La Manipulación es una presión sobre el cerebro de otros individuos con el fin de que haga lo que tu quieres o necesitas. La persuación, por su parte, es una forma de influencia para lograr un acuerdo, sin que necesariamente recaiga en manipulación, declara el Dr Fabián Sorrentino en su formación de mentores.

La primera incluye un aspecto de control sobre la mente del otro, la segunda, para que sea genuina y ética, debe ser una herramienta de ayuda para los demás:

– Trata con amabilidad. Basados en un interés genuino por las necesidades del otro.
– Despierta el interés del otro a través de los Intereses en común.
– Deja de preocuparte por la impresión que das, aprende a escuchar y hacer las preguntas apropiadas.
Crea una argumentación coherente de lo que ofreces.
– Mantiene una reputación adecuada (confianza y credibilidad personal).
– Usa el canal de comunicación apropiado, para que la comunicación sea fluida.

Los argumentos lógicos son importantes a la hora de persuadir, pero la fiabilidad cuenta mucho más. Por lo tanto:

Aprender a ser más persuasivo no requiere de trucos, sino de sabiduría para relacionarte y presentar un tema.

Para ver las principales diferencias recomiendo prestar atención a este gráfico:


¿Cómo lograr un buen vínculo?

El afecto es la base de la salud emocional e intelectual de todo ser humano. Las relaciones sociales como las familiares son más armoniosas y satisfactorias cuanto mayor sea la calidez que las sostiene.

Un buen vínculo es la mayor clave a la hora de buscar fiabilidad. Para lograrlo te recomiendo:
1 – Mantente transparente, con una actitud abierta. Sin esconderte. Para eso, da al otro las formas de encontrarte fácilmente cuando te necesite.
2 – Abre tu mente como para No rechazar ningún otro punto de vista diferente del tuyo.
3 – Siempre mira y escucha las ventajas que ve la otra persona. pregunta si no entiendes.
4 – La fiabilidad tiene que ver con tu rango, experiencia, formación personal y sobre el tema con el fin de sorprender al otro.
5 – Si tus intenciones no son buenas, retírate de la negociación, ya que será tiempo perdido.

Aprendiendo a Crear Influencia

La influencia es algo que tiene más que ver con la escucha y comprensión que con otra cosa. Para lograrlo el mejor recurso es el Elevator Pitch.

Para Aprender a armarlo responde a estas preguntas
1 – ¿Quién eres, en qué trabajas y cuál es tu empresa?
Estas preguntas te llevarán a saber presentarte.

2 – ¿Cuál es tu idea producto o servicio y por qué es único o mejor que el de la competencia?
Definir en forma sintética y clara lo que ofreces, diferenciandolo del resto. Valor agregado.
Estudia y cita especialistas como registro de tu investigación. Conoce los argumentos contrarios.
Conoce el trabajo de los expertos y dale crédito.

3 – ¿Cuál es tu objetivo o el objetivo de tu empresa?
El otro siempre debe saber cuál es el próximo paso para seguir relacionándose.

¿Cómo llevar adelante tu Elevator Pitch?

– ¿Cuál es el grado de conexión personal establecida con el tema y con el otro?
La gente no compra lo que haces, sino el porque lo haces. Refeja tu motivación.

Trabaja en la calidad del mensaje
¿Tienes claro lo que vas a comunicar. Como puedes contarlo de manera interesante?
¿Cuentas con Historias o ejemplos del día a día de otros?

– ¿Cómo estas usando la Voz?
No podemos cambiar la voz, pero si la pronunciación, las pausas y el enfásis que le das.
Prueba con leer un libro y pide Feedback.

Este artículo es material de lectura de la carrera de Mentoring ofrecida por el Dr Fabián Sorrentino.