El formato JPEG lleva entre nosotros veintidós años, es sorprendente que durante estas dos décadas otro formato más sofisticado no haya conseguido ocupar su lugar. Pero esta situación podría estar a punto de cambiar ya que hay dos propuestas disponibles: el BPG, ‘Better Portable Graphics’, desarrollado por Fabrice Bellard, un programador experimentado y el JPG XS. Estos formatos (entre otros) prometen arrebatarle el título de formato de imagen universal al JPG.

La cualidad más evidente de estos nuevos formatos es su elevada tasa de compresión, ocupando la mitad que otro JPEG con la misma calidad de imagen. Todos sabemos que en Internet el peso de los archivos es muy importante, así que por sí sola esta característica podría impulsar su adopción. Otro aspecto importante es que:

«Comprimiendo las imágenes con JPEG XS no se compromete la calidad del archivo en absoluto: incluso los expertos no pueden encontrar la diferencia entre un original y un archivo de JPEG XS comprimido», explica Touradj Ebrahimi.

Otra cualidad importante, es que soporta un canal alfa adicional (es el que identifica la opacidad o transparencia de cada píxel), y también los espacios de color RGB, YCgCo y CMYK, así como soporte nativo de 8 bits por canal. Otra capacidad interesante de estos formatos es que permiten comprimir imágenes sin pérdida de calidad. Y, por supuesto, permite incluir en las imágenes metadatos EXIF, XMP e ICC.

Según el creador del BPG, el nuevo formato está basado en el códec de vídeo H.265, con lo que es posible tener archivos más pequeños (gracias a una alta compresión) y renderizar 14 bits por canal en lugar de 8. Además cuenta con el apoyo de la mayoría de los navegadores, soporta los mismos formatos de croma que el JPG y permite la inclusión de metadatos como XMP, ICC o EFIX.

Aunque desde el punto de vista técnico estos formatos nos ofrecen muchas ventajas frente a JPEG, no va a resultarle fácil ocupar su lugar por una razón evidente: JPEG ha conseguido ser adoptado de una forma masiva.

Por el momento BPG no está soportado por la mayor parte de los navegadores y los programas de manipulación de imágenes que utilizamos actualmente, pero todo llegará. En este momento para que un navegador sea capaz de renderizar una imagen en este formato es necesario instalar un decodificador de BPG escrito en JavaScript que ocupa 71 Kbytes.

Entre las características del nuevo formato BPG:

  • Alto rango de compresión. Archivos mas pequeños que en formato JPEG pero de calidad similar o mejorada.
  • Basado en el formato HEVC, un formato de compresión estándar para vídeo.
  • Soporte de los mismos colores cromáticos que JPG (Grayscale, YCbCr 4:2:0, 4:2:2, 4:4:4). Soporte de un canal Alpha (transparencia).
  • Soporte de los espacios de color RGB, YCgCo y CMYK.
  • Soporte nativo para canales de 8 a 14 bits.
  • Soporte para Lossless Compression.
  • Soporte para la inclusión de metadata en los archivos (EXIF, ICC profile, XMP, etc).

El impacto en el rendimiento de un ordenador de sobremesa moderno es mínimo, pero en los dispositivos móviles que tanto usamos hoy en día debería ser mayor. Eso sí, este problema desaparecerá en el momento en que BPG consiga ser soportado de forma nativa. Veremos si logra su cometido, pero, hasta entonces, merece la pena seguirle la pista.

Estos datos fueron aportados por Brenda Salazar, Verónica Joce y Sergio I. Lizárraga P.

Por su parte Oscar Colorado Nates dice en el diario universal: Para poder ver películas en 4K de Netflix hace falta un formato ultra eficiente y allí es cuando tiene sentido el JPG XS.

Este ha sido creado –y pensado– para visionar los archivos en streaming, en la edición profesional de películas, fotografía, realidad virtual, realidad aumentada, drones, transmisiones en directo, etc., incluso cuando se comparte el archivo en 5G o redes WiFi.

Actualmente, el nuevo formato está pendiente de la aprobación ISO. A corto plazo, se empleará para usos profesionales.