Entendemos la gestión organizacional como un conjunto de prácticas y estrategias que conducen a la organización a resultados positivos sustentables a lo largo del ciclo de vida.

Desde un enfoque ontológico un proceso de gestión implica lo siguiente:

1 – Observar el contexto en el que se mueve la organización, sus equipos de trabajo, la red de relaciones establecida.
2 – Definir los procesos de abordaje y sus mecanismos de control operativo y de evaluación.
3 – Asignar adecuadamente los recursos (financieros, materiales, tecnológicos y humanos).

Cuando una gestión se hace correctamente la organización se mantiene funcionando de manera organizada y armoniosa, transformándose en competitiva, productiva y sostenible.

Diferentes Modelos de Gestión

En este artículo nos enfocaremos en un modelo de gestión mixto que integra lo mejor de cada uno de los modelos existentes:
1 – Gestión por objetivos y resultados.
2 – Gestión democrática.
3 – Gestión basada en procesos.
4 – Gestión Centralizada.

1 – La gestión basada en objetivos y resultados

La gestión basada en objetivos representa un entramado de relaciones enfocadas en el análisis de los entregables organizacionales, sean estos, tangibles y/o intangibles, finales y/o intermedios, considerando, en el análisis y las inferencias de los entregables, las condiciones de tiempo, espacio, cantidad, y, finalmente la calidad como eje central, en busca de la efectividad organizacional.

Pariente del anterior modelo de hecho trabajan muy bien integrados. Se basa en los planes de metas y objetivos alineados al propósito y la planificación estratégica, involucrando tanto a la gerencia como a los colaboradores y direccionándolo en función de los resultados previamente establecidos, que requerirán de monitorización y revisión continua. Con revisión me refiero a la comparación entre los resultados obtenidos y los planificados que luego nos llevarán a realizar las mejoras necesarias.

En este tipo de gestión, el resultado es más importante que el método utilizado para lograrlo. Los objetivos son el foco de la Gestión.

Cada uno de los perfiles involucrados en el proceso deben conocer que se espera de ellos, para evitar que pierdan el enfoque.
En este modelo, el compromiso y la motivación depende mucho del nivel de involucramiento de cada integrante en el planteamiento original y de la conformidad con su puesto y rol de trabajo.

2 -La Gestión Democrática

Los integrantes participan activamente en los procesos de toma de decisiones y la definición de estrategias, considerando el capital intelectual y construyendo una relación más cercana entre los integrantes. Es el modelo preferido de la Economía Social y Solidaria dado que promueve el desarrollo humano. Con el fin de ser efectivo se compromete con el desarrollo de la capacidad técnica y la manera de estar siendo de sus integrantes

Opera desde el paradigma: Problema-Solución conectando con la misión, la visión y los valores de la organización, encontrando soluciones creativas a la medida.

La comunicación y la transparencia son aspectos indispensables en este modelo, que está más centrado en la generación de las relaciones que en las metas a alcanzar. Es por eso que la forma de motivar a los integrantes es resaltando el sentimiento de pertenencia a la organización.

3 – Gestión basada en Procesos

Se centra en la superación constante buscando monitorear y evaluar el desempeño de los procesos y estandarizarlos, además de identificar e implementar siempre las mejores prácticas.

Un ciclo natural de procesos como el desarrollado por 6 Sigma integra los siguientes pasos:

  • Definir, que consiste en concretar el objetivo del problema o defecto y validarlo, a la vez que se definen los participantes del programa.
  • Medir, que consiste en entender el funcionamiento actual del problema o defecto.
  • Analizar, que pretende averiguar las causas reales del problema o defecto.
  • Mejorar, que permite determinar las mejoras procurando minimizar la inversión a realizar.
  • Controlar, que se basa en tomar medidas con el fin de garantizar la continuidad de la mejora y valorarla en términos económicos y de satisfacción del cliente.

La mejora de la relación y la coordinación de acciones es indispensable para sistematizar los flujos de trabajo y reducir los costos.

Al mapear y proporcionar información relevante sobre los procesos, el desempeño se va tornando más fluido, transparente, eficiente y alineado con los objetivos de la organización. Aquí va la matriz de análisis para la gestión.

Con un enfoque en la mejora continua de procesos, como el propuesto en este artículo, la organización puede ofrecer productos y servicios con un alto nivel de calidad.

4 – Gestión Centralizada

Aquí el gerente es el centro de todo. Define los objetivos, delega responsabilidades, controla el rendimiento, proporciona pautas y toma las decisiones centrales.

Aunque parezca un poco radical es muy recomendable cuando el equipo está compuesto por profesionales sin experiencia o poco calificados.
Claramente este modelo se utilizaba más antes, que en las empresas actuales ya que está más basado en el control que en el desarrollo de la responsabilidad.

Dime como piensas y te diré que modelo practicas

Luego de tu lectura seguramente puedas elegir alguno por sobre otro, sin embargo los seres humanos no actuamos por lógica sino que la mayoría de nuestras decisiones son irracionales y tienen que ver con el estilo social que hemos conformado a lo largo de nuestra historia. En el cuadro sinóptico a continuación puedes ver las preferencias en función de que considera cada uno como significativo.

Conocer la personalidad y el estilo social propio y el de cada miembro o cliente en una organización es clave para establecer patrones que nos permitan mantener fluidas las relaciones.

Algunas de las Herramientas de Gestión Organizacional con las que trabajo

Existen algunas herramientas que pueden optimizar las rutinas de trabajo. En la Fundación utilizamos las siguientes:

  • Análisis DRAFPO y el Test de Creencias de Ellis (para interpretar las Resistencias)
  • Análisis de Estructura y Coyuntura;
  • Ciclo PDCA; (Kaizen Japonés y el Ciclo de Deming)
  • Gestión Ontológica MET de las Organizaciones (integrar con el Plan de Acción, con sus Metas y Objetivos)
  • Análisis de los Cesgos Cognitivos.
  • Descripción del Puesto de Trabajo y desarrollo MET de los KPI: Indicadores clave de rendimiento
  • Brújula para la Gestión del Futuro; Atlas de las Tendencias.
  • Diagrama de flujos y Mapas de procesos;
  • Del 6 Sigma al Feedback y la evaluación de 720 grados.

La elección dependerá de diferentes factores, principalmente el grado de expansión de la conciencia en el que se encuentra dicha organización. Por lo tanto, no existe un tipo ideal de gestión.

Un desarrollo del Dr. Fabián Sorrentino. Este contenido es parte del Manual del Mentor para las carreras de Coaching y Mentoring.

Deming, 1982a W.E. Deming. Out of crisis. Massachusetts Institute of Technology Center for Advanced Engineering Study, Cambridge, MA (1982)
Junta de Andalucía. Sistematización de experiencias.
Gonzalo Ernesto Pérez Mendoza (Set 2011): La intervención socioeducativa