La persona adulta que carga este tipo de herida ha vivido experiencias de rechazo en su niñez y luego repetirá rechazándose a sí misma y a los demás. Por otra parte rechazará las experiencias placenteras y de éxito por un profundo sentimiento de vacío interno, con la creencia errónea de ser “poco merecedor”. Culpando a los demás de ser rechazado y sin ser consciente de ello, son el y ella quienes se aíslan creando así un círculo vicioso.

¿De dónde proviene?

El rechazo es una herida profundísima porque la persona que la sufre se siente rechazada en todo su ser y sobretodo en su derecho a existir.

Puede ser la primera herida que se manifiesta, al nacer o anterior al momento de nacer. Por ejemplo, en el caso de un embarazo no deseado, esa herida se activa desde la concepción hasta el primer año de edad.

El pequeño que empieza a sufrir el rechazo construye su máscara: el huidizo. Y así es como construye su gran miedo: el Pánico

La persona que sufre de rechazo interpreta los hechos según los filtros de su herida y se siente rechazada, aunque realmente no lo sea.

El niño será bueno, tranquilo, de los que no causan problemas. De hecho, él se esconde en su mundo imaginario (para no sufrir el rechazo). Puede inventar excusas para irse de casa y en el cole, es el típico niño que tiene la cabeza en las nubes.

Comportamiento

La primera reacción de una persona que se siente rechazada es huir. Esta persona quiere que alguien se dé cuenta que existe (aunque no cree mucho que sea su derecho existir). Por eso su tendencia es a desaparecer y esconderse.

Para esta persona ser amada se convierte en ser ahogada y, por esto, cuando será adulto, reaccionará rechazando o escapando de las personas que lo aman, por temor a ser ahogada.

Un niño que ha sido muy protegido se siente rechazado, porque tiene la impresión de no ser aceptado por lo que es.

El huidizo prefiere no agarrarse a las cosas materiales, ya que estas les impiden fugarse, se siente más atraído por cosas espirituales o intelectuales, reconoce que el dinero es necesario, pero no encuentra placer en ello.

¿Puede este tipo de personalidad afectar una situación tan candente como la de hoy de elegir o no ser vacunado? ¿Cómo afecta a la persona que se encuentra en este estado un hecho como el de la vacunación experimental?

La respuesta es muy compleja, pero sin duda afectará tanto para alejarse de la misma y refugiarse en otras cosas, como para aferrarse a ella en busca de no sentir un espacio más de rechazo.

Su distancia a todo lo que es material genera problemas en el plan sexual, puede creer que la sexualidad interfiere con la espiritualidad, en el caso de una mujer esto sucede especialmente después que se han convertido en madres.

Atrae situaciones donde se verán rechazados en el plan sexual por parte de su pareja, o él mismo se corta su propia sexualidad.

A los ojos del Eneagrama

Claro que visto este candado desde cada una de las diversas personalidades arquetípicas descriptas en el Eneagrama, en muchos casos el sentimiento se tornará contradictorio. Y de hecho cada uno de los candados podríamos decir que tiene su desenlace en un eneatipo. O sea que cada candado termina sellando una personalidad arquetípica.

A nuestros ojos la teoría que circula en internet de los 5 candados de Lise Bourbeau, no es en si misma una observación sistémica y describe situaciones generales que en si misma se entrelazan y cobran sentido solo en algunos casos. Es por eso que nos ha desafiado a conectar ambos abordajes para encontrar una comprensión más profunda.

Un desarrollo del Dr Fabián Sorrentino.