Si te has formado como coach has aprendido las bondades de una educación basada en competencias. Pero lo más probable es que nunca te hayas preguntado acerca de: ¿es la metodología más apropiada para estos tiempos?

En toda creación está plasmado el espíritu de su creador

Cuando comprendas esto, encontrarás un nuevo sentido a lo que quiso decir Marshall Mc Luhan cuando declaró: “El medio es el mensaje” o lo que los pedagogos dicen acerca del valor del ejemplo en la educación: El niño no hará acorde a lo que tu digas, sino al ejemplo que le hayas dado. Bueno, esto mismo cuenta para la mayoría de los adultos.

Esta reflexión viene a colación de la necesidad de estar presente para el significado de las palabras. Ya que ellas transmiten el primer espíritu con el que fueron concebidas. Recuperar la etimología nos tornará consciente del proceso multiplicador del lenguaje.

Revisemos el significado etimológico de la palabra competencias

La palabra competencia viene del latín competentia cualidad del que lucha para conseguir un premio”.
Compuesta con: El prefijo con- (entero, junto, por completo), como en consolidar y consumir. … y el sufijo -ia que indica cualidad, como en: confluencia, frecuencia y sentencia.

¿Qué reflexión te trae esta definición? ¿Sabiendo que el significado original parte de allí y que los seres humanos estamos condicionados por nuestro lenguaje que me puedes decir?

De las Competencias al desarrollo de Coperencias

Sin duda hasta finalizar el Nivel 3 del Modelo MƐT® nos hemos concentrado en prepararte para desarrollar 16 Metacompetencias que te aportaron supervivencia, creemos que ha llegado la hora de ir hacia un nivel de comprensión más elevado.

Dentro del marco de la ESS hablamos de coperencias, o cooperencias en el sentido japonés de Keiretsu (系列) concepto que define a un conjunto de empresas que mantienen relaciones de carácter comercial y participaciones entrelazadas. Estas compañías comparten participación accionaria, consejos de administración conjuntos y desarrollan estrategias de negocio en periodos de más largo plazo. Las empresas que forman un Keiretsu suelen cerrar precios e impiden que fuerzas externas puedan vender sus productos. Dicho esto no te sorprenderá que japón sea la tercera potencia económica a nivel mundial. En la que viven más de 120 millones de personas en prosperidad. Como si fuera poco, el archipiélago presume de poseer la esperanza de vida más alta del mundo, un sistema educativo ejemplar, una distribución coherente de la renta y unos índices de desarrollo humano dignos de estudio.

¿Estas listo ahora para aprender algo de su cultura y ver que lecciones podemos aprender?

De Competencias e Incompetencias a la Coperación

El desarrollo de coperencias es parte del modelo de Aprendizaje Transpersonal y Transformativo que desarrollamos desde sonria.com y hoy estamos aplicando en la Asociación Latinoamericana de Coaches y uno de sus socios: Generación Zoe.

El mismo pertenece a la corriente constructivista sistémica que desde hace algo más de 20 años se mantiene en desarrollo. Allí se plantea que así como un modelo basado en competencias puede servirnos para abordar la supervivencia, el modelo de coperencias es el más indicado para trabajar en el desarrollo de los estadíos superiores de conciencia.

Pero claro, esto implica que como sociedad aprendamos a cooperar. Para el cual les recomiendo ver este video:

¿Qué tal el video? Anota para ti, un mínimo de tres conclusiones en tu manual de ejercicios, acerca de lo que aprendiste del video.

A continuación veamos un ejercicio de coaching donde las personas aprenden a tomar conciencia de ambos modelos, el de competencia y el de cooperación.

Al final del ejercicio te pido que saques tus propias reflexiones, antes de continuar leyendo… pueden ser preguntas, conclusiones, apreciaciones sobre el ejercicio, como fuera. Pero reflexiona y no continúes leyendo hasta que estés listo a dar el siguiente paso. ¿Aceptas el desafío?

Ahora ve al final de este artículo y envíanos tu conclusión. Avísanos por el WhatsApp del grupo que has cumplido con esta consigna.

¿Has sido obediente? Tienes una conclusión concreta que eres capaz de expresar a otros. ¿O te has dejado atropellar por tu propia impaciencia?

Lo que sigue solo tiene sentido de lectura, posterior a que nos transmitas abajo tu reflexión.

Una vez visto ambos ejercicios
1 – ¿A quién le ha pasado por la cabeza preguntarse cuántas bolas en total han conseguido recolectar en los distintos casos?
Si te ha sucedido, probablemente signifique que estás despierto y tienes una conducta proactiva en lugar de ver pasivamente un video.

2 – ¿Te ha sucedido la inquietud de que habría que contarlas y dividirlo por cuatro para ver cuanto le toca a cada uno en ambos casos (sistema competitivo versus cooperativo)?
Suponiendo que al dividir la cantidad total conseguida como equipo, sea menor en algunos casos a los conseguido por alguno de los participantes: ¿Te parece útil y superador el modelo coperativo?

3 – Hagamos dos equipos entonces, a la derecha los que no les parece superador el modelo cooperativo, porque si este ejercicio fuera real muchos no se esforzarían y vivirían esperando que otros, que tiene más expertise traigan más o sean los responsables. Y de la izquierda los que les parece que este este modelo cooperativo es la mejor forma. A este equipo les pido que funden un argumento de porque esta dinámica les resulta superadora…

4 – Una vez que los del equipo cooperativo ofrezcan sus argumentos, les preguntamos a los del equipo de la derecha, ¿que les parecen a ustedes estos argumentos?

Este es tu momento para desplegar tus habilidades como coach observando las actitudes y conductas de los que hablan y de los que escuchan y responden. Da Feedback pero no tomes partido.

5 – Luego de eso pregúntales: ¿qué aprendió cada equipo? les doy unos minutos y le pido que expongan a cada equipo.

6 – Finalmente les pregunto, ahora que hicieron el ejercicio y escucharon lo que cada equipo hizo y comentó…
¿Si esto fuera el mundo real… quién con la mano el el corazón se cruzaría de bando, a partir de lo que escuchó del otro equipo?
Solo si realmente consideran que esta es una mejor elección.

7 – Sin pretender controlar el resultado, los dejo con sus elecciones y retomo recién una pregunta en el próximo encuentro… A una semana del ejercicio: ¿qué de nuevo tienen para decirme?
Como coaches observamos si hay un aprendizaje transformador y lo validamos. si alguien se queda defendiendo posiciones como en el pasado encuentro, simplemente le muestro de que hay un tiempo para realizar los ejercicios, argumentar, un tiempo para tomar nuestras decisiones y un tiempo para aceptar las consecuencias de las decisiones que tomé.

Compilación y desarrollo del Dr Fabián Sorrentino. Un extracto del Manual del Mentor.