La mayoría de nosotros no seremos recordados en los libros de historia como una celebridad, pero eso no significa que quedemos liberados de crear un significado trascendente para nuestras vidas. Vivir con un propósito en mente, implica validar lo que hemos creado, para que siga vigente y resulte de bendición para las próximas generaciones.

Del legado de los niños, al de los adultos

Para los niños, el legado significa separar lo intemporal de lo transitorio. Ellos tienen una sensación de seguridad y continuidad que proviene de su conexión con Dios, incluso cuando no hay adultos que se preocupen por ellos. Ellos son consientes de que todos enfrentamos opciones en nuestras vidas, a menudo difíciles, lo que les ayuda a prepararse para lo que venga.

.

“No es necesario disponer de una gran fortuna para contribuir al desarrollo de los proyectos a favor de la infancia más vulnerable. Cualquier contribución, por pequeña que sea, puede marcar la diferencia en la vida de las niñas y los niños”, aseguró Victoria Colamarco, representante adjunta de UNICEF Colombia.

Para los adultos, el legado significa crear el futuro, eternizar nuestros talentos. Sentirnos valorados y útiles sin importar la edad. Recordar nuestras prioridades y elegir nuestras vidas basadas en ellas. Aceptar nuestros logros y decepciones. Creando un significado y propósito personal. Dándonos cuenta, que a medida que aportamos nuestro granito de arena, hasta el gesto más pequeño se multiplica en importancia.

Y desde ya, el legado puede tomar muchas formas: hijos, nietos, un negocio, un ideal, un libro, una comunidad, un hogar, una parte de nosotros mismos. Por eso es natural que nos intrigue tanto.

Hoy te invito a comenzar la actividad eligiendo 10 líderes significativos para ti por sus enseñanzas.

Deja claro el legado que eliges tomar de cada uno de ellos. Recuerda que nuestro legado, es por antonomasia, el antónimo de la soledad. Aquí va mi lista. Si concuerdas con alguno de ellos, busca no repetir el legado que eliges tomar.

  • Jesús vino al mundo para revelar al Padre, enseñar la verdad, hacer milagros, servir a los demás, morir por los pecados del mundo y luego resucitar al tercer día, dejándonos como legado al Espíritu Santo. Un ser que nos conecta con el amor, la gracia, la paz y la vida eterna. (Juan 1:1-18; 3:16; 14:6-11; Hebreos 1:1-4; 12:1-2; Colosenses 1:15-20)
    .
  • Mahoma, el fundador del islam, la 2da religión más grande del mundo con +1.800M de seguidores vino para unificar las tribus árabes bajo el credo islámico, y expandir su influencia por el Medio Oriente y el norte de África. Su legado espiritual, político y cultural sigue inspirado a millones de personas a lo largo de la historia. De él he elegido aprender el valor de la perseverancia y la dedicación, la importancia de la caridad y la conciencia de unidad.
    ..
  • Buda, el fundador de una de las principales filosofías del mundo, con +500 millones de adeptos, es un príncipe indio que renunció a su vida de lujo para buscar la verdad y la liberación del sufrimiento. Buda alcanzó un estado de iluminación que inspira a miles de seguidores por el camino del medio, las cuatro nobles verdades y el noble óctuple sendero. De su legado ético y cultural elijo tomar la humildad, la sabiduría y la compasión.
    .
  • Confucio, el fundador de una de las principales corrientes del pensamiento chino, con más de 6M de seguidores es un filósofo y educador del siglo VI a. C. que enfatizó la importancia de la moral, la justicia, la lealtad, la benevolencia, el ritual y el humanismo. De su legado filosófico, social y cultural elijo quedarme con la importancia de la educación, el valor de una moralidad impecable y la importancia de la familia.
    .
  • Einstein, considerado el científico más famoso del siglo XX con su desarrollo de la teoría de la relatividad cambió la forma de entender el espacio, el tiempo, la materia y la energía. Einstein contribuyó a la física cuántica, la cosmología, la estadística y la filosofía de la ciencia. Recibió el premio Nobel de física en 1921, y sigue siendo una figura pública que ha inspirado a generaciones de científicos y pensadores. De su legado científico, intelectual y humanista elijo quedarme con la idea de acuñar una formula que sea la síntesis de nuestras vidas, la concepción cuántica de un mundo infinito e impredecible y con su visión de un Dios que está mas allá de todo.
    .
  • Gandhi, un líder pacifista considerado el padre de la independencia de la India encabezó la resistencia no violenta contra el dominio británico, mediante la desobediencia civil, sus huelgas de hambre, con marchas y protestas. Defendió los derechos de los pobres, los oprimidos, las mujeres y otras minorías. Fue asesinado en 1948. De él tomo  su legado político, social y espiritual como activista y transformador social. Artífice de que el verdadero cambio empieza en nosotros mismos.
    .
  • Picasso, un pintor español, creador de múltiples movimientos artísticos como el cubismo, el expresionismo, el surrealismo, el collage y la escultura, es un artista prolífico, innovador y comprometido, que plasmó en sus obras sus experiencias, emociones y opiniones. De él elijo quedarme con su legado artístico, estético y cultural de influir en tantos artistas y movimientos posteriores.
    .
  • Abraham es el padre de la fe, alguien que no solo creyó en Dios y le obedeció, aun cuando no veía el cumplimiento de sus promesas. Abraham dejó su tierra y su parentela, y siguió a Dios por donde le guiaba, estando dispuesto a ofrecer a su hijo Isaac, confiando en que Dios podía resucitarlo. De su legado espiritual elijo quedarme con su confianza, obediencia y esperanza en Dios. (Génesis 12:1-4; 15:6; 22:1-18; Hebreos 11:8-19)
    .
  • Moisés es el hombre que Dios usó para sacar al pueblo judío de la esclavitud de Egipto y conducirlo hacia la tierra prometida. Dios habló con Moisés cara a cara, como con un amigo, y le reveló su nombre, su voluntad y su gloria. Moisés intercedió por el pueblo cuando pecó, y recibió de Dios los diez mandamientos, De su legado espiritual de fidelidad, humildad y mediación entre Dios y el pueblo. (Éxodo 3:1-15; 33:11-23; 34:27-35; Números 12:3; Deuteronomio 34:10-12) elijo quedarme con su confiabilidad y la capacidad para conversar cotidianamente con el Padre.
    .
  • Pablo, el apóstol de los gentiles, es el misionero incansable, el escritor prolífico, el teólogo profundo. Un perseguidor de la iglesia, hasta que se encontró con Jesús en el camino a Damasco, y se convirtió en un siervo de Cristo, llevando el evangelio a muchas regiones del imperio romano, fundando y fortaleciendo iglesias. Pablo sufrió mucho por causa de Cristo, pero también experimentó su poder y su consuelo. De su legado espiritual elijo quedarme con su pasión, su doctrina, el principio de primero creer para luego ver, la importancia de ser testimonio y esperanza. (Hechos 9:1-22; 13:1-3; 14:21-23; 2 Corintios 11:23-12:10; 2 Timoteo 4:6-8).
    .
  • Leonardo da Vinci es el genio renacentista que se destacó en el arte, la ciencia, la ingeniería y la filosofía. Aunque sus estudios abarcaron múltiples campos interdisciplinarios como la anatomía, la óptica, la botánica, la geología y la acústica. Fue un hombre curioso, creativo y visionario que buscó comprender el mundo y plasmar su belleza a través de los 25 códices que nos llegan hasta hoy, donde plasmó sus observaciones, dibujos, proyectos e invenciones sobre diversos temas. Entre su legado artístico se encuentran La Gioconda, La Última Cena y La Virgen de las Rocas. De su vida y obra elijo aprender el arte de la genialidad, su capacidad taxonómica, el valor de la educación interdisciplinaria y la practica necesaria de múltiples profesiones a lo largo de nuestras vidas.
    .
Ahora pregúntate ►¿Qué patrones encuentras en común entre ellos?

En mi caso he encontrado un profundo sentido espiritual, con un sentido de familia que incluye más allá de la sangre, a las próximas generaciones.

De sus formas rescato sus sonrisas intrépidas, como una muestra genuina de nobleza. Sus palabras de aliento que me acompañaron a atravesar mis momentos más difíciles. Los abrazos cálidos, dulces y profundos que representaron sus obras, operando en mi como consejos sensatos para la superación personal, y la de los que me acompañan. Una entrega sin discreción, que nos libera de las amenaza que resultan del egoísmo, la envidia y la codicia propia de este mundo.

Ahora es tu turno.

La soledad desde un enfoque fenomenológico

Este es el último enfoque que elegimos realizar de la soledad en este libro, con el fin de haber atravesado todas las disciplinas propias que hacen a la Ontología de la Conciencia.

Desde esta perspectiva, a la soledad podríamos concebirla como un regalo que se da a la conciencia, es decir, como una forma de ser y estar en el mundo que implica una reflexión sobre el sentido y el valor de la existencia. Lejos de interpretarla como ausencia de compañía o de vínculos afectivos, al atravesar los niveles iniciales de conciencia, la soledad representa una oportunidad de autoconocimiento, creatividad y libertad.

Para comprender su esencia, es necesario recurrir a la descripción y a la interpretación de las experiencias vividas por las personas que la han padecido o disfrutado. La fenomenología hermenéutica, como método de investigación cualitativa, permite acceder a la riqueza y la complejidad de estas experiencias, reconociendo su singularidad y su significado.

Desde la filosofía de Husserl, Heidegger, Gadamer y Ricoeur, se postula que la realidad no es algo dado, sino que se construye a partir de la interacción entre el sujeto y el objeto, entre el yo y el otro, entre el lenguaje y el mundo. Por lo tanto, la construcción personal de esta soledad puede ser una experiencia riquísima para todos los seres humanos.

Antes de expresarla en toda su riqueza me gustaría que comprendas la soledad desde un enfoque fenomenológico.
.

Las cuatro fases de un análisis fenomenológico de la soledad:

Comienza por una tarea previa, en la cual te invito a clarificar los presupuestos de nuestra soledad. Para ello recolecta algunos fragmentos de tus experiencias vividas, reflexionando sobre las mismas y la estructura en que elegiste integrarlas. Esa compilación de tu experiencia vivida, resultará evidenciada en el texto fenomenológico final de la 4ta fase.

1ra fase: Identifica y explicita los prejuicios, las creencias y las expectativas que como investigadores asumimos de nuestra soledad, así como el propósito y la relevancia que este fenómeno tiene para nosotros.

2da: fase: Recojamos los testimonios de experiencias que otros compañeros han experimentado sobre la soledad ya sea mediante tu observación, sus respuestas a narrativas, sus diarios personales o a través de entrevistas personalizadas.

3ra fase: Analicemos y categoricemos los datos obtenidos, buscando lo que para nosotros representan unidades de significado, categorías, temas y las estructuras de fondo que emerjan de las experiencias relatadas. ¿Puedes volcar este resultado en un cuadro sinóptico? Sintetízalo.

4ta fase: Elabora un texto fenomenológico que integre y comunique tus hallazgos investigativos, respetando la voz y la perspectiva de los participantes, y generando un conocimiento comprensivo y crítico sobre la soledad, que sirva para asistir a otras personas que en lugar de valorarla, la están padeciendo.

Si consideramos que la calidad de tu texto o video (entrega a elección) representa un desafío significativo para otros, lo incluiremos en la versión digital de este libro, en la próxima actualización.
.

¿Cómo entiendes tú la soledad?

Jean-Paul Sartre, un filósofo y escritor francés nos plantea que la soledad es una condición ontológica del ser humano, que surge de la conciencia de su libertad, su responsabilidad y su contingencia. Sartre afirma que el ser humano está condenado a ser libre, y que su libertad lo separa radicalmente de los otros, que son vistos como una amenaza, una mirada o un objeto. Sartre sostiene que el ser humano busca escapar de su soledad mediante la mala fe, el amor o el compromiso, pero que ninguna de estas vías logra superarla, sino que la revelan más profundamente.

La soledad, como legado, podemos entenderla de dos formas: Como una herencia que se recibe o como una huella que se deja. ¿Cómo estás eligiendo tú mismo interpretarla? Dr. Fabián Sorrentino.

En el 1er caso, la estamos asociando a la condición humana de finitud, fragilidad, angustia, nostalgia, pérdida, marginación, exclusión, incomunicación, desesperación… a cualquiera de los resentires que analizamos semiológicamente en este cuadro.

Cualquiera de ellas va a terminar incidiendo en tu percepción sobre la soledad. Por lo tanto, una vez que identifiques tus formas de auto infligirte una soledad «no deseada» lee las propuestas que te ofrecen las 3 disciplinas elegidas para ilustrar este cuadro.

Síntoma o Resentir Ontología de la Conciencia PNL & Coaching Enfoque Terapéutico
Miedo al rechazo, a la crítica o al abandono, por no sentirse aceptado o querido por su imagen. Trabajar la conciencia de la autoaceptación y separación mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan el miedo, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la autoaceptación y el amor propio, mediante técnicas como el anclaje, la visualización positiva, el reencuadre o el rapport. Identificar y modificar las creencias limitantes que generan el miedo, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la confianza y la seguridad en sí mismo, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Buscar apoyo psicológico profesional, para explorar las causas del miedo y las posibles experiencias traumáticas que lo originaron. Aplicar terapias de aceptación y compromiso racional emotiva donde el usuario pueda expresar sus temores, dudas e inseguridades, y recibir orientación, consejo y aliento,
Culpa, vergüenza o auto-reproche, por no estar conforme con su cuerpo o por haberse sometido a la cirugía. Conciencia de la autovaloración y el respeto propio, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la culpa, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar el perdón y la compasión hacia sí mismo, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la culpa, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar terapia racional emotiva, para asistir al usuario a identificar y cuestionar sus pensamientos irracionales, sus emociones negativas y sus comportamientos autodestructivos que le provocan culpa, y a reemplazarlos por pensamientos racionales, emociones positivas y comportamientos saludables.
Ira, frustración o impotencia, por no haber logrado el resultado esperado o por haber sufrido alguna consecuencia negativa de la cirugía. Conciencia de la serenidad y la aceptación, mediante técnicas como la meditación, la consejería, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la ira, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la gestión emocional y el autocontrol, mediante técnicas como la respiración, la relajación, el anclaje o el tapping. Identificar y modificar las expectativas y las exigencias que generan la ira, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la resiliencia y la capacidad de adaptación, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar terapia de solución de problemas, para ayudar al usuario a definir el problema que le genera ira, a generar y evaluar posibles soluciones, a elegir e implementar la mejor opción, y a revisar y ajustar el plan de acción si es necesario.
Envidia, celos o rivalidad, por compararse con otras personas que tienen el aspecto que desean o que les han quitado algo que consideran suyo. Conciencia de la gratitud y la generosidad, mediante técnicas como el yoga, el autoconocimiento, el ejercicio, las narrativas de identidad, el Tai chi,  la expresión artística. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la envidia, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la gratitud y la abundancia, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las comparaciones y las carencias que generan la envidia, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar reestructuración cognitiva, para ayudar al usuario a identificar y modificar los pensamientos distorsionados, las emociones negativas y los comportamientos disfuncionales que mantienen la envidia, y a desarrollar una visión más realista, positiva y constructiva de sí mismo y de los demás.
Inseguridad, duda o indecisión, por no saber si han tomado la decisión correcta o por temer las posibles reacciones de los demás. Conciencia de la confianza y la seguridad, mediante técnicas como la respiración, la relajación, el anclaje o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la inseguridad, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la confianza y la seguridad en sí mismo, mediante técnicas como el anclaje, la visualización positiva, el reencuadre o el rapport. Identificar y modificar las creencias limitantes que generan la inseguridad, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar terapia de autoinstrucciones, para ayudar al usuario a desarrollar un diálogo interno positivo, que le permita afrontar las situaciones que le generan inseguridad, duda o indecisión, y a reforzar su autoeficacia y su autocontrol.
Dependencia, sumisión o falta de autonomía, por dejarse influir por la opinión o la presión de otras personas para hacerse la cirugía o por no atreverse a expresar su verdadero deseo. Conciencia de la independencia y la libertad, mediante la limpieza y el orden, la músicoterapia, Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la dependencia, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la independencia y la libertad, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la dependencia, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar terapia de empoderamiento, para ayudar al usuario a tomar conciencia de su capacidad de decisión, de acción y de cambio, y a desarrollar habilidades para defender sus derechos, expresar sus opiniones, establecer límites y negociar sus intereses.
Aislamiento o vacío, por sentirse incomprendido o abandonado por su entorno o por no tener un propósito o un sentido en su vida. Conciencia de la conexión y el propósito, mediante técnicas como la meditación, la oración, la musicoterapia, las narrativas de identidad, el Tai chi, la expresión artística, Identificar y modificar las creencias irracionales que generan el aislamiento, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la conexión y el sentido, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias limitantes que generan la soledad, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar terapia existencial, para ayudar al usuario a encontrar un sentido y un valor a su vida, a través de la exploración de sus valores, sus metas, sus elecciones y sus responsabilidades, y a superar el vacío, la angustia y la soledad.
Tristeza, depresión o desesperanza, por no sentirse feliz o satisfecho con su nueva imagen o por haber perdido algo valioso para ellos. Conciencia de la alegría y la esperanza, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness la oración activa. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la tristeza, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la alegría y la satisfacción, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la tristeza, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar terapia interpersonal, para ayudar al usuario a mejorar sus relaciones interpersonales, a resolver los conflictos que le generan tristeza, a expresar sus emociones de forma adecuada y a recibir apoyo social.
Ansiedad, estrés o nerviosismo, por tener expectativas demasiado altas o por no saber cómo afrontar los cambios o las dificultades que implica la cirugía. Conciencia de lo real y de lo posible, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, la declaración de actos hostiles y ocultaciones. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la ansiedad, mediante la reestructuración cognitiva. Reforzar la confianza y la seguridad en sí mismo, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la calma y la serenidad, mediante técnicas como la respiración, la relajación, el anclaje o el tapping. Identificar y modificar las expectativas y las exigencias que generan la ansiedad, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la resiliencia y la capacidad de afrontamiento, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar fisioterapia postoperatoria, para mejorar la recuperación física, reducir el dolor, prevenir las complicaciones, favorecer la cicatrización y optimizar los resultados estéticos.
Baja autoestima, falta de confianza o de amor propio, por no valorarse o respetarse a sí mismo o por depender de la aprobación o el reconocimiento de los demás. Conciencia de sí mismo y de su valor, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness y el arte interactivo. Identificar y modificar las creencias limitantes que generan la baja autoestima, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el amor propio, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la autoestima y el amor propio, mediante técnicas como el anclaje, la visualización positiva, el reencuadre o el rapport. Identificar y modificar las creencias limitantes que generan la baja autoestima, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la confianza y la seguridad en sí mismo, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar el cuidado de enfermería, para brindar apoyo emocional, información completa, educación sanitaria, orientación psicológica y acompañamiento durante todo el proceso quirúrgico.
Negación, resistencia o rechazo, por no aceptar su nueva imagen o por querer volver a su estado anterior. Conciencia de la aceptación y el cambio, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness la oración. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la negación, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la aceptación y el cambio, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la negación, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar la cirugía reparadora, para corregir posibles defectos o secuelas de la cirugía estética, mejorar la funcionalidad y la estética de la zona afectada, y restaurar la armonía corporal y la calidad de vida.
Obsesión, compulsión o adicción, por querer cambiar constantemente su aspecto o por no estar nunca satisfecho con lo que tiene. Conciencia de la moderación y la satisfacción, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness, la limpieza y el orden. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la obsesión, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la moderación y la satisfacción, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la obsesión, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar terapia cognitivo-conductual, para identificar y modificar pensamientos distorsionados, emociones negativas y comportamientos disfuncionales que mantienen la obsesión, y desarrollar confrontaciones adaptativas y saludables.
Agresividad, violencia o venganza, por querer hacer daño o humillar a las personas que les han herido o que les han hecho sentir inferiores. Conciencia de la empatía y la compasión, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la agresividad, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la empatía y la compasión, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la agresividad, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar la terapia EMDR(qué es?Eye Movement Desensitization and Reprocessing?), para procesar y desensibilizar los recuerdos traumáticos que originan la agresividad, y reestructurar las creencias negativas asociadas, favoreciendo la resolución emocional y la integración adaptativa.
Egoísmo, orgullo o arrogancia, por creerse superior o mejor que los demás por su aspecto o por despreciar o ignorar a los que no cumplen con sus estándares. Conciencia de la humildad y la tolerancia, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan el egoísmo, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la humildad y la tolerancia, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan el egoísmo, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar la terapia de grupo, para fomentar la interacción social, el apoyo mutuo, la retroalimentación constructiva, el aprendizaje cooperativo y la resolución de conflictos, y mejorar las habilidades sociales y la autoestima.
Apatía, aburrimiento o falta de interés, por no encontrar ningún aliciente o motivación en su vida o por no disfrutar de lo que hacen. Conciencia de la motivación y el interés, mediante técnicas como el anclaje, la visualización positiva, el reencuadre o el rapport. Identificar y modificar las creencias limitantes que generan la apatía, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la motivación y el interés, mediante técnicas como el anclaje, la visualización positiva, el reencuadre o el rapport. Identificar y modificar las creencias limitantes que generan la apatía, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar la terapia ocupacional, para estimular la participación activa, la autonomía, la creatividad, la productividad y el bienestar, mediante actividades significativas, adaptadas y gratificantes, que mejoren la calidad de vida y la autoestima.
Perfeccionismo, exigencia o rigidez, por querer controlar todo lo que les rodea o por no tolerar ningún error o defecto. Conciencia de la flexibilidad y la tolerancia, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan el perfeccionismo, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la flexibilidad y la tolerancia, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan el perfeccionismo, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar la terapia de aceptación y compromiso, para fomentar la aceptación de los pensamientos, emociones y sensaciones desagradables, sin intentar cambiarlos o evitarlos, y el compromiso con la acción orientada a los valores personales, que aumente la flexibilidad psicológica y el bienestar.
Incongruencia, contradicción o confusión, por no ser coherente entre lo que piensan, sienten y hacen o por no saber quiénes son o qué quieren. Conciencia de la coherencia y la claridad, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la incongruencia, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la coherencia y la claridad, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la incongruencia, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar gestalt, para favorecer la integración de los aspectos fragmentados o contradictorios de la personalidad, y promover el contacto con el aquí y el ahora, la responsabilidad de las propias elecciones y la expresión auténtica de las emociones.
Insatisfacción, desilusión o decepción, por no haber cumplido sus sueños o sus metas o por haberse alejado de sus valores o de su esencia. Conciencia de la satisfacción y la ilusión, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la insatisfacción, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la satisfacción y la ilusión, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan la insatisfacción, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Terapia de orientación a metas, para ayudar al usuario a definir sus objetivos personales, profesionales y vitales, y a diseñar un plan de acción para alcanzarlos, teniendo en cuenta sus recursos, sus obstáculos y sus valores.
Rencor, resentimiento o amargura, por guardar rencor o odio hacia las personas que les han causado algún daño o que les han impedido ser felices. Conciencia de la liberación y el perdón, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan el rencor, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar el perdón y la liberación, mediante técnicas como la meditación, la intercesión, el mindfulness o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan el rencor, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar terapia narrativa, para ayudar al usuario a reescribir su historia personal, reconociendo sus fortalezas, sus logros y sus valores, y desvinculándose de las narrativas negativas, opresivas o limitantes que le impiden ser feliz.
Miedo, pánico o fobia, por tener miedo a sufrir, a enfermar, a morir o a perder lo que han conseguido. Conciencia de la confianza y la seguridad, mediante técnicas como la respiración, la relajación, el anclaje o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan el miedo, mediante el metamodelo del lenguaje o las narrativas de identidad. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Trabajar la confianza y la seguridad, mediante técnicas como la respiración, la relajación, el anclaje o el tapping. Identificar y modificar las creencias irracionales que generan el miedo, mediante el metamodelo del lenguaje o la reestructuración cognitiva. Reforzar la autoestima y el valor personal, mediante el feedback positivo, el modelado de la excelencia o la asertividad. Aplicar la terapia de exposición, para ayudar al usuario a enfrentarse gradualmente a sus miedos, de forma controlada y segura, y a desensibilizarse de las respuestas de ansiedad, pánico o evitación que le provocan.

Un desarrollo del Dr Fabián Sorrentino enfocado desde disciplinas que construyen una visión Ontológica.

En el 2do caso, la soledad se vincularía a una elección, a la responsabilidad, a la autonomía, la dignidad, la esperanza, la trascendencia, la solidaridad, la comunicación y la realización. Al concebirla así pasa a representar una oportunidad de crecimiento personal. Y desde ese enfoque, la soledad se convierte en un legado voluntario o involuntario, positivo o negativo, temporal o permanente.

Entonces, cuando la soledad funciona como legado, representa una invitación a cuestionar y transformar la realidad, a buscar y ofrecer sentido, a crear y compartir valores, a vivir y convivir con autenticidad.

Todos estas formas de interpretación, constituyen fenómenos psicológicos, sociales y culturales, con implicaciones para nuestra vida.

►Ahora elabora los síntomas y el resentir que ya estás listo para sacar de tu vida.
Desde ya puedes ir mas allá de los propuestos en nuestra tabla. Los que allí figuran tienen que ver con mi propia historia. Elabora los tuyos y luego compártelos en el grupo de WhatsApp. Asegúrate que en el texto te despidas de cada uno de ellos.
.

Revisemos algunas implicaciones

La pedagogía puede aprovecharla como un recurso para el aprendizaje, el desarrollo de la sensibilidad, la imaginación, la creatividad, el pensamiento crítico, la ética y la estética.

La psicología como un factor de riesgo o protección de la salud mental, del bienestar, la autoestima, la resiliencia, la adaptación, la satisfacción y la felicidad.

La sociología elige observarla como un fenómeno emergente o estructural que facilita o interfiere en la cohesión, la participación, la integración, la diversidad, la identidad y la ciudadanía.

Desde un punto de vista fenomenológico, la soledad es una experiencia vivida, que implica una relación particular del sujeto con el mundo, con los otros y consigo mismo. Este análisis busca describir, comprender e interpretar la esencia, el sentido y la significación de la soledad, desde la perspectiva de quien la experimenta, sin recurrir a explicaciones causales, normativas o psicológicas.

Desde la Ontología de la Conciencia, la soledad, es una fuente de conocimiento, emoción y acción que nos permite conocernos a nosotros mismos, sentirnos parte del mundo y actuar para la edificación de otros. Por lo tanto, nos desafía, nos interpela, nos enriquece y nos transforma, como vemos en las 7 narrativas breves que planteo a continuación:

.
Bienvenida a la Responsabilidad:

Lucía se sentía sola desde que su esposo había fallecido. Sus hijos vivían lejos y la visitaban poco. Un día, decidió adoptar un perro en el refugio. Se llamaba Bruno y era un mestizo de ojos tiernos. Lucía se encariño con él y le dio una nueva razón para levantarse cada mañana. Bruno le devolvió la alegría y la hizo sentir responsable de otra vida.

Celebrando la Autonomía:

Carlos había vivido siempre con sus padres, siguiendo sus reglas y sus consejos. A sus 25 años, decidió mudarse solo a otra ciudad para estudiar una carrera que le apasionaba. Al principio, se sintió solo y extrañó a su familia. Pero poco a poco, fue haciendo amigos, descubriendo lugares y aprendiendo a valerse por sí mismo. Carlos se dio cuenta de que la soledad era una oportunidad para desarrollar su autonomía y su identidad.

La Dignidad Liberadora:

Ana era una mujer maltratada por su marido. Un día, se armó de valor y lo denunció. Tuvo que irse de su casa y refugiarse en un centro de acogida. Allí conoció a otras mujeres que habían pasado por lo mismo. Ana se sintió sola y asustada, pero también completa de haber dado ese primer paso hacia su libertad, libre de apegos.

Viva la Esperanza:

Pedro era un niño que vivía en la calle. No tenía familia ni amigos. Se ganaba la vida pidiendo limosna o vendiendo caramelos. Un día, se encontró con una señora que le ofreció llevarlo a un hogar donde le darían comida, ropa y educación. Pedro desconfió al principio, pero luego aceptó. Se fue con ella y conoció a otros niños como él. Pedro se sintió solo y triste, pero también esperanzado de tener una nueva oportunidad de ser feliz.

Trascender las Sensaciones:

María era una anciana que vivía en un asilo. Había perdido a su esposo, a sus hijos y a sus nietos. No le quedaba nadie en el mundo. Un día, recibió la visita de una joven voluntaria que le leyó un libro de poesía. María se emocionó al escuchar las palabras que le hablaban de amor, de belleza y de Dios. María era consciente de que estaba sola, pero su sensación de abandono fue trascendida por el arte y la fe.

La Solidaridad que Sirve:

Juan era un médico que trabajaba en una zona rural. Atendía a cientos de pacientes al día, sin apenas recursos ni apoyo. Un día, llegó una epidemia que afectó a toda la población. Juan se quedó a ayudar, arriesgando su vida. Recibió la ayuda de otros médicos y enfermeras que vinieron de otras partes. El mismo Juan que se sentía solo y agotado, al ser solidario, se encontró con la vocación de servir.

La Comunicación que inspira y conmueve:

Laura era una escritora que vivía aislada en una cabaña en el bosque. Le gustaba la naturaleza y el silencio. Un día, recibió una carta de un lector que le agradecía por sus libros. Le contaba cómo le habían ayudado a superar una depresión. Laura se conmovió y le respondió. Así empezó una correspondencia que duró años. Laura era consiente de que vivía sola y apartada, pero también era consiente de que vivía comunicada y elegía sentirse comprendida.

¿Está listo tu talento para conectar con la realización?

David era un músico que tocaba el piano en un bar. Disfrutaba de la música, aunque no de su trabajo. Un día, se presentó a un concurso de talentos y ganó. Le ofrecieron un contrato para grabar un disco y realizar una gira. David aceptó y se lanzó a la aventura. Conoció a mucha gente y viajó por el mundo.  David pudo  finalmente, elegir dejar de sentirse solo y nervioso, para descubrir qué significa vivir realizado, declarándose completo.

¿Qué encuentras de patrón en todas estas historias? ¿Estás listo para crear una narrativa superadora en tu propia vida, comenzando por vivir en plenitud?, ¿Cuál es entonces el legado que la soledad está eligiendo regalarte? ¿Estás listo para recibirlo? Comparte tu aporte en el WhatsApp de tu equipo.
.

Propuesta MƐT® para crear un legado

Desde nuestro modelo implica dejar una huella positiva y duradera en el mundo con nuestra vida y trabajo. Algo que trascienda a nuestra existencia y beneficie a las generaciones futuras. Para abordarlo en completitud, te recomiendo incluir estos pasos:

Nivel 0 – Atraviesa las Circunstancias

Abandona y di basta hoy mismo a cualquier cuestionamiento, duda o desenfoque que esté tomando o distrayendo tu energía. Mira hacia el frente y disponte a declarar un compromiso de valor. Habrás superado esta instancia al momento de acceder al próximo paso.

Nivel 1 – Conecta con tu Propósito

Declara un compromiso acorde a tu misión en la vida, qué te apasione y qué signifique un aporte valioso para el mundo. Esa declaración de propósito es lo que te guiará y te motivará a crear un legado.

Nivel 2 – Identifica tus Valores

Reflexiona sobre los principios y las creencias que rigen tu forma de ser y de actuar. Tus valores son los que te dan coherencia y autenticidad a la hora de crear un legado.

Nivel 3 – Establece tus Metas

Plantea los objetivos que quieres lograr con tu legado, tanto a corto como a largo plazo. Tus metas son las que te ayudan a medir tu progreso y tu impacto.

Nivel 4 – Se Proactivo

Reflexiona acerca de lo que estás alcanzando y declara quiebres acerca de que es lo que es necesario aprender en este momento para alinearte con el propósito declarado y fluir armónicamente.

Nivel 5 – Lidera con pasión y comunica a tu equipo con alegría

Realiza las acciones necesarias para alcanzar tus metas, poniendo todo tu empeño, tu talento y tu creatividad. Tu pasión es la que te impulsa a superar los obstáculos y a disfrutar del proceso.

Nivel 6 – Medita sobre la sustentabilidad de tu legado

¿Estás siendo lo suficientemente responsable organizacionalmente? ¿Dónde tu equipo necesita asistencia o puede estar haciendo agua? Reúne a tu equipo y vuelve a alinear para encontrarte con ese legado logrado de puertas para adentro y en primera instancia.

Nivel 7 – Multiplícalo en donde elijas estar

Tu legado está listo para lanzarse al mundo. Comunícalo inspirando y ayudando a otras personas con tu ejemplo y tu testimonio. Tu legado se multiplica cuando lo compartes. Recuerda salir de la organización, en este nivel la comunidad entera en la que te encuentres es tu propósito.
.

Te dejo como ejemplo, la declaración de mi legado

Mi propósito es comulgar con Dios, reconciliando el corazón de la humanidad, y comenzando por el mío.

Estoy contribuyendo al desarrollo sostenible de la comunidad hispanoparlante, favoreciendo el medioambiente y promoviendo la justicia social.

Mis valores son el manejo de la complejidad, la solidaridad, la responsabilidad y la generosidad.

Mis metas: reducir mi huella ecológica, apoyar proyectos sociales y educativos, mientras voy sensibilizando a otras personas sobre la importancia de vivir en armonía.

Elijo actuar con pasión en cada actividad con la que me comprometo, buscando la excelencia, la innovación y el bien común. Compartiendo mi legado más allá de mi familia, amigos y colegas en la comunidad en donde me encuentre. Y ofreciendo, sin discreción, mi tiempo, mis conocimientos y mi experiencia, para crear un mundo mejor.

Este es el legado que estoy eligiendo dejar con mi vida. ¿Y tú, qué legado estás eligiendo crear con tus acciones?

Ahora elabora el tuyo y luego compártelo en el grupo de WhatsApp.

¿Es Dios* punto de partida y de conexión con tu legado?

Todo legado requiere de cimientos conectados a una instancia superior de conciencia, que no provenga de las criaturas, sino que sea artífice de la creación misma. En mi caso, como autor de este capítulo, la invitación no puede ser otra que la que me atraviesa por fe. Validando a otros seres por sus elecciones.

Desde mi punto de vista, es muy difícil alcanzar este nivel de conciencia cuando vivimos separados de la idea de Dios, más allá de la religión que profeses. Sin Dios no hay parámetros fijos, los valores cambian y se sujetan a las épocas, las costumbres y las culturas. Y la presencia o ausencia de parámetros se manifiesta en varias dimensiones de la vida.

  1. Moralidad y Ética:
    • Sin una creencia en un ser superior o en principios divinos, la moralidad y la ética pueden volverse relativas y subjetivas.
    • Cuando los parámetros morales dejan de estar basados en Dios las personas pueden justificar sus acciones según sus propios deseos y conveniencias.
    • La creencia en los principios divinos no debe relacionarse a la práctica de determinado dogma religioso. Si tienes dudas para reconocer la veracidad de principio, recuerda: «Por sus frutos, los reconoceréis»
      .
  2. Sentido de Propósito:
    • La creencia en Dios a menudo proporciona un sentido de propósito y dirección en la vida.
    • Sin esta creencia, algunas personas pueden sentirse perdidas o sin un objetivo claro, lo que afecta su toma de decisiones y su comportamiento.
      .
  3. Principios y Valores Sociales:
    • Los principios universales son un buen parámetro unificador, ya que están mas allá de las culturas y las modas.
    • Algunas prácticas religiosas han influido históricamente en la formación de valores sociales y normas. si están basadas en los principios no deberían ser limitativas.
    • Sin una entidad superior como referencia, los valores pueden cambiar o debilitarse, lo que afecta la cohesión social y la convivencia.
      .
  4. Responsabilidad Personal:
    • La creencia en un ser superior a menudo implica responsabilidad y rendición de cuentas.
    • Sin Dios, algunas personas pueden sentir menos responsabilidad hacia los demás y actuar de manera egoísta, limitando la tarea de servicio a los lazos de sangre.
      .
  5. Esperanza y Consuelo:
    • La fe en Dios proporciona esperanza y consuelo en momentos difíciles.
    • Sin esta creencia, las personas pueden enfrentar la vida con menos optimismo y apoyo emocional.

Es por eso que en mi caso construí la siguiente propuesta:

1 – Ser obedientes al llamado de Dios,

Abandonar la idea de lo que queremos y tener «escucha fina» a lo que Él quiere, más allá de nuestro ego. Dios nos invita a salir de nuestra zona de confort y seguir Su plan para nuestras vidas (ACLARAR CÓMO ENTRA EL LIBRE ALBEDRIO). Así como Abraham obedeció a Dios y fue bendecido, nosotros también podemos recibir su bendición y transmitirla a nuestros descendientes. (Génesis 12:1-3)

Te invito a que guardes Su Palabra aprendiendo de las Escrituras en familia. Escogiendo los versículos y pasajes según la edad de nuestros hijos. Aprovechando los momentos cotidianos para practicarla juntos, como los viajes. Creando un poster de seguimiento familiar con el avance de todos los integrantes de la familia. Incluyendo a que nuestros hijos incluyan gráficos y pegatinas. La unidad de la familia está en la obra conjunta. SERIA BUENO ACLARAR EL EJERCICIO PARA PERSONAS QUE VIVEN SOLAS O NO TIENEN FAMILIA)

Señale los propósitos de Dios: converse con su familia sobre el Don de Espíritu Santo y los talentos que hemos desarrollado en unidad con Él. Incluya sus experiencias de vida, educación y habilidades como parte de su comunión. Asista a sus hijos (carnales o del espíritu) a intercambiar ideas sobre cómo Dios usa los talentos para honrar y bendecir a los demás.

2 – Vivir acorde a lo declarado en Su Palabra,

Dios nos ha dado una nueva identidad en Cristo, como hijos de la fe y herederos de la promesa. No debemos dejarnos definir por nuestro pasado, nuestra cultura o nuestras circunstancias, sino por lo que Dios dice de nosotros en su Palabra. (Gálatas 3:26-29)

Es por eso, que la invitación es a conectar con una actitud de gratitud: Realizando como familias un “apunte de gratitud” familiar por el don de Espíritu Santo recibido. Concentrándonos en nuestras misiones: buscando recursos que describan el trabajo misionero. Ore regularmente por las necesidades específicas de todos los misioneros y reserve dinero para apoyarlos. Y desde ya, si es posible, haga un viaje misionero familiar.

3 – Sanar el dolor del pasado.

No podemos dejar un buen legado si arrastramos heridas, rencores, miedos o pecados que nos impiden vivir en libertad y plenitud. Debemos perdonar y pedir perdón, confesar y renunciar a todo lo que nos aleja de Dios y de su propósito para nosotros. (Efesios 4:31-32)

Para esto le sugiero que tenga una conversación familiar sobre la injusticia en el mundo actual y el valor inherente dado por Dios a todas las personas. Considere formas en que usted y su familia pueden hablar y actuar por el restablecimiento de SU JUSTICIA en un área específica.(SI NO TIENEN FAMILIA?)
.

4 – Hacer que de nosotros nazca una nueva historia.

Dios nos ha dado la oportunidad de empezar de nuevo, de romper las cadenas que nos ataban y de escribir una nueva historia con él. Podemos ser el punto de partida de una generación que vive para la gloria de Dios y que deja una huella positiva en el mundo. (2 Corintios 5:17)

Escriba su historia, registre su jornada de fe para su familia hoy y en el futuro. Describa cómo llegó a la fe en Cristo y cómo Él continúa marcando la diferencia en su vida diaria. Incluya cosas que sean exclusivas de su fe, como las Escrituras favoritas, grandes “momentos de Dios”, luchas espirituales y puntos espirituales elevados.

Fomente un corazón de servicio: como familia, identifique algunas necesidades físicas en su comunidad. Haga una lluvia de ideas sobre las formas en que podría reunirse con uno o más de ellos. Decida en oración por dónde empezar, luego actúe. Por ejemplo, puede ser voluntario en un comedor de beneficencia local o en una despensa de alimentos, adoptar a una familia necesitada para Navidad o palear nieve para un vecino anciano.
..

5 – Inspirarnos en una promesa que nos proyecte hacia el futuro.

Dios nos ha dado muchas promesas en su Palabra, que nos animan a confiar en Él y a esperar su cumplimiento. Podemos aferrarnos a esas promesas y declararlas sobre nuestras vidas y las de nuestros seres queridos. (Jeremías 29:11)

Construya una fe inquebrantable durante la turbulencia. Escriba una lista de verdades bíblicas para tener a mano en los días difíciles. Incluya pasajes de las Escrituras sobre el poder, la soberanía, el amor y la forma en que se ocupa Dios por todas nuestras necesidades. Agregue pasajes sobre cómo Dios usa las circunstancias que nosotros mismos hemos creado, para hacer crecer nuestra fe.
..

6 – Vivir intencionalmente transmitiendo la promesa.

Dios nos ha dado la responsabilidad de enseñar y modelar la fe a nuestras familias y a las personas que nos rodean. Podemos hacerlo de manera práctica, aprovechando los momentos cotidianos para hablar de Dios, orar juntos, servir a otros, compartir el testimonio, celebrar las fiestas, etc. (Deuteronomio 6:4-9)

Establezca algunos “marcadores espirituales”: conmemore una poderosa obra de Dios en su familia conectando la historia con un objeto físico único. Use este marcador espiritual como una oportunidad para relatar la historia a su familia y amigos. Por ejemplo, si Dios te protegió milagrosamente durante un viaje misionero internacional, trae a casa un artículo de ese país.

Planifique un campamento de fin de semana o un campamento de día en torno a un tema creativo para sus hijos o nietos. Hágalo divertido e incluya elementos espirituales como historias bíblicas, oración y memorización de las Escrituras.

7 – Celebrar a Jesús cada día de nuestras vidas.

A medida que se acercan las fiestas y las reuniones familiares, busque formas creativas de enfocar la atención de su familia en Jesús y su provisión. Para el Día de Acción de Gracias, por ejemplo, elija salmos que expresen gratitud y léalos en la mesa de la cena. Para Navidad, puede hacer un pastel de cumpleaños para Jesús y agregar “Feliz cumpleaños” a su lista de villancicos navideños. Permítase ser espontáneo y la soledad saldrá despedida de su vida. Y cúbralo todo con Oración:

“ Estad siempre alegres, orad sin cesar, dad gracias en todas las circunstancias; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:16-18, NVI.
.

Esta es la propuesta que está funcionado para mi vida. Si consideras un camino alternativo estaremos atentos a lo que a ti te está funcionando. Pero eso si: Haz un recorrido previo a nuestra propuesta y fíjate que la propuesta que elijas te acerque a la relación con una instancia superior a ti de conciencia.

Ahora compártenos tu propuesta en el grupo de WhatsApp.

Representación Poética-Ontológica de la Soledad

Finalmente te propongo que hagas tu propia representación poética-ontológica del proceso de soledad transitado en tu vida.
Aquí te comparto el mío, que ha buscado integrar todos los niveles superadores que proponemos en el Modelo MƐT®.

Nivel 0
Soledad es cuando abandonamos la conciencia sobre nuestra salud.
Nos descuidamos y nos enfermamos por ausencia de amor y cuidado.
Nos aislamos y nos negamos a buscar ayuda profesional o espiritual para sanar nuestras heridas.
Nos resignamos y perdemos la esperanza de recuperar nuestra vitalidad y nuestro bienestar

Nivel 1
Soledad es cuando no satisfacemos nuestras necesidades básicas de supervivencia.
Cuando no tenemos suficiente comida, agua, ropa o refugio para vivir dignamente.
Nos sentimos amenazados o inseguros por la violencia, la pobreza o la injusticia que nos rodea.
Dependemos de otros para cubrir nuestras necesidades y no tenemos autonomía ni libertad.

Nivel 2
Soledad es cuando no pertenecemos a ningún grupo o comunidad que nos acepte y nos apoye.
Nos sentimos rechazados o excluidos por nuestra familia, amigos, compañeros o la sociedad.
Cerramos nuestros oídos a escuchar a los otros y a validarlos como legítimos.
Nos conformamos con relaciones superficiales o tóxicas que no nos aportan nada.

Nivel 3
Soledad es cuando no nos conocemos ni nos expresamos auténticamente.
Nos ocultamos o disfrazamos para complacer o impresionar a los demás.
Reprimimos o negamos nuestros sentimientos, pensamientos o deseos.
Nos comparamos o competimos con los demás en lugar de reconocer nuestro valor único.

Nivel 4
Soledad es cuando carecemos de un propósito o una misión que nos motive y nos inspire.
Nos aburrimos o nos frustramos con nuestro trabajo o nuestra vida cotidiana.
Nos cerramos a comprender y aportar al mundo nuestro talento y pasión.
Abandonamos esas metas y sueños que nos hacen crecer, superarnos y evolucionar.

Nivel 5
Soledad es cuando dejamos de conectarnos con una causa o ideal que nos trascienda.
Nos aislamos o desentendemos de los problemas y necesidades de nuestro entorno
No colaboramos ni cooperamos con otros para crear un cambio positivo sustentado en valores prácticos
Carecemos de criterios prácticos, intuiciones y pensamientos que respondan a un abordaje holístico.

Y aunque en los Niveles 6 y 7 su presencia no es significativa puede aparecer cuando se presenta cierto grado de disfuncionalidad y con la presencia del amor, como contrapartida y restaurador del sistema. Como muestro en el gráfico al final del artículo.

Nivel 6
Soledad es cuando no nos abrimos ni nos entregamos al amor incondicional y universal.
Nos resistimos a sentir o a dar servicio a las personas y las causas que están en nuestro dominio.
Olvidarnos de perdonar y reconciliarnos con nosotros mismos y con los demás.
Abandonamos la fe, la confianza y la bondad conectadas con la sabiduría de la vida.

Nivel 7
Soledad es cuando nos negamos a crear y legar nuestro talento para un futuro mejor.
Nos separamos o nos olvidamos de nuestra esencia divina y de nuestra unidad con el todo.
No meditamos ni oramos para sintonizar con la energía y la conciencia superior.
No tenemos paz ni alegría en nuestro corazón y en nuestra alma.

Los materiales presentados en este capítulo y el poema final son un desarrollo del Dr Fabián Sorrentino.