Esta 1ra dimensión definida en el Modelo MET: la Dimensión Estructural del ser humano; y a nuestro criterio, mal llamada física, es fundamental para comprender nuestra existencia desde una perspectiva biológica y material.

La misma abarca varios aspectos clave que juntos constituyen la base de nuestra vida y el bienestar que experimentamos.

Fisiología: La fisiología es la ciencia que estudia las funciones y mecanismos que ocurren dentro de los sistemas vivos. En el caso de los seres humanos, se enfoca en cómo los distintos sistemas del cuerpo, como el circulatorio, respiratorio, digestivo, nervioso, y endocrino, trabajan de manera integrada para mantener la vida y responder a los cambios en el ambiente. Por ejemplo, la fisiología explica cómo el corazón bombea sangre para distribuir nutrientes y oxígeno a todas las células del cuerpo.

Anatomía: La anatomía se ocupa del estudio de la estructura y organización del cuerpo humano. Incluye el análisis de cómo están dispuestos los huesos, músculos, órganos y tejidos, y cómo estas estructuras se conectan entre sí. La anatomía es esencial para entender la localización de los órganos y cómo su disposición afecta su función y la salud en general.

Morfología: La morfología se centra en la forma y estructura externa del cuerpo humano. Analiza las características visibles que definen nuestra apariencia física, como la estatura, la forma del cuerpo, las proporciones de las extremidades, y las características faciales. La morfología es importante para identificar variaciones normales y anormales en la forma del cuerpo, lo que puede ser indicativo de ciertas condiciones de salud o adaptaciones evolutivas.

Salud: La salud es el estado de funcionamiento óptimo de los sistemas del cuerpo y se considera un recurso para la vida diaria, no solo la ausencia de enfermedad o dolencia. La salud incluye el bienestar físico, mental y social, y es influenciada por factores genéticos, ambientales y de comportamiento. Mantener una buena salud implica cuidar de todos los aspectos de la dimensión estructural, así como de las dimensiones emocional, mental y espiritual del ser humano.

En conjunto, la Dimensión Estructural del ser humano es una parte integral de nuestra existencia que nos permite interactuar con el mundo que nos rodea. Es la base sobre la cual se construyen las demás dimensiones de nuestra vida, y su cuidado y comprensión son esenciales para lograr una vida plena y saludable. La medicina, la biología y otras ciencias relacionadas continúan explorando y descubriendo nuevos aspectos de esta dimensión, lo que nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida y afrontar los desafíos de la salud en la sociedad moderna.
.

¿Cómo afecta la dimensión estructural a nuestra calidad de vida?

  1. Fisiológicamente, un cuerpo que funciona correctamente nos permite realizar actividades cotidianas sin impedimentos. Por ejemplo, un sistema cardiovascular saludable facilita la práctica de deportes y actividades físicas, lo que a su vez puede mejorar la salud mental y emocional1.
    .
  2. Anatómicamente, la estructura de nuestro cuerpo influye en nuestra capacidad para movernos y reaccionar al entorno. Una buena postura y alineación corporal pueden prevenir dolores y lesiones, permitiéndonos disfrutar de una vida más activa y menos limitada por el dolor2.
    .
  3. Morfológicamente: la forma de nuestro cuerpo, también juega un papel en cómo nos percibimos a nosotros mismos y cómo nos perciben los demás. La autoimagen positiva es crucial para la autoestima y la confianza, lo que puede influir en nuestras interacciones sociales y éxito personal3.

En un estado de salud óptimo nos permite funcionar a nuestro máximo potencial. La salud no es solo la ausencia de enfermedad, sino también un estado de bienestar físico, mental y social. Mantener una buena salud nos ayuda a confrontar los desafíos de la vida y a alcanzar nuestras metas y aspiraciones4.

En resumen, la dimensión estructural es fundamental para una vida plena y satisfactoria. Cuidar de nuestra salud física es el 1er paso para prevenir enfermedades y vivir una vida rica y plena en todos los aspectos.

Más información: 1 scielo.cl   2 scielo.isciii.es   3 carpentech.es    4 scielo.sld.cu   5 scielo.org.co   6 dx.doi.org   7 dx.doi.org

.
¿Cuál es el papel de la genética en esta dimensión?

La genética juega un papel crucial en la dimensión estructural del ser humano, ya que determina las características heredadas que conforman nuestra fisiología, anatomía y morfología. Los genes que heredamos de nuestros padres influyen en aspectos como la estructura ósea, la forma del cuerpo, la predisposición a ciertas enfermedades y la capacidad de respuesta a factores ambientales1234.

Por ejemplo, la genética puede determinar la eficiencia con la que nuestro cuerpo realiza funciones fisiológicas, como el metabolismo o la respuesta inmunológica. Asimismo, puede influir en la forma y tamaño de nuestros órganos y sistemas, lo que a su vez afecta nuestra salud y bienestar general2.

Además, ciertas condiciones genéticas pueden predisponernos a enfermedades hereditarias o a tener una mayor susceptibilidad a problemas de salud específicos. Por otro lado, la genética también puede conferir ventajas, como una mayor resistencia a ciertas enfermedades o una recuperación más rápida de lesiones1.

En resumen, la genética es un factor determinante en la dimensión estructural, ya que proporciona el marco sobre el cual se construyen y mantienen nuestras características físicas y nuestra salud a lo largo de la vida. Por ello, comprender nuestra genética es esencial para promover una vida saludable y para el desarrollo de tratamientos médicos personalizados3.

.
Más información: 1 elsevier.es   2 es.wikipedia.org   3 tuinfosalud.com   4 vitonica.com   5 mdelarosa.es

Desde la perspectiva del coaching ontológico

Esta dimensión es la base física y material sobre la cual construimos nuestra realidad y cómo nos relacionamos con el mundo. El coaching ontológico la denomina: EL CUERPO y se enfoca en cómo interpretamos nuestra existencia y cómo nuestras estructuras mentales y físicas influyen en nuestras acciones y en la observación del mundo.

Desde el modelo MET (Modelo de Educación Transformativa)

Podríamos considerar la dimensión estructural como parte del proceso de superación humana, donde la fisiología, anatomía y morfología son aspectos que pueden ser transformados o transmutados para alcanzar un mayor potencial humano.

Desde la perspectiva de la ontología de la conciencia

Se interesa en cómo la conciencia se relaciona con el cuerpo y el cerebro, y cómo diferentes tipos o niveles de conciencia pueden existir. En este contexto, la dimensión estructural sería el fundamento material que soporta la conciencia y permite su manifestación en el mundo físico.

En conjunto, estas disciplinas ofrecen un enfoque holístico que no solo valora la salud física, sino también cómo nuestra estructura física se relaciona con nuestra conciencia, percepciones y desarrollo personal. Cuidar de nuestra salud física es crucial, pero es igualmente importante considerar cómo nuestra estructura física impacta y es impactada por nuestra mente y espíritu.

Compilado e Integrado por el Dr. Fabián Sorrentino.