Introducción

Hola compañeres! Aca estamos luego de una emotiva presentación donde cada une volcó aspectos muy significativos de su vida. Cuántas experiencias! Cuánto camino recorrido hasta llegar a compartir hoy un momento en la historia de la humanidad sin precedentes.

Estamos bajo el cuidado de una restricción en lo presencial que nos pone ante la imposibilidad del abrazo, del beso, la comida compartida, salidas que añoramos, marchas por defensas o exigencias de nuevos derechos, danzas, cantos, mingas y tantas cosas que hacen a nuestra cultura que toma como protagonista no sólo las palabras sino la sinfonía de los cuerpos. Les cuento que hoy vamos a abordar un tema siempre controvertido, pero fundamental en el fortalecimiento de grupos, organizaciones y equipos de trabajo: La Comunicación.

Objetivo:

Conocer los componentes de la comunicación humana
Comprender la incidencia de la comunicación interna y externa en el fortalecimiento de los procesos colectivos.

Desarrollo de la clase:

El proceso de aprendizaje de la comunicación humana, no termina con la adquisición del lenguaje en la niñez. Las personas reaprendemos y redefinimos constantemente los significados sobre la comunicación, en el desafío de adaptarnos a las circunstancias cambiantes de las vidas personales o del entorno que nos rodea. La comunicación posee una función dinámica, que implica intercambio, interacción y adaptación. Cuando decimos que la comunicación es un proceso, queremos decir que no tiene previamente definido su principio y su fin; es dinámica y no estática.de acuerdo a las metas que se proponga cada uno, puede pensarse sobre la necesidad y ventajas de aprender a comunicarse con mayor o menor efectividad .veamos algunas características de la misma

La comunicación siempre produce un impacto sobre alguien, sino, simplemente, no es comunicación La mayor parte de las respuestas comunicativas son afectivas, donde están implicadas las emociones y sentimientos de las personas, se emiten respuestas afectivas o emocionales a la comunicación de otros, lo que permite evaluar el efecto que produce esa comunicación.Las palabras son importantes para la comunicación porque constituyen los símbolos más apropiados a través de los que se comparte significado Las palabras significan algo, pero también pueden significar otra cosa y otra cosa más de acuerdo al contexto en el que son dichas,quien las dice, en qué tono de voz, etc. Todo eso constituye la comunicación no verbal que actúa fuertemente en la interpretación de lo dicho y se denomina comunicacion analogica,también llamada relacional y comprende toda la otra comunicación que hacemos más allá de las palabras precisas denominada comunicación digital.

¿Podemos pensar que nos sucede con el contacto visual? Ahora que usamos parte de la cara tapada, se produce un fuerte impacto ante la necesidad de mirarnos a los ojos para comunicarnos, conducta que antes no siempre nos resultaba necesaria, verdad?

El significado que le atribuimos a una palabra suele tener que ver con nuestra historia, con nuestras costumbres y formas de vida, están implicadas todas nuestras experiencias, actitudes y emociones, y afectarán a la forma en que enviamos e interpretamos los mensajes

Claudia Bernazza , cuyo texto fue una referencia para el armado de esta clase, analiza los elementos que constituyen el esquema comunicacional desde una perspectiva compleja en la que quien está emitiendo mensajes también los está recibiendo. Por ej. Si estuviéramos en el aula, en la universidad, y yo les estuviera explicando qué es la comunicación interna, recibiría a la vez distintos mensajes de ustedes: alguien me miraría con atención, alguien hablaría por lo bajo con su compañere, alguien tomaría nota de lo que digo, en fin, cada reacción puede comprenderse como un mensaje. Y por supuesto me podrían preguntar o acotar algo transformándose con cada palabra o gesto en emisores.

Entonces estamos en condiciones de afirmar que toda conducta humana es comunicación. Hay una propiedad de la conducta que es la más básica y a la vez fundamental: no existe la no-conducta, no hay nada que sea contrario a ella. Si se acepta que toda conducta en una interacción tiene el valor de mensaje entonces se deduce que es comunicación. Actividad o inactividad, silencio o palabras, todo es un mensaje. Toda comunicación implica un compromiso y, por ende, define el modo en que el emisor concibe su relación con el receptor. Hay un autor que se llama Waslawick
que observó aquellas propiedades de la comunicación a los que llamó axiomas, y el primero afirma que “Es imposible no comunicar”

Otro elemento a tener en cuenta en toda la comunicación es la presencia de lo que se denomina Ruido. Podemos identificar ruidos externos como sonidos, otras voces, micrófonos con zumbidos, etc. Pero quizá resulte más difícil identificar los ruidos internos, que son aquellos que provienen de estar sin “prestar atención” a lo que se dice, esas distracciones que nos hace perder el hilo de lo que se viene hablando, que a veces decimos “disculpa…me fui”. Los mismos pueden estar ligados a cansancio físico, mental o preocupaciones que nos impiden concentrarnos.

Entonces recordemos: La Comunicación

★ Es un proceso dinámico.
★ Es una transacción que afecta tanto a quien emite el mensaje como a quien lo recibe.
★ Es un proceso personal, pero cargado de significado social
★ Es un proceso simbólico que requiere un código compartido o códigos de abstracción
★ Para que los elementos del mensaje sean codificados, el productor del mensaje debe tener conciencia y operar con algún grado de intencionalidad.

Los malentendidos son frecuentes, si no corroboramos que lo que quisimos transmitir fue comprendido, decodificado por quien lo recibe. Muchas veces hay mensajes cerrados, que no esperan retorno, El típico caso del saludo callejero…como andas? todo bien?Saludos!
Hay otra dimensión que siempre es necesario trabajar en toda organización y en nuestros emprendimientos de la Economía Social Solidaria es de suma importancia: la Comunicación Externa o difusión de las actividades y/o productos que realizamos.
Con este nombre aludimos a la forma en que un grupo, equipo u organización se presenta en sociedad, ofrece sus productos, sus servicios, etc.

¿Lo hacemos de cualquier manera?

Por supuesto que no. Para hacer una buena difusión de quiénes somos y qué hacemos tenemos que tener en claro quiénes somos y qué hacemos. Parece un chiste, claro, pero realizar una buena estrategia de comunicación externa es una buena excusa para “pensarnos o repensarnos”.
Luego habrá que clarificar a quién/es nos vamos a dirigir. Cuáles de nuestras características pueden impactar mejor en esas personas, en ese mercado. Qué palabras, qué música, qué tipo de fotos, imágenes, colores tienen que ver con lo que creemos, pensamos, sentimos que somos y queremos transmitir.

Para hacer una buena comunicación externa, no sólo debemos intentar conocer lo mejor posible al público al que vamos a dirigirnos, o caracterizar un público posible (rango de edad, de clase social, género, etc). También tenemos que poder hacer foco en lo más importante que queremos decir, es decir, aceptar que no se puede “decirlo todo” en un solo mensaje y jerarquizar esa información. Tener en claro qué es lo que más nos importa que se sepa de lo que hacemos o queremos ofrecer, ayuda a construir mensajes más eficaces.

Por otro lado, la comunicación externa realiza actividades tales como: conferencias, foros, charlas, utilización de redes sociales, entre otras.

Conclusión:

Aunque ambos tipos de comunicación tengan objetivos diferentes, ambas dependen una de la otra. Por ejemplo, si una persona se siente a gusto con sus compañeres y le gusta el ambiente laboral donde está desarrollando su trabajo, se sentirá identificado, y participa de sus metas, hablará bien del mismo, se lo verá entusiasmado por lo que estará beneficiando a la comunicación externa.

Bibliografía: Watzlawick Paul: Teoría de la comunicación humana: Interacciones, patologías y paradojas Barcelona. Ed. Herder, 2002

Materia: Grupos, Organizaciones y Equipos de Trabajo (GOET). Docente: Stella Maris Beron