En física, geometría y análisis matemático, un objeto o ente es tridimensional si tiene tres dimensiones. Es decir, cada uno de sus puntos puede ser localizado especificando tres números dentro de un cierto rango. Por ejemplo, anchura, altura y profundidad.

El espacio a nuestro alrededor todo lo que entendemos como creación es tridimensional a simple vista pero, en realidad, hay más dimensiones, por lo que también puede ser considerado un espacio tetra-dimensional si incluimos el tiempo como cuarta dimensión. La teoría de Kaluza-Klein original postulaba un espacio-tiempo de cinco dimensiones; la teoría de cuerdas retoma esa idea y postula según diferentes versiones que el espacio físico podría tener 9 o 10 dimensiones y otras teorías 12 o más.

¿Pero existe realmente la tercera dimensión?

Un nuevo planteamiento pone en jaque una vez más la estabilidad de la psique cultural de la sociedad contemporánea. Y ahora toca el turno al nuestro viejo y querido concepto de la tercera dimensión, emblemático elemento en nuestra relación con el espacio desde hace algunos siglos pero cuya existencia real hoy esta en duda. Partiendo de que esta dimensión no es más que una ilusión holográfica que hemos alimentado culturalmente guiados por una ciencia limitada, un equipo de astrofísicos y expertos en otras ramas del Fermilab (Fermi National Accelerator Laboratory), con sede en Chicago, se ha propuesto comprobarlo.

Pero la idea que propone un modelo holográfico para entender el universo no es nueva. Gente como David Bohm, Stanislav Groff, y Gregory Bateson, entre otros, ya han jugado con la posibilidad de que el diseño universal se manifieste a través de este mágico esquema, así como el de la mente y la conciencia del ser humano:

La teoría del universo como un holograma es predicada a partir de la idea de que el tiempo-espacio no es perfectamente estable sino que muestra irregularidades, o se pixela por decirlo de un modo más digital, entre más nos acercamos, como una especie de fotografía en baja resolución. Esta premisa también fue planetada por Mandelbrot, el creador de la teoría de los fractales, quien descubrió este extraño comportamiento del universo físico gracias a su intento de medir la costa británica como si fuera un elemento estático. Experimentos recientes en el campo de las física de los hoyos negros han evidenciado que la naturaleza del universo bien podría tratarse de una especie de replicador de ecos holográmicos y en ese sentido que lo que consideramos como “la realidad” no ser más que una emanación fantasmagórica.

De acuerdo con esta misma teoría, el universo existe sólo en dos dimensiones. Mientras que lo que hemos considerado como la tercera dimensión no es más que una ilusión generada por un diálogo entretejido por la relación del tiempo y la profundidad. Sin embargo, no podemos percibir esta falsa existencia de la tercera dimensión pues aún no hemos desarrollado algo que supere la velocidad de la luz e instrumentos que puedan medir sus, aún misteriosos, límites.

Así que ahora, respondiendo al reto de comprobar la naturaleza ilusoria de la tercera dimensión y de prácticamente todo lo que concebimos como real, el equipo de Fermilab, encabezado por el astrofísico especialista en partículas, Craig Hogan, ha comenzado a trabajar en la creación del reloj más preciso que jamás haya construido el ser humano, herramienta que podrá hacer un zoom con tal profundidad en el tiempo que permitrá observar su ruptura con lo cual podría afirmarse que nada de lo que conocemos en el plano físico es real. Lo anterior comprobaría la “falsedad” de la tercera dimensión ya que si esta es un holograma producido por tiempo y perspectiva, su pudiésemos observar el límite del tiempo utilizando un holómetro, algo que jamás alguien ha logrado, podríamos presenciar la mística fragmentación del holograma que todo lo engloba.

El programa de investigación cósmica de Fermilab explora la naturaleza fundamental de la materia, la energía, el espacio y el tiempo, como se revela en el laboratorio natural único del cosmos.

El Laboratorio Nacional Fermi es un laboratorio de física de altas energías, llamado así en honor al físico Enrico Fermi, pionero en física de partículas; se encuentra localizado 50 kilómetros al oeste de Chicago.

Ahora concentrémonos en lo que es un Estado de Conciencia

Es muy importante entender que pasar de una dimensión a otra no implica cambiar de lugar, sino de estado de conciencia. Así que, para “ascender a una dimensión superior” no tenemos que dejar el planeta, sino simplemente expandir nuestra conciencia.

Llegados hasta aquí, una cuestión importante es: ¿y qué define exactamente nuestro estado de conciencia? ¿Qué determina que estemos en un estado u otro?

Pues en realidad es muy simple: todo depende de nuestros pensamientos.

Nuestro estado de conciencia depende de los pensamientos que tenemos más frecuentemente y que consideramos que son ciertos; es decir, de nuestras creencias. En función de lo que creemos, percibimos la vida de una manera u otra, y esto hace que tengamos un estado de conciencia u otro.

Por ejemplo, si vemos una piedra y creemos que esa piedra es dura y sólida y que no se puede moldear fácilmente, sentiremos que vivimos en un mundo físico y limitado, y tendremos el estado de conciencia asociado a la tercera dimensión.

Por otro lado, si vemos la misma piedra, pero sentimos claramente que esa piedra es solo un pensamiento de la Mente Universal y que puede cambiar fácilmente, tendremos el estado de conciencia de la cuarta dimensión y experimentaremos una realidad mucho más libre y con mucho más potencial. La piedra es la misma en los dos casos, y nosotros también, pero en función de lo que creemos sobre ella y sobre nosotros estamos en un estado de conciencia u otro.

Aquí es importante aclarar que no vale intentar “engañarnos” para cambiar de estado de conciencia. Si vemos una piedra e intentamos pensar que puede cambiar fácilmente, pero en el fondo no nos lo creemos o tenemos dudas, seguiremos estando en la tercera dimensión y no en la cuarta. Los pensamientos solo tienen fuerza cuando realmente creemos en ellos.

Nuestra experiencia tridimensional

A diferencia de la primera y la segunda que están representadas por la intención (el punto) y la línea de los pensamientos, la tercera dimensión es muy densa y opera dentro de un grupo de reglas y estructuras específicas que contienen muchas vibraciones de pensamiento y emoción. Una de esas emociones es conocida como el miedo. En nuestro camino espiritual para conocer Todo Lo que ES entramos más y más profundamente en la densidad, escogiendo encarnar en la Tierra muchas veces. Para maximizar nuestra experiencia tridimensional, a propósito, decidimos dejar atrás aspectos superiores de nosotros mismos y perder nuestro sentido de conexión con el Creador. En esta sensación de separación nos perdimos del camino y como niños abandonados empezamos a experimentar la energía que llamamos miedo. Este estado de miedo creó rigidez e hizo más difícil el movernos libremente. Mientras continuábamos jugando apasionadamente en esta rígida tercera dimensión empezamos a tomar muchos atributos incómodos tales como la enfermedad, la victimización, la culpa y la falta de resistencia. Escogimos hacer todo esto para poder conocernos mejor y, a pesar de lo que creemos, hemos sido muy exitosos jugando en este juego tridimensional.

Muchos de los que se aferran al miedo han creado un sistema alterno que les da una falsa sensación de seguridad. “Si sólo entro en mi casa y cierro la puerta, estaré a salvo”. Esta reacción ha cerrado nuestra habilidad para expandir y crecer, volver a fusionarnos con nuestra Alma y recordar a nuestro Ser Superior.

Hoy, demasiados humanos han dejado de vivir su pasión mientras pelean contra sus limitaciones en una red de miedo.

A continuación les dejo mi interpretación de una enseñanza de William Cruzado León acerca de las primeras tres dimensiones:

Hay paradigmas que se conciben en la mente individual pero no crean una realidad tangible. Otros transpasan la dimensión espacio tiempo y toman poder como para crear esa realidad que se percibe.
La 1ra dimensión reúne a los conceptos, lo que conocemos de la vida misma, las experiencias, los nombres…
La 2da dimensión representa el fundamento básico, la interpretación que tenemos de las cosas mismas, para qué sirve, cómo lo uso, cómo trasciendo.
La tercera dimensión, por su parte, viene a significar la compatibilidad de ambas. Si yo conozco algo y tengo un fundamento… allí donde entra mi racionalidad, ¿qué puedo hacer o no hacer en el libre albedrío que tengo? especialmente para no atraer a mi vida conductas disfuncionales. Despertar!
¿A que? a los universos paralelos, a los que están allí pero en otras dimensiones… ellos son los que nos servirán para comprender que otras dimensiones existen fehacientemente, al menos para nuestra persona.

3 Estructuras propias del mundo Tridimensional

Exploremos la composición de este mundo tridimensional en el que vivimos. Si miramos cuidadosamente podremos ver tres estructuras de este campo o tablero de juego. Entender esto permitirá que nuestra transición a través del Gran Cambio de Conciencia ocurra más cómodamente.

1 – La Dualidad

El propósito de la dualidad ha sido ayudarnos a aprender cómo caminar en equilibrio mientras experimentamos contraste. Nuestra intención era tener experiencias sin tener que ser afectados por ellas. Vivir en el campo de la dualidad tenía el simple propósito de proveernos con un amplio espectro de oportunidades y elecciones para “Conocernos a nosotros mismos”.

Para asistirnos en esta aventura, el Creador hizo disponible la Ley de la Atracción. Como un compás, esta inquebrantable ley, de manera confiable nos muestra dónde estamos y lo que estamos experimentando a cada momento. La Ley de Atracción simplemente dice “En lo que pones tu atención es lo que te será dado”. Esto también quiere decir que lo que se resiste, persiste. Mientras resistamos o combatamos nuestros miedos, llega un rango de dualidad o polaridad más amplio – bueno o malo, correcto o incorrecto, debes o no debes – y con nuestra atención en las experiencias incómodas estos miedos se magnifican. Hemos resistido esta incomodidad sumergiendo muchos de nuestros miedos en nuestra mente subconsciente donde no tendríamos que mirarlos o lidiar con ellos (o eso esperábamos). Pero la Ley de Atracción no sólo nos trae las cosas buenas, ella responde a los sentimientos y pensamientos más altos que emitimos (aquellos que tienen la mayor carga emocional) sin importar que sean conscientes o inconscientes, cómodos o incómodos, deseados o no.

2 – El Tiempo Presente Reaccionario.

Mientras aprendimos miedo, también empezamos a proyectar experiencias que se sentían bien hace un momento (pasado), justo al frente nuestro (futuro), pensando: “espero que esto no me vuelva a pasar nunca más”, y así empezamos a crear el Tiempo. El tiempo tridimensional no fue creado como una línea recta de eventos con un comienzo un intermedio y un final. En realidad era una vuelta de tiempo consistente en pasado y futuro con un solo punto de intersección conocido como el “momento presente” donde tomamos nuevas decisiones basados en experiencias pasadas y deseos futuros. Reaccionando a las situaciones desde el miedo, empezamos a tomar decisiones basadas en el miedo. Nuestras decisiones sobre el futuro estaban basadas en el pasado. Nuestra vida en 3D empezó a convertirse en una serie de experiencias de reacción fundadas en la resistencia más que en el permitir, arrastrando así el pasado hacia el futuro. Y porque el Universo nos adora, la Ley de Atracción nunca objetaría o retaría lo que hayamos centrado nuestra atención. Simplemente entrega lo que hayamos pedido. La mayoría de nosotros gastamos una cantidad de energía que queda atrapada en ciclos interminables donde nuestro pasado persigue el futuro y nuestro futuro hace eco del pasado en una vuelta continua 3D. También construido en la estructura 3D se encuentra un mecanismo maravilloso que puede mantenernos alejados de los problemas en esta aventura.

Un parachoques o intervalo de tiempo nos da la oportunidad de reconsiderar las consecuencias de nuestras acciones, reacciones, pensamientos y emociones antes que reaccionemos creando algo que tengamos que limpiar o de lo que tengamos que pedir disculpas después. Esta estructura nos permite un momento de elección. Durante el Cambio este parachoques se vuelve más pequeño y las cosas se están manifestando más rápido que nunca.

3 – La Mente Racional

Nuestro proceso de pensamiento analítico y racional es conocido como la mente racional. Cuando vinimos a jugar en esta aventura desconectamos el 90% de nuestra conciencia disponible para tener esta experiencia. El desarrollo de la mente racional nos ha servido muy bien en este ambiente. Su propósito es mantenernos seguros y lograr que encajemos. Pero debido al miedo y al uso inapropiado, la mente racional opera más en limitación que en oportunidad y posibilidad. Porque le hemos dado tareas a nuestra mente para las cuales no estaba diseñada, nuestra conciencia y rangos espirituales de elección han disminuido considerablemente. Mientras que la mente lógica es una herramienta maravillosa para medir, comparar y guardar información, sólo sabe lo que sabe y no sabe lo que no sabe. Por miles de años la mente racional ha tenido a la humanidad enfocada en el mundo tridimensional. Esto está cambiando ahora.

Estas tres estructuras energéticas están intrínsecamente tejidas a la tela de la matriz tridimensional. Si nos enfocamos solamente en una de estas, las otras dos se intensifican, creando mayor distracción y presión hasta que se restauramos nuestro enfoque y permitimos que encuentre su balance. Al ser conscientes de las plantillas subyacentes de las cuales nace la tercera dimensión, podremos empezar a reconstruir y recordar un parte importante de nosotros mismos lo que nos libera más allá de los límites de la tercera dimensión para empezar a experimentar las posibilidades de la cuarta y la quinta.

Estructuras Cuatridimensionales

Ahora exploremos los elementos de la cuarta dimensión.

Eterno tiempo-presente.

Mientras que el tiempo 3D está cargado, reaccionario tiempo-presente, el tiempo 4D es el eterno tiempo-presente. AHORA. En 4D el pasado es simplemente historia sin ninguna carga emocional y el futuro es una oportunidad en espera de ser diseñada en el ahora a través de decisiones. El ayer no tiene relación con el mañana. El eterno presente es todo lo que hay. Podemos planear para un tiempo futuro usando información del pasado, pero las decisiones son elecciones conscientes que son tomadas en el momento del ahora. Lo que pensamos es lo que experimentaremos en el momento. No hay demora en el tiempo en 4D. Lo que piensas se manifestará, entonces ¡ten cuidado con lo que piensas!

Elección.

En la cuarta dimensión, la decisión reemplaza a la reacción. Reacción es una respuesta emocional 3D mientras que la elección permite flexibilidad.

Flexibilidad crea oportunidades expandidas y una mayor habilidad para combinar posibilidades que producen una variedad de resultados. En la cuarta dimensión retomamos nuestro poder de elección.

Paradoja

En 4D el pasado y el futuro se convierten en puntos de referencia o información y no tienen accesorios emocionales. Lo que fue cierto hace un momento, no necesariamente será cierto en el momento presente, y lo que fue falso no necesariamente tendrá que ser falso. Esto abre más posibilidades para experimentar, dejar atrás juicios y aumentar nuestra habilidad para permitir.

Alineación/Balance

En la cuarta dimensión estamos en constante movimiento hacia el balance y la re-alineación. Esta estructura es muy abierta, entreteniendo y permitiendo todas las posibilidades. Bienestar, belleza, la sonrisa interior, apreciación, Amor son opciones en 4D. mientras que el miedo es una elección que nos devolvería a la reacción y limitación 3D.

Nuestro camino espiritual incluye el movimiento hacia una forma de vida superior y más ligera. Esta es una vida de comunidad, cooperación y co-creación en 4D mientras caminamos en la densidad de la 3D. Las oportunidades de la 5D no están muy lejos. Esto es recordar cómo estar en el mundo, pero no ser del mundo. Esto es recordar quien viniste a ser.

Las Creencias de la Quinta Dimensión

La quinta dimensión se asocia a un alto grado de evolución espiritual, porque aquí desaparecen las creencias limitantes de las dimensiones anteriores.

En la quinta dimensión no hay nada imposible. Y tampoco hay separación entre nada. Es un estado de luz y bienestar, porque todo es unión y potencial. Nada está solo, nada está aislado y nada se enfrenta a nada.

Pero no porque sea un lugar especial con unas leyes especiales. La quinta dimensión puede ser cualquier lugar. Puede ser el lugar justo en el que estás ahora.

Insisto mucho en que no hay que cambiar de lugar para cambiar de dimensión, sino identificarnos con la identidad del todo.

Lo único que importa son tus creencias. Si crees que todo es posible, lo será. Si crees, sientes, piensas, dices y haces en armonía que estás unido a todo, lo estarás. Así de poderoso eres. Siempre lo has sido, y siempre lo serás.

Compilado por el Dr. Fabián Sorrentino. Algunas Fuentes de esta compilación: Pijama Source. TalkingSkull. Jim Self. Yan Anguita. Enseñanza de William Cruzado Leon sobre las primeras tres dimensiones.