La voz ‘acróstico’ viene del griego ‘ΑΚΡΟΣΤІΧΙΟΝ’ de ‘akros’ (extremidad) y de ‘stikhos’ (verso), es decir ‘verso que está en la extremidad de los demás’. Los poetas provenzales son por algunos considerados como los primeros que se dedicaron a este género de composiciones y de ellos al parecer lo aprendieron los poetas castellanos.

Hoy el término se usa para hacer referencia al tipo de cuadro que a diferencia al crucigrama que va con palabras guiado, este va a través de números guiado desde una imagen y se rige por medio de dos bloques de definiciones: uno para las palabras horizontales y otro para las palabras verticales.

Nótese que se forma el acróstico con las letras que están en la extremidad, tal como lo expresa su definición, aunque hoy se dice de los versos cuyas letras iniciales, medias o finales de cada verso componen una o más palabras.

El arte de la utilización actual de los acrósticos pasa por formar con ellas oraciones más que características de algo o alguien. Tal como el ejemplo coloreado en verde.

El ejemplo de uso de acrósticos que mostró mayor relevancia en la Argentina fue el de una jueza de Zapala, Neuquén, que incluyó un acróstico en un fallo en el que se condenó a un hombre a siete años de prisión, por un abuso sexual agravado. En el juego de palabras se forma, con las primeras letras de una sucesión de líneas de texto, la frase “Típico de machirulo”.

Comprúebelo usted mismo.

Como podemos ver, un acróstico puede convertir un hecho cotidiano en algo significativo y memorable. Te invito como ejemplo a realizar un acróstico con las principales cualidades de tu persona formando tu nombre.

Información compilada por Fabián Sorrentino de Wikipedia, Etimologías de Chile, el diario Clarín  y múltiples blog con imagenes. Gracias Silvia, de la escuela: Zoe.Coach por la inspiración para subir el término.