10 Consejos para una Mejor Alimentación

1. Una alimentación completa y equilibrada mantiene la salud y previene enfermedades.

Esto se consigue con una dieta variada que incluya todos los grupos de alimentos. Si los niños empiezan desde el principio a comer de todo, se acostumbran para siempre.

2. La dieta mediterránea es muy sana.

Consiste en comer muchos vegetales (frutas, verduras, hortalizas, legumbres), cereales (pan, pasta, arroz) y más aves y pescado que carne roja. Cocinar con aceite de oliva y poca sal, mejor yodada.

3. Es bueno repartir lo que se come en 5 comidas.

Desayuno, comida y una cena ligera. Además a media mañana y merienda, es mejor una fruta fresca o un bocadillo que un zumo envasado o bollería industrial. No hace falta “picar” nada más.

4. Proteje tu sistema desde antes del desayuno

Jugo de dos limones y una cucharadita rasa de Bicarbonato de sodio (mucho mejor si es con agua tibia). 20 minutos después un buen desayuno antes de ir a clase: lácteo, cereales (pan) y fruta (una pieza entera o zumo natural o ¡tomate!). Mejora el rendimiento físico e intelectual y evita la obesidad.

5. todos los días frutas, verduras y hortalizas.

Se recomiendan 5 raciones al día. Dos o tres deben ser frutas enteras y a mordiscos. Es mejor postre que un lácteo. No más de un vaso de zumo natural, recién hecho, al día.

6.- Consume alimentos ricos en hidratos de carbono.

La mayoría de las personas consumen menos hidratos de carbono de los que necesitan. Al menos la mitad de las calorías de tu dieta debería proceder de estos nutrientes. Para aumentar el consumo de hidratos de carbono, debes comer pan -y en general, productos elaborados a base de trigo y otros cereales tales como cereales de desayuno, galletas…-, pasta, arroz, patatas y legumbres.

7- Consumir diariamente leche, yogurt (con probióticos) o quesos duros

Es necesario en todas las edades. Estos alimentos nos aportan calcio, proteínas de muy buena calidad y vitamina A. El calcio es necesario para formar huesos y dientes y para otras funciones importantes, las proteínas y vitamina A son nutrientes indispensables para crecer, desarrollarse y evitar enfermedades.

8- Disminuir (y mucho mejor eliminar) el consumo de azúcar.

Muchas personas consumen azúcares simples o refinados (azúcar, dulces, chucherias, bebidas azucaradas…) en cantidades mayores a las recomendadas, mientras disminuyen la ingesta de frutas, hortalizas y fibra que también contienen azucares.

9.Es fundamental mantener el cuerpo bien hidratado.

ya que más de la mitad del peso es agua. Asegúrate, por tanto, que recibes el aporte necesario de líquido (al menos 5 vasos cada día). Si hace mucho calor o realizas una actividad física intensa, deberás incrementar el consumo de líquidos para evitar deshidratarte. El agua es la única bebida necesaria y más sana que cualquier refresco, zumo o batido.

10.- No hay alimentos buenos ni malos.

La culpa por comer determinados alimentos es lo que peor efecto hace en nuestro sistema. Eso sí, evita los excesos y asegúrate de que tu dieta sea lo bastante variada como para resultar equilibrada. Equilibrio y variedad son las claves para que tu alimentación te ayude a mantener una buena salud.