En este aporte se te percibe indiferente, manteniéndote al margen de participar en casos donde resultaría constructivo hacerlo.

La Indiferencia es una disposición y de ella se desprenden dos estados de ánimo: la Negligencia y la Apatía.

En el contexto de un foro, una “postura negligente” sería la manifestada por alguien que sabiendo que es importante participar, sigue postergando y la “postura apática” sería la de una persona que considera que nada haría la diferencia, que nada tiene sentido. Por lo tanto, un comportamiento negligente, cuando es repetido se consuma en una conducta apática.

La negligencia implica falta de cuidado, de aplicación y de diligencia respecto de un compromiso asumido. Puede ser una conducta voluntaria o involuntaria. Pero en ambos casos manifiesta una carencia de conciencia.

La apatía, por su parte, es un concepto que procede del griego y está formado por el prefijo “a”, que significa sin, y “pathos”, que quiere decir emoción.

Desde ya, permanecer en silencio no siempre representa una conducta indiferente, sino que puede ser provocada por un conflicto de relación entre dos o más personas. Sin embargo es importante recordar que aquí estamos en un contexto educativo, donde hay roles. Si usted considera que se encuentra frente a un conflicto de relación, converse con quién sea necesario, pero no deje de participar en este espacio.