Actividad específica que realiza cada cooperativa (procurar trabajo a los socios; comercialización de los productos agrarios de los socios; consecución de una vivienda para el socio; el crédito al socio; la enseñanza al socio, otros), que determina la clase de la misma (trabajo asociado, agraria, viviendas, crédito, enseñanza, etc) y, en consecuencia, el anticipo societario y el retorno cooperativo que reciben los socios por la realización de dicha Actividad.

El aprendizaje y el trabajo colaborativo es un enfoque que trata de organizar las actividades dentro del aula para convertirlas en una experiencia social y académica de aprendizaje. Los estudiantes trabajan en grupo para realizar las tareas de manera colectiva.

La Actividad cooperativa y las estructuras cooperativas

Una estructura de la Actividad cooperativa lleva a los integrantes a contar con los iguales, a colaborar y asistirse mutuamente a lo largo del desarrollo de la actividad. En cambio, una estructura de la Actividad competitiva conduce a que
los integrantes de una organización rivalicen entre ellos por ser los primeros en acabar la tarea o por ser el que mejor sabe hacer algo, por lo tanto, a no asistirse unos a otros, sino todo lo contrario, a ocultarse información, a guardar celosamente la respuesta correcta de una cuestión o las soluciones de un problema, o a no decir la forma de resolverlo, declara Shelly Kagan.

De esta manera, estas estructuras cooperativas de la Actividad se nos antojan imprescindibles. Desde nuestra experiencia práctica, constatamos que aunque hayamos mentalizado a los pequeños grupos sobre la necesidad de trabajar
en equipo e incluso les hayamos ayudado a organizarse en equipo, si simplemente les decimos que lo que tengan que hacer lo hagan en equipo, entre todos y todas, no saben cómo hacerlo: unos/as pretenden imponer su punto de vista, mientras que otros/as sólo pretenden copiar el resultado de una Actividad en su cuaderno, confundiendo el tenerlo hecho con el saber hacerlo. La utilización de una estructura cooperativa, garantiza la interacción entre todos
los miembros de un equipo a la hora de trabajar juntos, porque todas estas estructuras tienen un factor común, tal y como comentamos anteriormente: “obliga” a los miembros del grupo a contar los unos con los otros; todos/as, sin excepción alguna, son participantes activos.

Principios básicos de las Estructuras de Kagan
  • Interdependencia positiva,
  • Responsabilidad individual,
  • Participación equitativa
  • interacción simultánea
Habilidades intelectuales que se fomentan con las Estructuras de Kagan

Estas son Habilidades que se necesitan para interactuar en la vida diaria:

  • Habilidades del trabajo en equipo,
  • Habilidades de la resolución problemas,
  • Habilidades de comunicación como:
  • Capacidad de escuchar a los demás
  • Capacidad de expresar sus ideas
  • Capacidad de defender su propio punto de vista.
 Beneficio de utilizar las estructuras de Kagan
  • Crean un clima social positivo.
  • Motivan la participación.
  • Promueven:
    • Desarrollo del carácter,
    • Habilidades de pensamiento,
    • Inteligencias múltiples,
    • Inteligencia emocional, y
    • El aprendizaje cooperativo.
 Ventajas de las Estructuras de Kagan
  • Requieren poco esfuerzo de preparación
  • Permiten utilizarse con todo tipo de contenido académico.
  • Fáciles de poner en ejecución.
Compilado por Fabián Sorrentino de las siguientes fuentes:

Sitio web Kagan: https://www.kaganonline.com/

Glosario de la Economía Social de Isidro Toro Pampols y Carlos Morel Medina. Ediciones Construyendo Asociatividad

Dinámicas Cooperativas de Marcelo Pérez Marrero. Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad. Gobierno de Canarias.

Sitio de Inclusión y calidad educativa