Etimologías de Chile concibe el término Coach como un (sustantivo masculino) inglés que data del siglo XVI y fue tomado del francés. En español puede traducirse como: ‘carruaje’, ‘autobús’, ‘vagón’, pero también ‘instructor’, ‘tutor privado’, ‘entrenador’, ‘preparador físico’. No la acepta el DLE, pero se utiliza mucho en español (plural coaches) en los medios artísticos y deportivos con el último sentido (entrenador).

En inglés se documenta desde 1556, derivada del francés coach, a su vez del germano Kutsche y éste del húngaro kocsi szekér, literalmente “carruaje de Kocs, Kocsi o Kotsi”. Kocs, Hungría una pequeña población cercana al río Danubio, donde este vehículo, jalado por tres caballos, comenzó a utilizarse hacia el siglo XV, durante el reinado de Matías Corvino. El nombre de algunos vehículos de aquel tiempo provenía del lugar de su primera manufactura, por ejemplo, la berlina (del francés berline), un carro de cuatro ruedas diseñado en Berlín en el siglo XVII. Fue hasta el siglo XIX, en 1848, que el término coach comenzó a usarse en Inglaterra con el sentido de ‘asistente escolar que preparaba estudiantes antes de un examen’. Después pasó a significar también ‘entrenador deportivo’ (1885), y tal vez desde mediados del siglo XX, un ‘tutor o profesor de personas que se entrenan para canto, baile, danza, actuación’, etc.

Sobre el motivo de este giro en el significado de coach, se explica porque el entrenador hace las veces del carruaje, que permite al alumno* llegar a sus metas de aprendizaje más pronto, del mismo modo que un coche hace que el viajero alcance mucho más rápido su destino, en comparación de hacerlo a pie.

Es importante señalar que la lengua húngara pertenece a la familia urálica, no indoeuropea, que los lingüistas estiman comenzó a evolucionar hace unos 3000 o más años. Kocsi szekér fue trasladado al latín (año 1499) como cocius currus (‘carroza del comerciante’, ya que Kocsi era un pueblo en la ruta comercial entre Budapest y Viena) y en 1526, currus kotsi (‘la carroza o carruaje de Kotsi o Kocsi), de donde surgen los equivalentes en otros lenguajes: cocchio (italiano), kochija (serbio), kochi (albanés), kocz (polaco), coach (francés e inglés).

Si bien el término coach tiene una procedencia directa desde el ámbito deportivo y este a su vez de un medio de transporte húngaro (kocsi secker), es en el entorno empresarial y personal desde donde se conoce por coaching al proceso dialógico y praxeológico mediante el cual el coach o entrenador genera las condiciones para que la persona o grupo implicados en dicho proceso busquen el camino para alcanzar los objetivos fijados usando sus propios recursos y habilidades fuertemente apoyados de la motivación, responsabilidad y creatividadHay muchos métodos y tipos de coaching los cuales varían en gran medida de acuerdo a la escuela filosófica a la que se suscriban.

La persona que realiza el proceso de coaching recibe el nombre de coach (entrenador), mientras que la persona que lo recibe se denomina coachee (AFI: [koʊtʃˈiː], «entrenado» o persona en entrenamiento).

El Origen del Coaching relacionado al entrenamiento pertenece a varias escuelas y una no es más válida que otras, como varios de mis entrenadores pretendían confundirnos entre los finales de los 90 y los primeros años del nuevo siglo. Con el fin de resarcir a la nueva generación de estudiantes les pido que tomen en cuenta la siguiente clasificación.

Por otra parte, los esfuerzos que percibí por parte de varios entrenadores de pretender apropiarse la concepción ontológica para el Coaching también me resultó significativa. De hecho, la mayoría de ellos vive el concepto ontológico como parte del coaching mismo, como una palabra que define exclusivamente a un tipo de coaching. En lugar de observarlo como una rama de la filosofía independiente de la cual no solo el coaching a abrevado, sino múltiples disciplinas como explico en este artículo:

Por su parte, Wikipedia**, describe tres características fundamentales para poder distinguir entre un tipo de coaching y otro:

  1. Metodología: puede ser directiva o no directiva, es decir, qué tanta participación tiene el expertise del coach en la materia del tema a tratar en la sesión, si este transfiere información, juicio o experiencia al cliente (directivo) o si promueve un ambiente adecuado para el desarrollo del conocimiento tácito (no directivo), en otras palabras, que el cliente aprenda por sí mismo.
    .
  2. Finalidad: el fin del proceso de coaching puede ser para un objetivo personal o laboral.
    .
  3. Participantes: los procesos de coaching se pueden llevar a cabo uno a uno o en grupo.

A colación de esta clasificación considero útil revisar este gráfico elaborado por nuestra fundación. Desde ya estoy seguro que este es solo un primer esbozo que la comunidad de coaches podría enriquecer y co-construir en forma conjunta.

En este sentido, tomando en cuenta las tres variables se pueden distinguir prácticamente todos los tipos de coaching, independientemente del nombre comercial o descriptivo que utilicen. Por ejemplo, un servicio de coaching ejecutivo para el director general de una empresa realizado por un coach ontológico será un coaching directivo, laboral, uno a uno. Si a este mismo proceso le cambiamos el objetivo por uno personal, sería un coaching de vida. Si en vez de ser realizado para el director general, es para el equipo de la dirección de Capital Humano, será un coaching de equipos; si se trata de fines personales entre los miembros de una familia, estaríamos hablando de coaching familiar.

Esto no es tan fácil distinguirlo de acuerdo a las definiciones del mercado, ya que encontraremos desde un simple coaching de negocios (sin mayor descripción sobre su metodología o número de participantes) hasta servicios como coaching sistémicocoaching con caballos, cuyo nombre solo nos ayuda a descifrar una pequeña parte del enfoque metodológico. Por lo tanto, es necesario plantear estas preguntas de acuerdo a la metodología, finalidad y participantes al profesional del coaching para entender de mejor manera qué tipo de servicio ofrece.

Un desarrollo del Dr Fabián Sorrentino extractado del Manual del Mentor.

Fuentes Consultadas:
  • Los aportes de: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez para Etimologías de Chile basados en las siguientes fuentes: Century Dictionary on line. Oxford English Dictionary. 1984. Edición impresa. Lectura del 27 de enero de 2019.
  • «coching funcional». «el coaching». Coach empresarial: quién es y cuáles son sus funciones motivacionales»Lexington.es. 2017. Consultado el 30 de mayo de 2017.
  • Vergara, Enrique (2015). «Historia del Coaching»Historia del Coaching. EVS. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. Consultado el 11 de noviembre de 2015.
  • «Sobre el liderazgo moderno»www.ThriveProductivity.com. 2018. Consultado el 19 de mayo de 20
  • Echeverría, Rafael (2005). Ontología del Lenguaje. Chile: Comunicaciones Noreste Ltd
  • Shervington, Martin (2005). Coaching Integral:Além do Desenvolvimento Pessoal (en portugués). Río de Janeiro: QualityMark Editora. p. 161. ISBN 8573036141. Archivado desde el original el 7 de mayo de 2016. Consultado el 10 de mayo de 20
  • Anwandter, Paul (2014). Introducción al Coaching Integral (2ª edición). Santiago de Chile: Chan Editores. p. 33. ISBN 9789562845946
  • Whitmore, John (1992). Coaching
  • Ravier, Leonardo (2016). Coaching no directivo.
  • Elejabeitia, Jon (2018). Coaching con Design Thinking
  • Zeus, P. & Skiffington, S. (2002) Guía completa de coaching en el trabajo. Madrid: Mc Graw Hill
  • McCracken, M. & Wallace, M. (2000). Towards a redefinition of strategic HRD. Journal of European Industrial Training, 24, 425-436
  • Núñez-Cacho, P., Grande, F. A., & Pedrosa-Ortega, C. (2012). Nuevos retos en el desarrollo de carrera profesional: el modelo Boundaryless Career. Universia Business Review, 34 (1) 14-35
  • Leader Summaries (ed.). «Coaching, de John Whitmore». Consultado el 5 de agosto de 2016
  • Muela Regidor, David. «¿Qué es el coaching y en qué puede ayudarte?». Consultado el 10 de diciembre de 2017
  • «S04E07 Couches odontológicos, ¿los curanderos del siglo XXI o sherpas para la transición hacia el transhumanismo?»www.linkedin.com. Consultado el 7 de septiembre de 2019.

* Invito a revisar la palabra alumno (sin luz), en el lenguaje de nuestra profesión nos referimos al otro como coachee, rol de quién esta consultando a alguien que opera como facilitador del proceso, pero que lo validad como un par. en términos de Maturana, como un legítimo otro.
** Consultado por última vez el 9 de Mayo de 2020