Vivimos en plena era de la información. El momento de la historia donde contamos con más contenido y a la mayor velocidad posible. Las áreas de Recursos Humanos pueden analizar datos incluso de aquellos aspirantes que todavía no forman parte de su empresa. El hándicap que nos encontramos es que la información no la estemos procesando bien. Elegir la forma adecuada nos puede hacer marcar diferencias.

Habitualmente, el método de comunicación corporativa más habitual para sacar conclusiones en las empresas ha sido la evaluación. Se marcaban un timing y unos objetivos y, tras finalizar el primero, se anotaba si se habían alcanzado o no y cómo se había llegado hasta ese punto. Afortunadamente para las empresas, se ha detectado un sistema de evaluación que ofrece mejores resultados. Los trabajos en equipos, los objetivos basados en proyectos y los cambios organizacionales invitan a un cambio a la hora de obtener cierta información.

Las empresas y los departamentos de Recursos Humanos están evolucionando y modernizando sus procesos y organizaciones. Actualmente nos dirigimos hacia entidades más horizontales que realizan tareas más colectivas. La comunicación corporativa interna también ha progresado, optando por sacar conclusiones a partir de recibir feedback constante. Este sistema, en definitiva, permite lograr información de calidad y hacerlo de manera más cercana y transparente que a base de evaluaciones.

Por lo tanto, aquí podemos constatar que el Feedback es una herramienta de la evaluación que bien administrada puede marcar la diferencia. La imagen muestra los 4 modelos típicos.

El Feedback como herramienta del Coaching

Básicamente está formado por un conjunto de opiniones y juicios a través del cual recibimos información de cómo el otro no está observando.

A menos que tengamos la distinción, cuando recibimos una opinión acerca de nosotros nos pone feliz si esta es de nuestro agrado, como nos sucede con el elogio o del halago, pero si esta es un percibida como un agravio, suele convertirse en una amenaza. Por lo tanto la primer observación que hacemos es que mientras las primeras abren nuestra escucha, las segundas lo cierran alertando a nuestros mecanismos de defensa. Esto no muestra claramente con qué tenemos conectada nuestra escucha.
Es por eso que dar y recibir feedback se convierte en un arte pocas veces explorado por los participantes que llegan a nuestra carrera.

Desde el Coaching es una herramienta maravillosa para abrirnos las puertas hacia un espacio de superación, mejora, siempre que lo sepamos escuchar y posteriormente utilizar como guía para una posible transformación.

¿Cuál es el impacto de Feedback?

Como vimos en primera instancia actúa sobre nuestra emocionalidad, pero lo que más nos inquieta es en el efecto que esto puede significar en la emocionalidad grupal, en los vinculos que establecemos, en la dinámica diaria con nuestras relaciones, en como se pueden transformar nuestras oportunidades de trabajo. Porque esto si afecta nuestra confianza.

El feedback es una herramienta para nuestro aprendizje. Sin ella no hay aprendizaje posible. Por lo tanto aprender a dar y recibirlo se convierte en una tarea indispensable.

La calidad del Feedback es directamente proporcional al buen vínculo que tenemos establecido con el otro, a la calidad de la relación. Al desempeño de nuestro liderazgo.

¿Sobre que espacios solemos dar y recibir Feedback?

Sobre lo que observamos que pueden ser tanto las cosas que decimos, como nuestras actitudes, actitudes, conductas y hábitos que ponemos de manifiesto. Sobre nuestra emocionalidad, nuestros movimientos y gestos corporales.

¿Cuál es la intención que está detrás?

Discernir esto hace la gran diferencia. Y para esto nada mejor que preguntar al otro en forma natural y sin alevosía ¿Para que me dices esto?. Recordemos que el feedback solo funciona acorde a la calidad de la relación establecida. Por lo tanto antes de emitirlo yo me preguntaría. ¿Está preparada nuestra relación para que el otro pueda escucharme? ¿Cual es mi genuina intención para decir lo que voy a decir? y si lo voy a escuchar: ¿en qué estará afectando nuestra relación o mis funciones diarias, lo que estoy escuchando?
Si la persona que me va a dar feedback o de la que lo voy a recibir es quién me lidera o lidero en la jerarquía de una organización, lo que decimos está afectado por la forma en la que nos venimos comunicando. Por el grado de responsabilidad puesto en el trabajo.

Compilación y desarrollo por Fabián Sorrentino. Este es un contenido suplementario del Manual del Mentor para las carreras de Coaching y Mentoring. Fuentes: La evaluación es cosa del pasado, el feedback es el futuro. Juan Silva (2017)