mediante un proceso de inferencia”. El valor del reconocimiento de patrones y la conexión de nuestros propios “pequeños mundos de conocimiento” son evidentes en el impacto exponencial que se proporciona a nuestro aprendizaje personal.

John Seely Brown presenta una interesante noción de que Internet aprovecha los pequeños esfuerzos de muchos con los grandes esfuerzos de pocos. La premisa central es que las conexiones creadas con nodos inusuales apoyan e intensifican las actividades de grandes esfuerzos existentes. Brown proporciona el ejemplo de un proyecto del sistema de la Universidad Comunitaria del Condado de Maricopa que vincula a los ciudadanos de la tercera edad con los estudiantes de la escuela primaria en un programa de mentores. Dado que los niños “escuchan a estos ‘abuelos’ mejor que a sus propios padres, la tutoría realmente ayuda a los maestros… los pequeños esfuerzos de los muchos -los ancianos- complementan los grandes esfuerzos de los pocos -los maestros-” (2002). Esta amplificación del aprendizaje, el conocimiento y la comprensión a través de la extensión de una red personal es el epítome del conectivismo.

Implicaciones

La noción de conectivismo tiene implicaciones en todos los aspectos de la vida. Este documento se centra en gran medida en su impacto en el aprendizaje, pero también se impactan los siguientes aspectos:

Gestión y liderazgo. La gestión y la obtención de recursos para lograr los resultados deseados es un reto importante. Darse cuenta de que no puede existir un conocimiento completo en la mente de una persona requiere un enfoque diferente para crear una visión general de la situación. Los equipos diversos de puntos de vista diferentes son una estructura crítica para explorar completamente las ideas. La innovación es también un desafío adicional. La mayoría de las ideas revolucionarias de hoy en día en un momento dado existieron como un elemento marginal. La capacidad de las organizaciones para fomentar, nutrir y sintetizar los impactos de los diversos puntos de vista de la información es fundamental para la supervivencia de la economía del conocimiento. La velocidad de “de la idea a la aplicación” también mejora en una visión sistémica del aprendizaje.
Medios de comunicación, noticias, información. Esta tendencia está muy avanzada. Las principales organizaciones de medios de comunicación están siendo desafiadas por el flujo de información abierto, en tiempo real y en ambos sentidos de los blogs.
La gestión de los conocimientos personales en relación con la gestión de los conocimientos de la organización
Diseño de entornos de aprendizaje

CONCLUSIÓN

La tubería es más importante que el contenido dentro de la tubería. Nuestra capacidad de aprender lo que necesitamos para el mañana es más importante que lo que sabemos hoy. Un verdadero desafío para cualquier teoría de aprendizaje es actuar el conocimiento conocido en el punto de aplicación. Cuando el conocimiento, sin embargo, es necesario, pero no conocido, la capacidad de conectar con las fuentes para cumplir con los requisitos se convierte en una habilidad vital. A medida que el conocimiento continúa creciendo y evolucionando, el acceso a lo que se necesita es más importante que lo que el aprendiz posee actualmente.

El conectivismo presenta un modelo de aprendizaje que reconoce los cambios tectónicos de la sociedad en la que el aprendizaje ya no es una actividad interna e individualista. La forma en que las personas trabajan y funcionan se altera cuando se utilizan nuevas herramientas. El campo de la educación ha sido lento en reconocer tanto el impacto de las nuevas herramientas de aprendizaje como los cambios ambientales en lo que significa aprender. El conectivismo proporciona una visión de las habilidades de aprendizaje y las tareas necesarias para que los estudiantes prosperen en la era digital.

Un aporte de Gearge Simens traducido al español con fines netamente académicos.

Referencias

Barabási, A. L., (2002) Linked: The New Science of Networks, Cambridge, MA, Perseus Publishing.

Buell, C. (undated). Cognitivism. Retrieved December 10, 2004 from http://web.cocc.edu/cbuell/theories/cognitivism.htm.

Brown, J. S., (2002). Growing Up Digital: How the Web Changes Work, Education, and the Ways People Learn. United States Distance Learning Association. Retrieved on December 10, 2004, from http://www.usdla.org/html/journal/FEB02_Issue/article01.html

Driscoll, M. (2000). Psychology of Learning for Instruction. Needham Heights, MA, Allyn & Bacon.

Gleick, J., (1987). Chaos: The Making of a New Science. New York, NY, Penguin Books.

Gonzalez, C., (2004). The Role of Blended Learning in the World of Technology. Retrieved December 10, 2004 from http://www.unt.edu/benchmarks/archives/2004/september04/eis.htm.

Gredler, M. E., (2005) Learning and Instruction: Theory into Practice—5th Edition, Upper Saddle River, NJ, Pearson Education.

Kleiner, A. (2002). Karen Stephenson’s Quantum Theory of Trust. Retrieved December 10, 2004 from http://www.netform.com/html/s+b%20article.pdf.

Landauer, T. K., Dumais, S. T. (1997). A Solution to Plato’s Problem: The Latent Semantic Analysis Theory of Acquisition, Induction and Representation of Knowledge. Retrieved December 10, 2004 from http://lsa.colorado.edu/papers/plato/plato.annote.html.

Rocha, L. M. (1998). Selected Self-Organization and the Semiotics of Evolutionary Systems. Retrieved December 10, 2004 from http://informatics.indiana.edu/rocha/ises.html.

ScienceWeek (2004) Mathematics: Catastrophe Theory, Strange Attractors, Chaos. Retrieved December 10, 2004 from http://scienceweek.com/2003/sc031226-2.htm.

Stephenson, K., (Internal Communication, no. 36) What Knowledge Tears Apart, Networks Make Whole.Retrieved December 10, 2004 from http://www.netform.com/html/icf.pdf.

Vaill, P. B., (1996). Learning as a Way of Being. San Francisco, CA, Jossey-Blass Inc.

Wiley, D. A and Edwards, E. K. (2002). Online self-organizing social systems: The decentralized future of online learning. Retrieved December 10, 2004 from http://wiley.ed.usu.edu/docs/ososs.pdf.